Tottenham - Arsenal, igualados en Wembley

Tottenham - Arsenal, igualados en Wembley

Los de Pochettino le llevan cuatro puntos a los Gunners y hoy igualaron 1 a 1. Por ahora ambos se están metiendo en la próxima edición dela UCL.

El 'North London Derby' se selló con un empate 1-1 entre el Tottenham y el Arsenal en el estadio de Wembley, todo gracias a las anotaciones de Aaron Ramsey en el inicio de partido y de Harry Kane en la segunda parte, además de un penal atajado por Lloris cuando el compromiso veía sus minutos finales.

En el día del cumpleaños de Mauricio Pochettino, el argentino solo pidió un deseo: no cosechar la tercera derrota en línea. Lo del Chelsea y el Burnley golpeó mucho a los 'spurs', que pudieron haber pescado en río revuelto con la lucha de los líderes City y Liverpool, pero se anclaron a la tercera posición y permitieron que los de abajo, Arsenal incluido, se acercaran peligrosamente.

Pero Dávinson Sánchez no le acompañó mucho en su mística petición. El colombiano intentó cortar un balón en la mitad del campo y terminó regalándoselo, como si fuese el cumpleaños, a Lacazette. Pase rápido del francés a Ramsey que cabalgó, dribló a Lloris y definió a portería vacía. El 'asesino de famosos' volvió a marcar.

Harry Kane, que no pudo puntuar en los dos partidos anteriores desde su regreso, estaba empeñado en volver a ser el héroe. Porque nadie lo hará si no lo hace el '10', eje y figura del equipo londinense. En la primera parte, casi sobre el descanso, se valió de la pelota parada para meter un cabezazo y empatar las acciones. Pero el línea advirtió su fuera de juego y el gol no subió al marcador.

No iba a hacer lo mismo el juez del otro lado, porque en la segunda parte Kane volvió a ir al cabezazo estando adelantado. Esta vez Anthony Taylor sancionó penalti por un empujón de Mustafi a pesar de la posición viciada del delantero 'spur'. El propio Kane, cómo no, fue al cobro y facturó el empate. Esta vez sí: 1-1 en el derbi.

Pero el protagonismo se lo llevó todo Hugo Lloris. La tarde oscura de Dávinson se completó con un penalti -aunque dudoso- a Aubameyang en la agonía del partido. El propio gabonés puso la pelota en el punto blanco y dejó la angustia servida. Pochettino encomendó su día especial al portero francés, que no falló. Manotazo abajo y salvada para dejar las tablas en un derbi que le permite a los 'spurs' mantener la tercera casilla.

¿Querés recibir notificaciones de alertas?