Boca campeón de la Supercopa Argentina

Boca campeón de la Supercopa Argentina

El equipo de Alfaro venció en los penales a Rosario Central y ganó por primera vez el certamen. Carlos Izquierdoz anotó el tanto que desató la fiesta Xeneize en el Malvinas.

Boca Juniors se consagró campeón esta noche de la Supercopa Argentina al superar en una emotiva final a Rosario Central, 6 a 5 en la definición por penales, tras igualar 0 a 0 en los 90 minutos reglamentarios, disputada en el estadio Malvinas Argentinas de la Ciudad de Mendoza.

El Xeneize fue claramente superior al Canalla a lo largo de todo el partido, pero desperdició un sinnúmero de ocasiones claras de gol y por eso debió definir todo desde los doce pasos, rememorando viejas épocas en las que tuvo muchas alegrías por esa vía, donde apareció Esteban Andrada para confirmar su gran momento y darle una necesaria alegría al equipo de Alfaro.

El encuentro fue entretenido desde el comienzo y, a pesar de ser una final, ambos mostraron sus intenciones de ir a buscarlo, aunque fue Boca el que empezó a generar las mejores ocasiones para abrir el marcador.

Apenas iniciado el partido, Mauro Zárate envió un centro de tiro libre desde la derecha que cabeceó Emmanuel Más en el borde del área chica, pero la pelota se fue desviada. Cinco minutos después, Boca volvió a avisar por arriba. Esta vez, a la salida de un córner, Zárate la mandó al área desde la izquierda y fue Carlos Izquierdoz, otra vez de cabeza, quien dejó pasar la chance.

A los 12 minutos el juego se vio accidentado por un duro choque del chileno Alfonso Parot con Carlos Izquierdoz. El codo del defensor de Boca impactó en la cabeza del mediocampista de Central, quien sufrió un profundo corte por el que terminó sangrando, a tal punto que debió cambiarse la camiseta y el pantalón. Fue atendido y a los cinco minutos volvió al campo de juego.

Rosario Central tuvo su primera ocasión a los 19 minutos, cuando Rodrigo Villagra remató con potencia desde afuera del área pero se topó con la figura del mendocino Esteban Andrada, quien respondió bien abajo y la desvió al córner.

El Xeneize se resguardaba para jugar de contra aprovechando la velocidad de Sebastián Villa y Mauro Zárate, muy activo durante todo el primer tiempo, y alos 34' el colombiano casi abre el marcador de carambola. Benedetto lo dejó mano a mano con Ledesma, quien tapó bien la pelota, que rebotó en el pecho de Villa y terminó yéndose pegadita al palo derecho.

Sobre el final, Andrada dejó a todos con el corazón en la boca cuando salió del área a despejar una pelota con los pies pero le pegó a Izquierdoz y quedó boyando con el arco vacío, aunque Central no logró definir y así se fue el primer tiempo sin goles.

Al complemento Boca salió decidido a hacerse con el protagonismo del partido y durante los primeros diez minutos la pelota no salió del campo de juego de Central. Sin embargo, la primera ocasión fue para el Canalla, con un cabezazo de Parot a los 10 minutos fue desviado y la pelota se fue al corner.

La primera del Xeneize en el segundo tiempo fue a los 17'. Tras el ingreso de Carlos Tevez en lugar de Emanuel Reynoso, Sebastián Villa desbordó por la derecha y encaró hacia el área para hacer la personal, pero remató débil y controló sin problemas Jeremías Ledesma.

Intenso partido se jugó en Mendoza

Cuatro minutos después, Mauro Zárate tuvo un tiro libre en el vértice izquierdo del área grande y decidió rematar al arco. La pelota superó la barrera pero no bajó a tiempo y terminó yéndose por arriba del travesaño del arco rosarino.

A los 26' Boca armó una de las mejores jugadas colectivas del partido y tras una serie de toques que comenzaron en la banda derecha, Nahitan Nández hizo una buena pared con Mauro Zárate para ingresar solo al área Canalla, pero definió de zurda, su pierna menos hábil, y la tiró muy desviada.

A falta de nueve minutos para el final, Boca Juniors, a esa altura dueño absoluto del partido, tuvo una oportunidad inmejorable en una jugada en la que la fortuna estuvo del lado de central, ya que Pavón capturó un despeje corto del arquero, remató al travesaño y la pelota picó adentro del arco, pero ni el línea ni el árbitro lo vieron. En el rebote, Benedetto estrelló su disparo en el palo.

Y el dominio seguía, porque a los 41' Darío Benedetto metió un cabezazo que se fue besando la base del poste izquierdo de Ledesma y Boca no podía creer la cantidad de chances desperdiciadas. Sobre el final, otra vez el travesaño salvó a Central tras un cabezazo de Izquierdoz.

Rosario Central aguantó como pudo ante la enorme superioridad el rival, que desperdició muchísimas ocasiones y por eso el partido terminó sin goles y se definió en los penales.

Y allí ambos mostraron una gran calidad para definir desde los doce pasos. La primera tanda de cinco terminó igualada ya que ninguno falló, pero en el sexto penal Esteban Andrada fue profeta en su tierra y desvió el disparo de Rinaudo, que terminó de salir tras pegar en el traveseaño, y le dejó el título servido a Carlos Izquierdoz, quien no falló y le dio un nuevo título al Xeneize, que con 13 conquistas es el máximo ganador de Copas Nacionales, superando a Racing con el que estaba igualado hasta hoy

¿Querés recibir notificaciones de alertas?