Boca e Independiente, los mejores de 2017

El Xeneize y el Rojo se destacaron por encima del resto y lo ratificaron con títulos. Más atrás, Lanús y River. Entrá y votá.
Avatar del

Lucas Burgoa

1/6
Boca e Independiente, los mejores de 2017(Alf Ponce / MDZ)

Boca e Independiente, los mejores de 2017 | Alf Ponce / MDZ

Boca e Independiente, los mejores de 2017(Télam)

Boca e Independiente, los mejores de 2017 | Télam

Boca e Independiente, los mejores de 2017(Télam)

Boca e Independiente, los mejores de 2017 | Télam

Boca e Independiente, los mejores de 2017(Télam)

Boca e Independiente, los mejores de 2017 | Télam

Boca e Independiente, los mejores de 2017(publicada en Goal)

Boca e Independiente, los mejores de 2017 | publicada en Goal

Boca e Independiente, los mejores de 2017(publicada en Goal)

Boca e Independiente, los mejores de 2017 | publicada en Goal

A la hora de cerrar el balance del año que se va hay que mencionar a los equipos más destacados del fútbol argentino. Por nivel de juego, por los números conseguidos y por los objetivos alcanzados, hubo cuatro clubes que se despegaron del resto: Boca, campeón del campeonato local; Independiente, campeón de la Sudamericana; Lanús, campeón de la Supercopa y finalista de la Libertadores; y River Plate, campeón de la Copa Argentina.

El año de Boca Juniors

Con altibajos, fue el mejor de todos a lo largo del año. Arrancó como líder y lo finalizó de la misma manera sin perder ese privilegio en ningún momento. En el medio del año se coronó campeón del torneo de Primera División cuando aún le quedaban dos partidos por jugar.

Tras la coronación, el Xeneize inició la defensa del título con la flamante Superliga y allí empezó a desplegar un fútbol de alto vuelo, de la mano de un Fernando Gago que volvió a mostrar su mejor versión, de un Benedetto intratable en el área rival y con otras piezas clave, con nivel de Selección, como Pablo Pérez, Wilmar Barrios, Edwin Cardona y Cristian Pavón.

La gran deuda del elenco de Barros Schelotto fue, aunque tuvo que ver con el rendimiento del año pasado, su ausencia en el plano internacional, (aún así, ningún equipo del país logró una regularidad que se extendiera a lo largo de todo el año), sin olvidar la temprana eliminación de la Copa Argentina en manos de un pobre Rosario Central.

Pensando en el año que está por comenzar, el gran desafío para Boca será intentar mantener el nivel sin la presencia de los lesionados Fernando Gago y Darío Benedetto, dos de las piezas fundamentales en el engranaje del equipo.

El retorno del Rey

Independiente fue de menor a mayor y cerró 2017 con un nuevo título internacional para sus abarrotadas vitrinas. Ariel Holan llegó con una idea futbolística acorde a la historia del club de Avellaneda y, de a poco, el equipo la pudo plasmar en el campo de juego.

En el primer semestre del año finalizaría el torneo en la sexta posición, a 10 puntos del campeón, guardándose lo mejor para la segunda mitad. El Rojo empezó a desplegar un juego interesante que sirvió para silenciar los murmullos que por años invadieron el Libertadores de América, y con resultados terminaría de acallar a las pocas voces críticas.

Con Tagliafico rindiendo a nivel de Selección, un Ezequiel Barco imparable y Emanuel Gigliotti volviendo a ser un tanque de área, Independiente volvió a alzar la Copa Sudamericana tras siete años luego de vencer en la final al Flamengo, y coronándose nada más y nada menos que en el mismísimo Maracaná.

Además, casi en silencio, también se metió en la pelea por la Superliga. Independiente ocupa hoy la sexta posición en la tabla pero debe un partido. Si gana el pendiente quedará tercero, a sólo 6 puntos de Boca Juniors.

La deuda estuvo en la Copa Argentina, donde fue eliminado en su segundo partido en manos de Atlético Tucumán.

Lanús y un premio al inconformismo

El Granate comenzó el año gritando campeón y lo finalizó como subcampeón, nada menos, que de la Copa Libertadores de América. Lanús, en calidad de campeón de Primera División 2016, enfrentó a River, campeón de la Copa Argentina 2016, en la final de la Supercopa Argentina y se impuso con claridad por 3 a 0, quedándose así con el primer título puesto en juego este año.

Luego debió encarar la doble competencia, entre torneo local y Copa Libertadores, mostrando su mejor versión en el torneo continental. Es que en el campeonato local Lanús terminó octavo, a 13 de Boca, mientras que en la Libertadores ganó el Grupo 7 con 13 puntos, producto de cuatro ganados, un empate y una derrota.

Para la segunda mitad del año, el Granate se haría fuerte en su cancha y allí lograría los triunfos más resonantes obtenidos en la Libertadores. En octavos eliminó al Strongest, en cuartos levantó la serie, que perdía 2-0 ante San Lorenzo, y avanzó a semis por penales.

En semifinales conseguiría una remontada histórica. Tras perder por 1 a 0 ante River en el Monumental e ir perdiendo por 2 a 0 en la vuelta en la Fortaleza, el equipo de Jorge Almirón sacaría a relucir no sólo su mejor fútbol, sino también su coraje para dar vuelta una serie que parecía perdida y meterse así, por primera vez en su historia, en la final de la Copa Libertadores.

No pudo con Gremio en la final, pero el resultado no opacó lo conseguido por un club que desde hace años dejó de conformarse con los logros obtenidos para intentar, siempre, subir un escalón más y meterse de lleno en la élite del fútbol sudamericano.

La cuenta pendiente para el Granate estuvo en la Superliga. Enfocado en la Libertadores, Lanús se ubica 22º en la tabla de posiciones con 13 puntos, producto de apenas cuatro triunfos, un empate y seis derrotas.

Premio consuelo para River Plate

El Millonario comenzó el año con grandes objetivos y debió conformarse con la obtención de la Copa Argentina. Al final del camino los títulos terminan siendo lo más importante, por eso cerrar el año coronándose campeón fue un bálsamo para River Plate, que cerró su peor año deportivo desde la asunción de Marcelo Gallardo como DT.

River empezó 2017 perdiendo la Supercopa ante Lanús y luego protagonizaría una remontada importante en el torneo local, con triunfo en la Bombonera incluido, que hizo ilusionar a los hinchas con arrebatarle el título a Boca. Sin embargo se cayó sobre el final y terminó como subcampeón del rival de toda la vida.

En la Libertadores comenzó con todo. Ganó su grupo perdiendo un solo partido, el último, cuando ya estaba clasificado primero, y apuntó al segundo semestre para volver a quedarse con el título continental.

Con un flojo rendimiento futbolístico, al menos en comparación con temporadas anteriores, el Millonario mostró su mejor versión en cuartos de final, cuando tras perder por 3-0 ante Wilstermann en Bolivia dio vuelta la serie goleando al equipo boliviano, en el Monumental, por 8 a 0. Ese resultado volvió a ilusionar a todos, pero en semifinales apareció un Lanús histórico para volver a amargarlo como en el amanecer de 2017.

Sobre el final del año alzó la Copa Argentina, tras dejar en el camino a Atlas, Instituto, Defensa y Justicia, Atlanta, Morón y Atlético Tucumán en la final.

La deuda del River de Gallardo sigue siendo el campeonato local, donde se ubica 17º en la tabla de posiciones. Desde su asunción al frente del primer equipo, el Muñeco ha obtenido siete títulos con River Plate, pero aún no ha ganado ningún torneo local.