Daniel Oldrá: "El buen momento de Godoy Cruz es de varias personas"

El Gato brindó una jugosa entrevista a MDZ Online en la que habló de todo: el recuerdo de su etapa como jugador, su trabajo en las inferiores, la política de refuerzos del club y los sueños por cumplir. ¿Lo llamaron de la Selección? ¿Algún día será presidente del Tomba? Además, un par de anécdotas imperdibles.

Avatar del Lucas Burgoa

Lucas Burgoa

"Gato" Oldra en el predio que Godoy Cruz posee en Coquimbito

Alf Ponce / MDZOL

El pasado 13 de agosto fue una fecha muy particular para la historia de Godoy Cruz Antonio Tomba. Es que se cumplió un nuevo aniversario del primer partido en Primera División luego de lograr el segundo ascenso, cuando el Expreso venció a Banfield como visitante con dos goles del colombiano Jairo Castillo. Pero no fue un aniversario más, sino que marcó que el club de la calle Balcarce cumplió 10 años ininterrumpidos en la máxima categoría del fútbol argentino, una estadía con la que muchos se animaron a soñar pero pocos imaginaron posible.

"Gato" Oldra en el predio que Godoy Cruz posee en Coquimbito

Y una de las piezas más importantes en el engranaje del club Godoy Cruz durante la etapa más exitosa de su historia es Daniel Oldrá, actual coordinador general de las divisiones inferiores del club y fuente de consulta permanente para la dirigencia encabezada por el presidente José Mansur en todo lo referido al fútbol.

El Gato nos abrió las puertas del predio de Coquimbito para repasar su vida en el club y hacer un balance de esta década en Primera División en torno a varios temas: el trabajo en las inferiores, el rumbo del Tomba, la política de refuerzos y su futuro profesional.

"Gato" Oldra en el predio que Godoy Cruz posee en Coquimbito

"Godoy Cruz ha conseguido una solidez muy importante. Si te ponés a mirar el promedio actual es impresionante, no lo podríamos haber imaginado nunca. El año que viene, si seguimos este proceso, estaríamos arrancando primeros, hemos sacado más puntos que Boca, River e Independiente. Los últimos tres años han sido muy buenos en la suma de puntos, las clasificaciones a la Copa Libertadores y todo lo que hemos venido teniendo", destaca Oldrá, y rápidamente aclara: "Pero los procesos han ido despacito, cada cosa se ha afianzado de a poquito desde que ascendimos a Primera División, este predio que es maravilloso que te da la posibilidad de trabajar muy tranquilo, muy cómodo, y a eso también le estamos sacando el jugo para seguir creciendo".

-¿Te lo imaginaste todo esto alguna vez?

-Noooo. No, no, no, no… Imaginarme alguna vez ver a Godoy Cruz en Primera, sí. Imaginarme alguna vez a Godoy Cruz campeón, sí. Imaginarme jugar la Copa Libertadores, sí. Pero ver todo esto, lo que es Godoy Cruz hoy por hoy, no lo imaginé nunca. Hoy en el mundo futbolístico, europeo incluso, se preguntan quién es Godoy Cruz, entonces eso significa muchas cosas. Y es fruto del trabajo que estamos llevando a cabo un montón de gente que trabaja atrás de un club para que cada día esté mejor.

-¿Y en lo personal? ¿Soñabas con vivir todo esto la primera vez que pisaste el club?

-Y, soñar, yo siempre he soñado, y más en la niñez. Yo entré a los 9 años, tengo 51, he pasado más años en el club que los que he vivido afuera. Entonces imaginate que soñar, siempre hemos soñado y aspirado a más. A veces uno no dimensiona porque está en un lugar que en el día a día está en un proceso intenso de trabajo. Uno se da cuenta cuando salimos, en Córdoba, en Buenos Aires, nos toca enfrentarnos con equipos en inferiores que nos halagan, nos respetan, que ven que Godoy Cruz en los últimos diez años ha sido el club del fútbol argentino que más ha crecido.

