Dos quíntuples y un mundo de diferencias

Lewis Hamilton se consagró hoy en México pentacampeón de la Fórmula 1, un logro que hace 61 años consiguió el argentino Juan Manuel Fangio en condiciones y con características muy diferentes.

REDACCIÓN MDZ ONLINE

Dos quíntuples y un mundo de diferencias

Ambos nacieron en hogares humildes, son hijos de migrantes (Fangio de un italiano y Hamilton de caribeños) y no llegaron fácilmente a la máxima categoría del automovilismo, sino haciendo un camino de esfuerzo y sacrificio económico. Acaso esa sea una de las pocas similitudes -junto a los títulos mundiales y la indudable capacidad de ambos al volante- que une los destinos de Hamilton y Fangio en medio de muchas diferencias. Palmarés de ambos Fangio alcanzó los cinco campeonatos de Fórmula 1 al cabo de ocho temporadas entre 1950 y 1958, en las que participó de 51 competencias, logró 24 victorias (47 por ciento), 29 poles, 35 podios y dos subcampeonatos. En los años 50 las temporadas tenían una duración de entre seis y ocho carreras que mayoritariamente se llevaban a cabo en Europa y Sudamérica. En la actualidad, se disputan cada año hasta 21 Grandes Premios en los cinco continentes, inclusive en horario de noche. Hamilton lleva en doce años en la categoría un historial de 227 grandes premios corridos, en los que obtuvo 71 victorias (31,2 por ciento), 80 poles, 132 podios y dos subcampeonatos. fangio.jpg La primera corona en la segunda temporada Fangio y Hamilton alcanzaron su primer título en la Fórmula 1 en la segunda temporada de ambos en la categoría, aunque a edades bien diferentes. El argentino se consagró en 1951 cuando tenía 40 años. El británico lo hizo en 2008 a los 23, nueve meses y 26 días, siendo hasta ahora el más joven piloto en la historia de la F1 en lograrlo. El sudamericano, en tanto, celebró su último campeonato a los 47 años, mientras que Hamilton lo hizo hoy a los 33. La adaptación frente a la estabilidad de los equipos En su tiempo en la Fórmula 1, el argentino compitió para cuatro equipos diferentes y con todos fue campeón: Alfa Romeo (1950-1951), Maserati (1952-1954 y 1957-1958), Mercedes Benz (1954-1955) y Ferrari (1956). Según los expertos, la variedad de marcas, motores y vehículos lo obligó a una adaptación constante y a demostrar su ductilidad como corredor. Hamilton, en cambio, integró en once temporadas sólo dos equipos: McLaren (2007-2012) y Mercedes (2013-2018). lewis_hamilton.jpg La cordialidad de Fangio y las tensiones de Hamilton En 1956, Fangio conquistó su cuarto título mundial gracias a que su compañero de equipo, el británico Peter Collins, le cedió su Ferrari en la última competencia, en Monza, para que pudiera conseguir los puntos que lo consagraran campeón. 'No se preocupe maestro. Soy joven y ya tendré otras posibilidades', le dijo el europeo para justificar su decisión. Collins murió en un accidente sufrido en 1958 en el Gran Premio de Alemania. 'Fue un gesto que nunca olvidaré', aseguró Fangio en aquel tiempo. Hamilton, en tanto, mantuvo discusiones y peleas con Alonso, cuando fue su compañero de equipo en McLaren, y el alemán Nico Rosberg en Mercedes. También se enfrentó en varias ocasiones con el alemán Sebastian Vettel (Ferrari). 'Si quiere demostrar que es un hombre, debería hacerlo fuera del coche cara a cara', le dijo a Vettel en 2017. Dos estilos diferentes, dos épocas distintas pero otro de los puntos donde ambos coinciden es en el talento, que los hizo transformarse en leyenda.
Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?