Un deportista argentino desesperado: "Voy a entrenar y que me vengan a buscar"

Un deportista argentino desesperado: "Voy a entrenar y que me vengan a buscar"

Ariel Suárez, remero que fue parte de la Selección argentina, aseguró que saldrá a entrenar pese a la prohibición. "Por qué el fútbol si y lo demás deportes no", se preguntó.

MDZ Deportes

MDZ Deportes

"Si el fútbol arranca el 10/8 pues ese día yo pongo el bote en el agua!!! Por que el fútbol sí y los deportes que tienen súper mínimas chances de contagios no lo permiten @alferdez @Kicillofok??? Yo arranco, no se ustedes ???", escribió en Twitter esta semana el remero Ariel Suárez. Al rato, redobló la apuesta: "El 10 pongo el bote en el agua y que me vengan a buscar !!!". Y además, se autorretuiteó otros mensajes. Su enojo es grande, y Suárez no es cualquier deportista: es bicampeón de Juegos Panamericanos.

La inminente vuelta del fútbol trae consigo nuevos cuestionamientos respecto al retorno de otros deportes a la actividad. Desde hace meses el tenis es uno de los principales que alzan su voz en el pedido de autorización para volver a los entrenamientos, pero la queja más áspera provino del remo, no de manera oficial, sino vía Suárez, uno de sus máximos referentes. Tal es el malestar que existe una convocatoria desde varias disciplinas a manifestarse este domingo al mediodía ante la Quinta de Olivos, con barbijo y manteniendo distancia: el propio tenis, el golf, el atletismo, la gimnasia, el pádel, el patín, el canotaje, la náutica y, por supuesto, el remo.

Suárez hizo público su desacuerdo con la situación actual de excepciones deportivas. "¿Por qué habilitaron el fútbol y el resto de los deportes no? ¿Por qué esa discriminación con el resto de los deportes? Me siento discriminado. ¿Por qué el fútbol sí y el remo no? ¿Porque no tengo dinero ni popularidad, o porque no salimos en la televisión? Se habilitó un deporte que tiene mil veces más chances de contagio, y no otros, como el remo, que tienen cero chances de contagio. Además, es uno de los primeros deportes que presentaron, y les fue aprobado, el protocolo sanitario por parte del Ministerio de Salud de la Nación", argumentó.

Siente injusticia, marginación, bronca. Todas juntas. Entre la prolongación de la cuarentena, el desconocimiento sobre la evolución de la pandemia y las autorizaciones otorgadas, se marea. Quiere justicia, igualdad, respeto. Y, al menos, una respuesta. Porque desde que la Asociación Argentina de Remeros Aficionados (AARA) presentó su protocolo al municipio de Tigre y recibió la aprobación, nunca más hubo movimiento. La situación de los clubes náuticos asusta: están cada vez más inclinados por falta de ingresos, más próximos a su desaparición. Por eso, Suárez, de 40 años y campeón de Juegos Panamericanos en Guadalajara 2011 y en Lima 2019, decidió alzar su voz.

"No me entran en la cabeza las decisiones que toman. Como deportista digo «basta». No voy a seguir agachando la cabeza. El lunes, cuando vuelva el fútbol y ellos arranquen, yo también arranco, con o sin permiso. La única forma en la que van a frenarme es meterme preso, y así y todo voy a insistir y voy a seguir yendo a remar. No me entra en la cabeza, tengo mucha bronca interna por esto", manifiesta para LA NACION en un tono enfático, convencido de su postura.

El protocolo, que fue elaborado por la comisión médica de AARA en mayo, abarca la vuelta al agua por parte de las modalidades single scull y par simple. Se trata de un detallado procedimiento para la prevención de contagios tanto para antes de la actividad como para después. Entre las medidas se destaca el uso de no más de una hora y media por embarcación. Además, los vestuarios de los clubes no estarían habilitados para los remeros, y cada uno debería limpiar su bote en las rampas de embarque y desembarque.

El Delta de Tigre tiene 14 clubes. La situación actual los pone en jaque. Las entidades necesitan de las cuotas sociales para subsistir, y con el atraso en los pagos y la cantidad de bajas, su escenario a futuro se hace insostenible. "Los clubes están cerrados y más presionados como institución, por eso no se los habilita. Se está dando de baja demasiada gente; están fundiéndose, desapareciendo... Es impresionante. El remo en general está desapareciendo, y no voy a permitirlo", añade Suárez, en entrevista con La Nación.

-¿Qué pensás hacer?

-Como deportista me siento discriminado, indignado. La gente está conmigo, pero con esto no quiero armar un revuelo gigante; sólo quiero que se tenga en cuenta al remo como se tiene en cuenta a otros deportes. No será muy diplomática la manera de hacer mi pedido, pero siento que es lógico lo que estoy pidiendo. Es sentido común. ¿Por qué el fútbol sí y nosotros no? Por eso digo "basta" desde mi humilde postura. Siento que tengo defender lo mío, mi deporte. Es una disciplina que no tiene posibilidad de contagio, en la que se puede dar toda la distancia social necesaria y uno está solo arriba del bote. Y eso, sumado a todas las medidas de prevención para antes y después de practicarlo. No quiero salir a lo loco, sino siempre con conciencia y responsabilidad.

Suárez, de 40 años, fue campeón de Juegos Panamericanos en Guadalajara 2011 y Lima 2019; ve que su deporte "está desapareciendo" y no va a "permitirlo".

-¿Cuáles tu situación actual en la selección argentina? ¿Los Juegos Olímpicos Tokio 2020 son un objetivo?

-Los botes que actualmente están entrenándose son los que van a ir al Preolímpico. Yo, con tantos compromisos deportivos, no estaba preparándome para los Juegos. A mi edad tengo que elegir las competencias para prepararme al 100%, y por eso los relegué un poco. Pero ahora la fecha del Preolímpico cambió, mi situación cambió y tengo mucho más tiempo de preparación, así que mis objetivos vuelven a estar ahí y quiero clasificarme. De todas maneras, desde hace 140 días estoy entrenándome en casa; el camino está cuesta arriba. Está todo un poco más difícil.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?