Daniel Oldrá integró el plantel que logró el ascenso a la B Nacional en 1994, lo que significó, para muchos, la piedra fundacional de todo lo que vino después para llegar a esta actualidad. Desde ese entonces, el Tomba ascendió a Primera, peleó campeonatos y jugó copas internacionales, pero las figuras de ese equipo siguen siendo los ídolos máximos de la institución. "Estuvimos mucho tiempo", explica el Gato, y agrega que "ese grupo le marcó algo al club y le marcó algo a la provincia. Por eso quedamos en la historia del club, porque le marcamos un rumbo, así como lo hizo gente como Nicolás Olmedo, Nelson Ibáñez, hoy el Morro, en su momento Sebastián Torrico, mucha gente que también marcó una historia en el club. Pero ese grupo dio el puntapié, que si no lo dábamos, por ahí esto hoy no sería, o estaría otro club en este lugar".

-¿Qué recuerdos tenés de ese equipo?

-Ese grupo quería jugar en Primera. Y estuvimos muy cerca porque ese grupo era maravilloso. Los primeros dos años en la B Nacional jugamos el octogonal, el primer año nos gana Colón y el segundo, Unión, y los dos ascendieron. El primer año el campeón fue el Estudiantes de Verón, Llop, Capria, Calderón, Bossio, estaba apareciendo Palermo, un equipo impresionante que sacó diez puntos de ventaja. Nosotros hicimos una campaña maravillosa y al otro año, igual. Ese grupo tenía en su cabeza llegar a Primera, eso te lo aseguro. Y estábamos consolidados para pegar el salto, pero bueno, había muchas cosas que no las teníamos, en ese tiempo la televisión era muy cortita, los árbitros eran muy difíciles, entonces era muy complicado realmente. Ese sueño me pude dar el lujo de lograrlo por otro lado.

"Gato" Oldra en el predio que Godoy Cruz posee en Coquimbito

-¿Ese ascenso fue tu momento más feliz como jugador?

-Siií, sí, para mí lo que más disfruté, viste cuando vos te sentís realizado, a lo que uno aspiró cuando era jovencito. Y el otro el ascenso a Primera División como técnico. Preguntale a cualquier hincha a qué aspira, y es estar en los momentos más preciados del club. Gracias a Dios los pude vivir y es lo que voy a rescatar toda la vida, que me pude dar el lujo personal de estar en esa situación tan importante.

-¿Y el momento más triste?

-El momento más triste fue cuando nos fuimos al descenso, cuando perdimos con Huracán la Promoción. Además después quedamos muy poquitos, se fueron casi todos, yo tenía la chance de irme con el Chocho Llop a Banfield y no me quise ir, porque sentía que era algo muy triste para el hincha y especialmente para mí, porque uno lo siente como hincha. Fue la tristeza más grande que viví acá. Y como jugador, el retiro, porque cuesta asimilar. Tuve la chance de decidir yo, decir "no juego más y me retiro en el club que amo". Esas fueron las cosas más tristes que me pueden haber pasado en este club.

No puedo decir otra, sinceramente, porque la verdad he vivido cosas muy importantes, como haber ganado también los clásicos contra Independiente: como técnico en su cancha el día que ganamos 1 a 0 y como jugador estuve en el partido que descendió la Lepra. Esas son las cosas más lindas que me pueden haber pasado como hincha. Yo lo siento como hincha de Godoy Cruz, porque como profesional lo sentís como un triunfo y queda ahí.

-¿Cuál fue el mejor futbolista que tuviste como compañero?

-He visto muchos, pero no me puedo olvidar nunca del talento del Ruso (Marcelo Marcucci) porque fue un jugador que marcaba la diferencia con todos nosotros; no me puedo olvidar del Gato Lentz, como 5, hoy lo veo al Juancito Andrada y lo veo realmente muy parecido; el otro, seguro, el Cachorro, como delantero; el Rafa Iglesias como defensor. Y así te puedo seguir contando, fue un grupo que cada uno tenía algo diferente a la hora de jugar un partido. Jugué con un gran equipo, súper ofensivo, jugábamos con tres delanteros, teníamos al Beto Núñez, Hipólito Naves, el Cachorro, el Fantasmita Pereyra… He jugado con jugadores que, hoy que estoy en el tema, te digo que cuesta conseguir el talento que por ahí tenían muchos de ellos. Realmente, hoy en el fútbol argentino no los veo.

