Los chats en los que Luque y el entorno de Maradona anticipaban su muerte varios meses antes

Los chats en los que Luque y el entorno de Maradona anticipaban su muerte varios meses antes

Infobae reveló nuevos chats que forman parte del expediente que tiene en manos la Justicia para esclarecer la muerte de Diego Armando Maradona y que comprometen cada vez más al neurocirujano Leopoldo Luque y al entorno del 10 durante sus últimos días.

MDZ Deportes

MDZ Deportes

El portal Infobae, que en los últimos días lanzó un documental en el que reveló audios que comprometen al abogado Matías Morla, el neurocirujano Leopoldo Luque y el entorno de Diego Maradona durante sus últimos días por su muerte, dio a conocer nuevos chats en los que tanto el médico como otras personas que rodeaban al 10 comenzaron a anticipar su deceso varios meses antes del mismo.

La preocupación del entorno de Maradona, según revelan estos chats, radicaba en que si el 10 moría, como terminó sucediendo, en la autopsia saltaría que estaba consumiendo marihuana, facilitada por el propio entorno. Incluso el propio Luque envió un audio en el que habla de armar una historia clínica porque "la puede quedar en cualquier momento" y cubriéndose por si "las hijas se quieren tirar en mi contra, los papeles tienen que estar bien ordenados".

El 14 de agosto Luque tuvo una conversación con Maximiliano Pomargo, asistente de Diego que, según testigos, se encargaba de controlar sus teléfonos. El chat generó dos preguntas en los investigadores: ¿por qué los médicos y el entorno no podían evitar que Charly Ibañez, primo de Rocío Oliva, le diera marihuana? Y ¿qué los llevó a conversar sobre una autopsia en un paciente que estaba vivo?".

"Que le siga dando porro Charly que vamos a salir hasta en Billiken. Es peligroso para todos. Volamos todos", le escribió Pomargo a Luque en relación a Ibáñez. "Hay que rajarlo. Esta semana tiene que volar", responde el médico y remata con una frase contundente: "Eso autopsia si muere. Sabelo".

Antes, el 25 de abril de 2020, exactamente siete meses antes de la muerte, Leopoldo Luque le envía un audio a Vanesa Morla, quien se encargaba de las finanzas, contándole que iba a preparar una historia clínica con todos los papeles bien ordenados porque, según expresa, “Diego la puede quedar en cualquier momento”.

"Voy a armar una historia clínica, bien armada. Necesito las fechas de todos los días que yo fui, desde la primera vez que fui y lo que hizo él en el medio también. Esa información. Potencialidades de muerte, él inminentes no tiene. Tiene una enfermedad crónica que es el alcoholismo, que sé yo. Responsabilidad no me cabe, pero si se llega a tirar alguien, ponele la familia en mi contra, la hija quien sea... los papeles tienen que estar bien ordenados. Ese es el punto. Me enviás eso el lunes y yo ya me pongo en campaña, armo todo", dijo el neurocirujano.

"Y lo que vamos a hacer firmar a Diego es un consentimiento donde se le explica el tratamiento, los pros y los contra y si está de acuerdo o no. Y él eso lo tiene que firmar. Que se firme que él es consciente de todo: que no debe tomar alcohol, de que eso le afecta, de lo que se le explica, que se le solicita salud mental y él no quiere. Todo”, cerró el diálogo Luque.

El 25 de mayo, el propio Luque intercambia mensajes con el supuesto kinesiólogo de Maradona, Nicolás Taffarel, quien era el encargado de informarle al neurocirujano lo que pasaba en la casa: "El otro día le dije a Charly que era un peligro la mezcla y que si le pasaba algo quién se hacía cargo. Porque si se muere le van a hacer una autopsia para ver qué le pasó", escribió Taffarel. "Yo le voy a decir lo mismo", cierra Luque.

A uno de los investigadores le llama la atención el hecho de que "todos estaban preocupados por la mala influencia de este personaje Charly, prófugo de la Justicia desde 2017 por robo a mano armada, pero nadie podía hacer nada para alejarlo de Diego. Todos estaban al tanto que el cocktail que ingería Diego podía llevarlo a la muerte pero parecen sólo comentarlo y no accionar inmediatamente".

Finalmente, las pericias toxicológicas revelaron que Maradona no tenía rastros de alcohol o marihuana en el cuerpo al momento de su muerte.

Todas las conversaciones, incluidas en el expediente, formarán parte de las pruebas que los médicos evaluarán en la junta médica que comenzará el próximo lunes 8 de marzo y que se extenderá por unos 15 días.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?