Copa Libertadores

De una infancia en la favela a alcanzar la gloria eterna: la historia de Gabigol

El verdugo de River Plate y gran figura de la final de la Copa Libertadores se crió en un contexto difícil y en su carrera como futbolista, con apenas 23 años, ya pasó por muchas cosas. Acá, una breve historia de la vida de Gabriel Barbosa, goleador del Flamengo.

domingo, 24 de noviembre de 2019 · 13:00 hs

Gabriel Barbosa Almeida es el hombre del momento: dos goles en tres minutos y triunfo del Flamengo por 2-1 ante River en la final de la Copa Libertadores. Acá, un breve repaso por la vida de este atacante que ya tuvo su chance en el fútbol europeo, donde no logró hacer pie, y la rompió el último año con el Rubronegro.

Nació hace 23 años en Sao Bernardo do Campo, San Pablo, fue criado en el barrio de Montanhao, una favela, en medio de narcos, armas y muerte, pero también de gente humilde y trabajadora. "Pasaban algunas cosas difíciles. Pero a los ocho años pude ir a Santos y las cosas comenzaron a mejorar", recordó. Al Peixe llegó mediante Zito, excapitán e ídolo del club, quien lo descubrió a fuerza de goles.

Sobre su infancia, Gabigol relató que "con mis amigos no pasó nada, pero había tiroteos. Creo que asustaba más a mis padres. Yo era muy chico, pero me quedaba tranquilo. No tenía mucho que hacer. La gente corría para abajo de los sillones, de la mesa (se ríe), como si fuese a ayudar en alguna cosa. Pero yo estaba tranquilo".

Santos le hizo contrato a los 16 años con una cláusula de rescisión de 50 millones euros. Allí convirtió más de 600 goles en las divisiones inferiores, mostrándose como el heredero de figuras como Pelé y Neymar.

Después de ganar la medalla dorada en los Juegos Olímpicos de Río 2016, fue transferido al Inter a cambio de 25 millones de euros. Con el Neroazzurro marcó un gol y entró en un impasse. Entonces pasó a Benfica, donde tuvo pocas chances y jugó apenas 165 minutos. En 2018 retornó a Santos, donde renació y se convirtió en lo que es: un goleador.

Este año llegó al Mengao y se ganó el corazón de los hinchas a base de goles: marcó 22 tantos en el Brasileirao y superó la marca anterior, de 21, que tenía nada más y nada menos que Zico.

Además de sus festejos, Gabigol es un personaje afuera de la cancha: tatuajes, bailes y simpatía. Su novia es Rafaella da Silva, hermana de Neymar. Tiempo atrás, el técnico Jorge Jesús lo definió de la siguiente manera: "Claro que me preocupa. Técnicamente es un gran jugador, pero emocionalmente tiene muchos problemas. Apenas tiene 23 años y tiene tiempo para aprender".