-Y como DT, ¿el mejor jugador que dirigiste?

-El Mago Ramírez. Después, otro jugador que siempre me sorprendió es el Nico Olmedo, un gran volante central que hoy por hoy en el fútbol argentino cuesta verlo. Decir uno es difícil, pero Godoy Cruz se ha caracterizado por tener muy buenos jugadores como Villar, Enzo Pérez… El Mago marcaba la diferencia, siempre fue muy talentoso.

Y hoy, aunque no tuve la suerte de dirigirlo, el Morro. Tiene un talento muy grande a la hora de definir, de moverse. La verdad que en Godoy Cruz nos hemos dado el gusto de tener muy buenos jugadores.

-Por todo lo que viviste y le diste al club, sos uno de los máximos ídolos, ¿cómo lo vivís?

-No me pongo en la cabeza que soy ídolo. Soy un hincha más, porque muchos pueden ser ídolos pero no tienen la suerte de serlo en el club del que son hinchas. Tengo un sentido de pertenencia que a mí hoy, lo que más me interesa, es mi familia y mi club. Si quiero crecer como profesional, si me preparé para ser entrenador o para buscar jugadores, ha sido para dárselo a mi club.

-Pero el cariño de la gente lo sentís...

-Seguro, más vale. Porque uno convive con la gente. Me pasa algo, que en la época mía no llegábamos a lugares tan importantes como San Rafael, Malargüe… y hoy cuando nos toca ir te das cuenta del cariño que te tiene la gente y de lo que significa Godoy Cruz.

Oldrá siempre destaca que en aquel histórico plantel del ascenso "más que compañeros, fuimos amigos, y hasta el día de hoy nos juntamos". Y como en todo grupo de amigos, las bromas no faltaban, y siempre que pasaba algo raro, detrás de todo estaba el Gato. Acá, el recuerdo del día que junto a Osvaldo Hacha Almeida se la agarraron con Antonio el Cura Vergara.

Otro que sufrió en carne propia las bromas de Oldrá fue Luciano Nicotra. En esta ocasión, al que le iban hacer pasar un mal momento era al propio Gato, para que bebiera de su propia medicina, pero no contaron con su astucia.

Así se trabaja en la cantera del Tomba

Oldrá es la cabeza y la cara visible del proyecto de inferiores de Godoy Cruz, pero destaca que "hay mucha gente que trabaja atrás de todo esto. La dirigencia apostó a que año tras año de a poquito fuéramos creciendo, a tener la chance de competir en AFA que es un roce muy importante, nos fuimos armando acá en Coquimbito, que en los primeros años no teníamos ni gimnasio, y hoy tenemos gimnasio, un departamento médico, kinesiólogos, psicólogo, los chicos que vienen a la mañana desayunan acá, el día de mañana tendremos el restaurant y van a tener la posibilidad de almorzar también, en un hotel tenemos casi 45 pibes. Godoy Cruz ha ido invirtiendo mucho en infraestructura de inferiores, y a su vez el club ha ido creciendo. Y en los últimos dos años se ha hecho visible todo lo que venimos haciendo desde hace años, que ha sido muy importante a la hora de que hoy tengamos muchos jugadores en el plantel profesional, casi más de la mitad, cuatro o cinco que están jugando y muchos que se han vendido".

Los pibes se entrenan ante la atenta mirada de daniel oldrá.

-¿Cuál es la línea que siguen los juveniles de Godoy Cruz?

-Tenemos una idea futbolística desde las bases, desde cuarta, quinta y sexta. Lo que más nos interesa es la formación y la forma, tener un estilo, de salir jugando, después los sistemas yo los pongo al margen porque los entrenadores de Primera van cambiando, entonces los pibes tienen que aprender a jugar en todos los sistemas. Queremos inculcarles y que sepan que Godoy Cruz lo que más prioriza es el buen funcionamiento como equipo, que es lo que llevó al club en los últimos años a llegar a ser subcampeón del fútbol argentino.

-¿En Godoy Cruz se puede trabajar más tranquilo, sin la obligación de ser campeón que pueden tener los denominados grandes?

