Gómez habló del partido "perfecto" de la Lepra

Gómez habló del partido "perfecto" de la Lepra

El entrenador de Independiente Rivadavia dialogó en conferencia de prensa y se mostró más que satisfecho por lo realizado por sus dirigidos, en el partido de ida de los cuartos de final del Reducido. "Hay que disfrutar pero ser medidos", señaló el DT.

Lo vivió y lo disfrutó como un hincha más. Gabriel Gómez, el DT de Independiente Rivadavia, durante el partido se expresó como si fuese un Leproso más, de toda la vida, nacido en el Gargantini. Ese sentimiento que suele exteriorizar Gómez, sumado a los muy buenos resultados que ha obtenido, transforma al técnico en uno de los más queridos de la última década por los hinchas Azules.

Tras desbordar de alegría y desahogo, el entrenador fue a la conferencia de prensa donde habló del partido gigante que hizo su Lepra y hasta se emocionó al hablar de su padre que estuvo en la cancha. "La verdad que hicimos un primer tiempo muy bueno donde el equipo mostró que quería ganar de entrada. Hubo mucha proyección por las bandas, tuvimos a Asenjo en un nivel alto y siempre acompañado por Castro", arrancó el DT.

La Lepra le ganó a Chicago

Luego continuó: "En el entretiempo estuvimos cabizbajos porque tendríamos que haber estado ganando por dos goles, pero este equipo tiene fortaleza mental y entramos a jugar un muy buen segundo tiempo donde fuimos efectivos".

Sobre el cambio de Matías Tissera por Castro, Gómez explicó: "Vi que el equipo se estaba retrasando así que decidí por Tissera porque necesitábamos velocidad y él nos dio la eficacia que necesitábamos para cerrar estos partidos".

No existe esta diferencia en la B Nacional, estos resultados son accidentes o casuales".

Claro que el técnico también se refirió a la vuelta en Mataderos: "Tenemos que jugar de la misma manera porque no tenemos otra alternativa. Seguramente Chicago nos va a plantear algo muy ofensivo y seguramente estemos mucho tiempo en nuestro campo".

"Hoy hay que disfrutar esto pero tenemos que ser medidos y desde el lunes pensar en la vuelta. En el fútbol puede pasar cualquier cosa y no podemos confiarnos porque no somos un equipo que le sobre mucho", añadió.

Ante la consulta de que si necesitaban un triunfo así, el entrenador retrucó: "Necesitábamos un juego de esta manera. El equipo se asoció como nunca lo ha hecho, generalmente hemos sido un equipo más directo, con pases rápidos y hoy cuando tuvimos que poner la pelota a circular lo hizo".

Por último Gabriel Gómez se emocionó hasta las lágrimas al hablar de su padre que estuvo en la cancha: "Me emociona verlo. Es muy exigente y le gusta que un equipo juegue bien y golee. Pero está bien que sea así porque a mí siempre me ha exigido y es algo que le agradezco de por vida. Por suerte puedo compartir esto con él".

¿Querés recibir notificaciones de alertas?