Croacia va por más: "Es la hora de la verdad"

Ni el más optimista de los hinchas croatas podía imaginar semejante rendimiento en la fase de grupos: primero y puntaje ideal.
Avatar del

DPA

1/2
Croacia va por más: "Es la hora de la verdad"(FIFA)

Croacia va por más: "Es la hora de la verdad" | FIFA

Croacia va por más: "Es la hora de la verdad"(FIFA)

Croacia va por más: "Es la hora de la verdad" | FIFA

Ni el más optimista de los hinchas croatas podía imaginar semejante rendimiento en la fase de grupos: primero y puntaje ideal en una zona que tenía a la Argentina de Lionel Messi, a una potencia africana como Nigeria y a la revelación de la Eurocopa 2016, Islandia, que además había mandado a los balcánicos a la repesca para llegar a Rusia.

"Nueve puntos y un balance de goles de 7-1 es algo fantástico. Nadie esperaba esto", admitió orgulloso el entrenador croata, Zlatko Dalic. "Sólo tengo que felicitar a mi equipo", añadió el técnico, que se hizo cargo del conjunto balcánico tras la penúltima fecha de las eliminatorias después de la destitución de Ante Cacic, el anterior seleccionador.

Veinte años después de terminar en tercer lugar en Francia 1998, en el que fue el debut mundialista, los croatas se sienten listos para volver a dar un gran impacto, antes del choque, en la teoría accesible, ante Dinamarca en los octavos de final.

"Los hermosos recuerdos de 1998 nos motivan a lograr un resultado similar", dijo el presidente de la federación croata, Davor Suker, goleador y estrella de aquella selección inolvidable.

Ni siquiera la formación alternativa que colocó Dalic ante Islandia conspiró contra el rendimiento del equipo. Con la clasificación casi garantizada, el técnico usó a nueve suplentes e igual venció 2-1 para lograr una actuación inédita en la historia.

"Esa fue la mejor manera de pasar a la siguiente ronda", dijo Ivan Rakitic, que no jugó ante los vikingos por estar lesionado. "Estamos listos para luchar por nuestro sueño".

Gracias a una excelente combinación de una defensa disciplinada, un mediocampo creativo y un ataque con pimienta, Croacia pasó a convertirse en un favorito inesperado y muchos ya lo consideran un serio contendiente al título. "Croacia quizás haya jugado el mejor fútbol de todos los equipos", aseguró el seleccionador de Dinamarca, Age Hareide, próximo rival el domingo en Nizhni Nóvgorod.

Christoph Kramer, campeón mundial con Alemania, también quedó impresionado por las actuaciones de los balcánicos. "Ya había calificado muy alto al equipo antes del torneo. Pero ahora lo que implementaron fue impresionante. Muy fuerte", dijo el ex internacional al diario "Die Welt".

La euforia también invadió al país. "Tres partidos, tres victorias claras", escribió el diario "24Sata". En tanto, "Jutarnji List" tituló: "Felicitaciones a los chicos de Dalic".

"Fue muy importante que continuáramos con la racha ganadora. Eso mantiene el humor en alto", afirmó el mediocampista Milan Badelj, autor del primer gol ante los islandeses. Ivan Perisic, autor del segundo tanto, también valoró el éxito. "Ya estábamos en la siguiente ronda, pero aún así mostramos carácter y terminamos el trabajo".

Sin embargo, para los croatas el trabajo está lejos de estar concluido. Incluso antes del inicio del torneo, Dalic ya había advertido que el objetivo era llegar lejos, e incluso marcar una huella: "Queremos que el mundo vea nuestro talento, pero también nuestra pasión, nuestra unidad y nuestro patriotismo. Nuestro ardiente deseo es crear una historia similar a la de 1998, cuando aquella brillante selección ganó la medalla de bronce".

Para esta generación que encabezan Luka Modric, Rakitic y Mario Mandzukic, la misión es dejar atrás la frustación de la Eurocopa 2016, cuando una injusta derrota en tiempo suplementario ante Portugal los dejó fuera en los octavos de final, después de haber ganado la zona clasificatoria. Por eso, Dalic lo dejó claro antes del choque ante los daneses: "Esta es la hora de la verdad".

Por Eric Dobias (dpa)