Independiente consiguió un agónico empate y mantuvo la cima

Independiente consiguió un agónico empate y mantuvo la cima

Un gol de Jonathan Herrera, en tiempo de descuento, le permite al Rojo seguir como líder de su grupo. La pasó mal, jugó buena parte con un hombre menos y pudo sostener su invicto ante Montevideo City Torque. Fue 1 a 1 en Uruguay.

MDZ Deportes

MDZ Deportes

Independiente igualó con Montevideo City Torque por 1 a 1 como visitante, por la cuarta fecha del grupo B de la Sudamericana. Con esta igualdad el "Rey de Copas" mantiene la punta, con ocho puntos en la zona, y City Torque suma cinco unidades. Ahora esperará por el resultado de Bahía de Brasil (5) frente a Guabira, de Bolivia, el único que sigue en cero.

El Rojo, con un equipo alternativo y la cabeza en los cuartos de final de la Copa de Liga Profesional de Fútbol (LPF) en los que enfrentará a Estudiantes en La Plata, se acomodó con una línea de cinco plantada y un cerrojo defensivo, que por momentos tuvo ocho hombres dentro de su propio campo.

Al local le costó romper el planteo. Buscó por los costados, con sociedades que no aparecieron y una posesión de pelota pasiva, en contraste a la verticalidad y velocidad rival. En ese contexto se salvó cuando Jonathan Herrera reventó el palo derecho del arco custodiado por Cristopher Fiermarín.

El 'City' padeció cada minuto, no le encontró la vuelta ni la forma de quebrar al conjunto dirigido momentáneamente por Pedro Monzón. Sólo por una vía podía hacerlo: por un error defensivo, y este sucedió cuando Patricio Ostachuk cometió un penal infantil y el formado en las Inferiores de Independiente, Gustavo Del Prete, lo cambió por gol.

Independiente cambió para el complemento, se abrió al mismo tiempo que adelantó a sus hombres, y así peleó más por la pelota pero también brindó mayores espacios en el fondo. La nueva idea duró poco por la expulsión de Juan Pacchini (9m.), que dejó el pie y metió una plancha tan inocente como violenta.

Siguió yendo por las bandas y contó con dos ocasiones de peligro. El equipo uruguayo no sacó diferencia de su hombre de más, sino que por el contrario, cedió terreno y se dedicó más a pelear que a jugar cuando todo le resultó favorable. A pesar del momento que lo invitó a liquidar la historia con tranquilidad, se aferró a la ventaja y despreció los caminos que lo llevaron a la misma.

Independiente se diluyó también, entró en un conflicto constante con los rivales y con el árbitro paraguayo José Méndez al sentirse perjudicado. La roja desde el banco de suplentes sufrida por Romero tras varias protestas, desencajó al resto de sus compañeros, que vieron cómo se esfumó la posible entrada de su capitán y goleador habitual -tampoco estará ante Bahía-.

Sin embargo, y rodeado de conflictos, Alan Velasco frotó la lámpara y su asistencia terminó en un penal agónico, en el que Jonathan Herrera clavó un derechazo fuerte al medio. El punto se sintió como un triunfo y el camino de Independiente en la Copa continuará el martes de la semana próxima contra Bahía, de Brasil, como local, en un partido decisivo para la clasificación.

Los datos del partido

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?