Después de Ecclestone, la F1 busca rediseñar su expansión

El británico, hoy con 87 años, fue clave para que la Fórmula 1 llegara a Bakú. Los nuevos dueños de la serie de carreras no lo ven con buenos ojos.
Avatar del

DPA

1/2
Después de Ecclestone, la F1 busca rediseñar su expansión(dpa)

Después de Ecclestone, la F1 busca rediseñar su expansión | dpa

Después de Ecclestone, la F1 busca rediseñar su expansión(dpa)

Después de Ecclestone, la F1 busca rediseñar su expansión | dpa

 No muy lejos del pintoresco paddock del Gran Premio de Azerbaiyán, el británico Bernie Ecclestone conversaba. El ex jefe de la Fórmula 1, que estuvo al frente de máxima categoría hasta 2016, contemplaba también su legado: la expansión que la gran carpa tuvo bajo su mandato.

El británico, hoy con 87 años, fue clave para que la Fórmula 1 llegara a Bakú. Los nuevos dueños de la serie de carreras no lo ve con buenos ojos, pero tampoco pueden oponerse a una dinámica que parece inevitable.

El de Azerbaiyán es un caso típico del reinado de Ecclestone, que cerró en el mar Caspio uno de sus últimos grandes acuerdos de expansión. Desde 2016, el país recibe el espectáculo automovilístico a cambio de al menos 30 millones de euros por año.

A Ecclestone no le importaba que el país, rico en petróleo, fuera criticado por organizaciones como Amnistía Internacional o Human Rights Watch. El asunto, por el contrario, sí preocupa a Greg Maffei, El CEO de Liberty Media, la empresa que controla ahora la Fórmula 1, cree que su imagen podría verse afectada en un país que, además, no tiene tradición en el deporte motor.

"Hemos mantenido un activo que no ha sido suficientemente cuidado", critica Sean Bratches, director de marketing de la F1, que compara la máxima categoría con una Startup. Es, también, un mensaje indirecto a Ecclestone, que pasó el fin de semana junto a Arif Rahimov, dueño de la carrera e hijo del ministro de Deportes del país.

Sin embargo, la Fórmula 1 quiere seguir expandiéndose "24 o 25 carreras es probablemente la cifra que nos gustaría tener en el largo plazo", dice Bratches. La actual temporada cuenta con 21 Grandes Premios.

En esa medida, Hanoi, Miami y Buenos Aires asoman como las próximas candidatas a ser sede. "Estamos trabajando con el gobierno en Hanoi", confirma Bratches. Una vez más, y pese a las críticas del pasado, la Fórmula 1 puede llegar a un país con un gobierno autoritario sin tradición en automovilismo.

Asoman también Nueva York, que suena desde hace un tempo, Las Vegas y Pekín. Más ingresos, más alcance, más audiencia: esa es la idea. Pero una ampliación del calendario no vendrá sola, porque implicará también más desplazamientos y, por consecuencia, cansancio tanto físico y mental.

Niki Lauda, jefe del Consejo de Vigilancia de Mercedes, lo tiene claro. "Más carreras sería una tontería, porque de lo contrario crearíamos las condiciones de una Copa Mundo de esquí", opina el triple campeón del mundo. Además, la exclusiviidad del producto sufriría.

Una ampliación del calendario tendría, en todo caso, otra estructura, con tres grandes focos geográficos que conformarían el corazón de la temporada: Europa, Asia y América.

Para llegar al calendario, Bakú firmó un contrato de diez años. Si los organizadores decidieran no continuar hasta 2025, tendrían que pagar una costosa multa. Eso, sin embargo, es lo que menos parece preocupar a los nuevos dueños en su afán de reformar la categoría.

Martin Moravec (DPA)