Anunció su retiro tras hacer historia en el Mundial

El portero Essam el-Hadary, que en Rusia 2018 se convirtió en el futbolista más veterano en jugar un Mundial, anunció su retirada de la selección.
Avatar del

DPA

1/2
1(FIFA)

1 | FIFA

0(FIFA)

0 | FIFA

El portero Essam el-Hadary, que en Rusia 2018 se convirtió en el futbolista más veterano en jugar un Mundial, anunció el lunes por la noche su retirada de la selección egipcia.

"Después de 22 años, cuatro meses y 12 días, es el mejor momento para colgar los guantes", escribió el portero de 45 años en su cuenta de Facebook.

Con su partido ante Arabia Saudí en la tercera jornada de la fase de grupos del Mundial de Rusia, El Hadary batió el récord que tenía antes en su poder otro arquero, el colombiano Faryd Mondragón, que jugó un partido en Brasil 2014 con 43 años y tres días. El egipcio tenía 45 años y cinco meses cuando se enfrentó a Arabia Saudí en junio.

El Hadary debutó en la selección de su país en 1996 y desde entonces disputó 159 partidos. Entre 2006 y 2010 ganó tres ediciones de la Copa África de forma consecutiva.

Nacido el 15 de enero de 1973, el fornido arquero de 1,88 metros de altura debutó en primera división en 1993. Tres años más tarde fichó por el club egipcio Al-Ahly y debutó en la selección nacional, con la que suma ya 159 partidos.

Su lista de títulos incluye nueve Ligas y cuatro Copas egipcias, cuatro Ligas de Campeones de África, tres Supercopas de África y dos Supercopas Árabes, además de las tres Copas Africanas con la selección y la Medalla de Oro en los Juegos Panárabes de 2007.

En el camino se dio incluso el gusto de marcar un gol para el recuerdo con un disparo desde 50 metros en la Supercopa de África de 2002 frente a Sudáfrica.

Hasta Rusia, el Mundial era lo único se le había resistido, con las dolorosas eliminaciones en la clasificación para Sudáfrica 2010 y Brasil 2014. Y el sueño pareció acabar para siempre cuando el entonces técnico Bob Bradley optó por un portero más joven y El Hadary anunció su retiro en 2013.

Pero la experiencia terminó imponiéndose y El Hadary volvió, recuperó su lugar como capitán y titular de la mano del argentino Héctor Cúper, que dejó el cargo de seleccionador después de Rusia 2018, y fue uno de los jugadores cruciales en el camino a Rusia 2018 junto con el goleador Mohamed Salah, la mayor estrella de Egipto en años.

Padre de cinco hijos y musulmán creyente que peregrinó a La Meca, el arquero dejó tras el mundial el Al-Tawwon saudí y regresó a su país, donde jugará ahora en el Ismaily SC.