Godoy Cruz cayó ante Arsenal en su vuelta al Gambarte
LPF

Godoy Cruz cayó ante Arsenal en su vuelta al Gambarte

Tras 16 años, el Tomba volvió a hacer de local en su casa. Sin embargo, el resultado no acompañó y terminó cayendo por 3 a 2 ante Arsenal. Bullaude y Badaloni, que crecieron jugando en la Bodega, convirtieron los goles del Expreso.

Diego Zárate

Diego Zárate

La fiesta no pudo ser completa. En su regreso al Feliciano Gambarte, Godoy Cruz perdió 3 a 2 con Arsenal y no aprovechó el envión anímico que fue la gran victoria ante Racing en Avellaneda.

Godoy Cruz comenzó mejor. Manejó la pelota, encontró profundidad y tuvo un par de chances que pudieron ser la apertura del marcador. La primera en los pies de Pérez, que lo cerraron justo cuando iba a rematar a gol, y luego fue Abrego quien no pudo vencer la resistencia del arquero visitante.

Estas situaciones alertaron a la visita que de a poco se fue acomodando en el campo, encontró espacios y complicó a Godoy Cruz. Alan Ruíz levantó su nivel y con su jerarquía desequilibró para que la visita consiguiera la apertura del marcador tras un remate de Soraire que venció la resistencia de Espínola.

El equipo de Méndez sintió el impacto y estuvo confundido algunos minutos. Pudo salir de esa confusión y Ojeda tuvo el empate pero increíblemente lo escapó. No se tuvo fe cuando quedó mano a mano con el arquero visitante y quiso jugar con Colmán, pero el "9" estaba adelantado.

Siguió presionando, pero Arsenal no se quedó atrás y se hizo entretenido. Bullaude y Ojeda levantaron su nivel y en el cierre del primer tiempo, el volante lo tuvo nuevamente y esta vez el travesaño le dijo que no.

En el complemento se armó un partidazo. Godoy Cruz mantuvo la presión para buscar el empate y Arsenal se paró de contra para aprovechar los espacios. Lo buscó el Tomba hasta que lo encontró. Otra vez apareció Ojeda, Medina le tapó el mano a mano y Bullaude capturó el rebote para el 1 a 1 parcial.

Sin embargo, el festejo duró poco. Minutos después Arsenal golpeó dos veces. Primero con Albertengo y con Sepúlveda después. Todos por errores de Godoy Cruz más que por virtudes de Arsenal. Ingresó Badaloni y en la primera que tocó descontó para el local.

Después, a todo o nada. O lo empataba o la visita lo definía. No pasó ninguna de las dos y Godoy Cruz se quedó con las manos vacías en un partido donde mereció algo más pero lo terminó perdiendo por distracciones propias que por mejor juego de su rival. 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?