-Por supuesto, pero a todos nos gusta ganar. Yo no quiero que venga Boca y me haga siete goles. La importancia se la das, pero con otro sentido. Otros clubes tienen otras obligaciones y dejan de lado la formación de los pibes. Por eso el fútbol argentino está así. Los chicos tienen que tener su proceso, sus formas, hoy ves uno que juega bien y ya le hacemos creer que es un crack, se marea y en dos años no es ningún crack. Ya los cracks no existen, aparece uno cada 100.000. Hoy hay buenos jugadores, de élite, pero los cracks son poquitos. Pasa en todos lados, pero acá es peor porque tenemos muchos problemas económicos, los chicos comen muy mal y el fútbol es cada vez más físico, pura velocidad. Vos escuchás a todo el mundo decir que en inferiores no se trabaja, y hoy se trabaja 100 veces más de lo que trabajábamos nosotros, y te puedo asegurar que habían 100 jugadores más talentosos que los que tenés hoy. En inferiores yo venía a Godoy Cruz dos días, y jugaba cinco minutos, teníamos una sola pelota. La diferencia es que volvía a mi casa y jugaba a la pelota hasta las 10 de la noche. Pero ahora no, los pibes salen de entrenar y se van a internet, a la Playstation. Hoy lo viven de otra forma y hay que trabajar de otra forma. Y tenés todo lo mejor, porque tenés gente más preparada, si querés saber algo te metés a internet y sacás todo. Pero somos diferentes.

EL GATO, EN LA PUERTA DE SU OFICINA. DETRÁS, EL GIMNASIO DE LOS JUVENILES.

-¿Cómo es el seguimiento del proyecto en cada división?

-Tenemos dos coordinadores de inferiores que son Alberto Garro y Alberto Salomón, y después está Matías Garro que es el encargado de la parte física, de todos los profes. Todas las categorías trabajan de la misma forma, evaluados por el profesor, los seis profes de las categorías de AFA trabajan de la misma forma, y en Liga igual.

Para los entrenadores tenemos un cuadernillo. Tratamos que el día a día de trabajo sea de la misma forma. Jueves y viernes los liberamos a que hagan fútbol, pero de lunes a miércoles todos los pibes hacen el mismo trabajo, con más intensidad para los más grandes.

-¿Hay metas para alcanzar una cierta cantidad de jugadores en Primera?

-Es difícil. No nos hemos planteado un porcentaje de jugadores en el primer equipo, pero en el fútbol argentino si no tenés jugadores de inferiores no podés crecer. No nos planteamos tener los once en Primera, pero sí una conducta clara y decir "bueno, como club, tenemos que vender dos jugadores por año", y cuanto más jugadores tengamos de inferiores va a ser mejor para el club.

Tratamos de ser coherentes porque es difícil. Yo no puedo decirle a un dirigente que en tal año llegaremos a tal cantidad, porque no se puede. Esto es pasito a pasito para cada día tener más cosas e ir mejorando. Te doy el ejemplo de Boca y River que invierten fortunas en inferiores pero en el primer equipo no tienen muchos del club. Todos los procesos son difíciles, para nosotros más, que estamos a mil y pico de kilómetros de la Capital y es más difícil.

-En los últimos años han explotado pibes del Valle de Uco, Rivadavia… ¿Hay un trabajo especial ahí?

-Tenemos una captación que salimos a buscar chicos, y más para no tener problemas con los clubes de acá porque si no empiezan con que les robamos jugadores… Entonces apuntamos hacia Alvear, San Rafael, Malargüe, Tupungato, San Carlos, Costa de Araujo y el Este, para salir del Gran Mendoza, y cuando tengamos, que nos está faltando hoy, la pensión, salir a buscar más chicos.

Hace rato que vengo caminando la zona Cuyo, a partir de septiembre empezamos a buscar pibes. Hay gente que nos busca, hemos hecho convenios. Hoy tenemos un arquerito 2004 que está en la Selección y es de San Rafael, dos o tres que son de San Luis.

-Por tu tarea en el club, tu nombre sonó para la Selección juvenil, ¿te llamaron?

