Lapidaria afirmación en España respecto al Barcelona de Messi

Lapidaria afirmación en España respecto al Barcelona de Messi

Diarios españoles marcan que el entrenador Setién tiene las horas contadas tras cerrar la peor temporada de la última década.

MDZ Deportes

MDZ Deportes

El Barcelona de la temporada 19-20 es el peor en más de una década. El equipo que dirige Quique Setién quedó apeado de la Liga de Campeones, lo que significa que, por primera vez desde la temporada 2008-09, el conjunto catalán termina una temporada sin conquistar un solo título, explica el portal Marca de España.

El deterioro del equipo ha sido paulatino. Las señales han ido apareciendo temporada tras temporada. La goleada a manos de la Juve, el batacazo del Olímpico de Roma, la hecatombe de Anfield. Avisos en forma de goleadas que quedaron camuflados por las victorias ligueras, pero que indicaban que algo estaba pasando. En Lisboa llegó la prueba definitiva. La eliminación a manos del Bayern de Múnich era una posibilidad muy real, pero eso no la hace menos dolorosa.

El Barcelona vuelve al punto en el que se encontraba al acabar la temporada 07-08. Sin un solo título en su haber, con un entrenador discutido y con una plantilla con claros síntomas de agotamiento. Hay muchos futbolistas en ese equipo que parecen haber disputado ya sus mejores partidos. En el verano de 2008, cuando llegó Pep Guardiola al banco, le tocó limpiar el vestuario y revolucionó en los planteamientos. Una situación que recuerda a la que se está viviendo ahora mismo en Barça. De los futbolistas que llegaron en aquel verano de 2008 sólo quedan tres integrantes en la actual plantilla: Gerard Piqué, Sergio Busquets y Leo Messi.

Sin margen para revoluciones

El problema que se plantea en el actual escenario es que no hay dinero para revoluciones. El club tiene su economía mermada. La masa salarial se ha ido de las manos en las últimas temporadas y la situación se ha agravado con el coronavirus. El club calcula que dejará de ingresar 300 millones de euros por el parón de esta temporada y la sangría puede ser mayor en función de lo que pase en el siguiente curso. Con este panorama, hablar de una renovación del equipo se antoja complicado.

Lo que está claro es que el ciclo hegemónico que empezó en aquella temporada que Guardiola se hizo cargo del equipo ya ha llegado a su fin. Falta fútbol y Messi ya no es un veinteañero. Los tiempos en los que el Barcelona se presentaba en cualquier campo de Europa y amedrentaba a sus rivales han pasado a mejor vida. En Lisboa, por primera vez en años los culés se presentaron en un partido sin ser favoritos. Por algo era. Se marcharon para casa con un saco de goles.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?