El crudo relato de Coppola al recordar a Diego Maradona

El crudo relato de Coppola al recordar a Diego Maradona

El exrepresentante y amigo de Maradona lo recordó con unas emotivas frases, a tres meses de su muerte.

MDZ Deportes

MDZ Deportes

En declaraciones radiales con Súper Deportivo Radio, Guillermo Coppola recordó a Maradona, a quien representó y con quien compartió muchos años de amistad, y de enemistad también.

“En ocho horas de agonía que tuvo Diego, como mínimo hubiese ido dos veces a taparlo”, arrojó estremeciendo a todos. Y agregó: “No señalo si no estoy. No juzgo. A los profesionales no puedo decir si actuó bien o mal si no soy médico. Pero leo, veo y escucho, pero hay algo que sí sé: amigo, yo sé lo que hago como amigo. Por eso cuando te dicen, ‘mi mejor amigo, se fue mi amigo, era mi amigo’, y después decís ‘el gordo se caga muriendo’... Dejame tener la duda de que no era el amigo, porque al amigo no se le suelta la mano campeón”.

Las mejores frases que dejó Coppola sobre Maradona

Me cansé de putearlo desde el velatorio hasta la última bendición porque habíamos quedado que él me iba a llevar primero al cementerio”.

“Veo a Maradona en mi mujer. Lo nuestro fue amor. Mi mujer se levanta a ver a mi nena a la madrugada, yo hacía lo mismo por Diego”.

“Si Diego me apareciera en este momento, le diría: ¡Subite Diego, y vamos a vivir la vida! ¡Vamos a recorrer el mundo!”.

“El último abrazo que le di fue en la Bombonera, cuando Boca salió campeón ante Gimnasia. Ante 50 mil personas me hacía la seña que lo llame. Esa fue la última vez que lo vi a Diego”.

“A la gente se le fue ese ídolo máximo, que tanto nos dio al deporte argentino y a los italianos en Napoli. Pero a mí se me fue otro Diego. Mi gran amor. Juntos, siempre juntos”.

“Para muchos y también para mí, siento que esto es un sueño, que todavía está. Cada uno vive el duelo como lo siente. Yo siempre voy a tener los mejores recuerdos y agradecimiento por esa vida que viví y nadie la vivió como yo. Todo gracias a él”.

Él vivió sin deber o rendir cuentas. Él veía una injusticia y la decía. Quería enarbolar una bandera y lo hacía. Por ahí no caía simpático, pero a él no le importaba. El ejemplo es Venezuela, él tenía su convicción. Y por ahí eso no le sumaba, y no le importaba porque lo sentía”.

“Recuerdo cuando fue el partido homenaje, Diego no quería, él nunca se iba a despedir del fútbol. Por eso le decía que era un homenaje, no una despedida”.

“Lo más preciado para nosotros es la vida, lo segundo es la libertad. Para Diego el bien más preciado era la pelota y el segundo, el campo de juego. Por eso la imagen del 30 de octubre es una imagen triste que no deberíamos pasarla nunca más. Agarrarse de una persona para caminar, no. Homenaje es aquel que le hacemos todos los días, todos”.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?