-No hubo ningún contacto. No hubo nada. Todo fue periodístico. Primero, yo sé que estoy lejos de todo eso; segundo, estoy muy tranquilo donde estoy. No me mueve. Seguro que para mi carrera es muy halagador que me nombren, quiere decir que algo bueno he hecho, pero hoy me preparé para brindarle lo mejor al club. Después, Dios dirá, porque uno no será eterno acá. Pero estoy muy tranquilo y muy cómodo.

La política de refuerzos del club

Una de las cosas que ha llamado la atención en todo el fútbol argentino ha sido cómo Godoy Cruz se ha reforzado en los últimos años con futbolistas que llegan como absolutos desconocidos, de bajo costo en el mercado, que se terminan yendo como grandes figuras, incluso con nivel de Selección, por un valor mucho mayor. Para Oldrá, la clave de todo eso radica en el trabajo en equipo entre la dirigencia, el cuerpo técnico del primer equipo y la coordinación de inferiores.

"Muchos piensan que es casualidad", dice el Gato, pero explica que "es un trabajo de mucha gente que se esfuerza en el día a día para no traer a cualquiera. Esto es un trabajo de muchos años, no ha sido casualidad. La primera parte es de los dirigentes, porque son ellos los encargados de resolver todas las situaciones; despúes, el momento del entrenador que esté; y la otra parte me toca a mí. Las dudas las resolvemos entre todos y buscamos equivocarnos lo menos posible. A la hora de traer un jugador, tenemos que estar convencidos todos. Lo bueno es que hemos errado menos de lo previsto, y cada vez estamos trayendo menos jugadores porque estamos apostando a lo que nosotros tenemos. Los dirigentes han podido sostener un laburo en el día a día para crecer como club, porque si te ponés a comprar a lo loco, hoy estaríamos fundidos".

"Gato" Oldra en el predio que Godoy Cruz posee en Coquimbito

-¿Hay algún refuerzo de los que explotaron que haya sido 100% tuyo?

-Un montón, pero no me los cuento, porque lo más importante es que Godoy Cruz esté donde está. No me golpeo el pecho por ninguno. No sacamos chapa, esto es un trabajo en conjunto para que cada día podamos traer los mejores jugadores y venderlos lo mejor posible. Pero a mí no me halaga decir "ese lo traje yo", apostamos a que Godoy Cruz ande bien y eso nos dará mejor posición para seguir creciendo como club.

El buen momento de Godoy Cruz es de varias personas, no es de una sola persona. Si no trabajás en conjunto desde la dirigencia, el cuerpo técnico y las inferiores, se hace muy difícil, y eso es lo mejor que hemos tenido.

-¿En la política del club te vas a meter algún día?

-No, no. No pienso en eso.

-Fuiste jugador, fuiste técnico, ¿no vas a ser presidente?

-No, no. Que me perdonen pero no, no voy a serlo nunca. Creo que para ser dirigente hay que saber, un montón de veces me han buscado políticos para ser jefe de deportes, ¿qué puedo saber yo de eso? Si en lo único que he estado desde que nací es en una cancha de fútbol. ¿Siendo dirigente qué puedo saber? No, no, no.

-¿Qué le falta a Godoy Cruz?

-Te lo digo como hincha, porque después el presidente puede decir otra cosa: yo quiero la estrellita de Primera División, tantas cosas hemos logrado que eso sería rubricarlo todo. Antes que Dios me lleve poderlo ver campeón. Y no solamente eso, tener nuestra cancha y disfrutarlo dando la vuelta olímpica ahí. Es el último sueño que le pido. No quiero pedirle más nada porque me va a decir "vos querés todo para Godoy Cruz", pero esa es la realidad, es lo que sueño.

-Y a vos, ¿te quedan metas por cumplir?

-Mi meta es día tras día crecer como profesional para dejarle algo importante al club. Gracias a Dios la plata no me mueve. Trato primero ser feliz, y ser feliz es estar adentro de Godoy Cruz. Aunque sé que no soy eterno, ya sabemos cómo es el fútbol. Mi aspiración es seguir aprendiendo, cada día aprendo algo de los chicos, del DT de Primera, de los dirigentes, de todo el mundo, cada día capacitarme más para brindarle lo mejor a mi club.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?