Desde hace 60 años, la abuela atraviesa a diario el lago congelado

Con los mismos patines caseros, recibidos a los 14 años, con cuchillas atadas rudimentariamente a sus pies, esta mujer vive su ejemplar aventura cada invierno.
Avatar del

MDZ Curiosas

1/2
Desde hace 60 años, la abuela atraviesa a diario el lago congelado

Desde hace 60 años, la abuela atraviesa a diario el lago congelado

Desde hace 60 años, la abuela atraviesa a diario el lago congelado

Desde hace 60 años, la abuela atraviesa a diario el lago congelado

Es 'Baba Liuba', la abuela rusa que pasea a diario por el hielo del Baikal en patines caseros. Los patines, que son unos zapatos tradicionales rusos con cuchillas atadas, le fueron regalados hace más de 60 años.

La rusa Liubov Morejódova, conocida en su país como 'baba Liuba' ('abuela Liuba', en español), se ha convertido en una estrella en Rusia después de que a principios de este año un conocido suyo la filmara patinando sobre el hielo del lago Baikál, y luego la mayoría de los medios rusos difundieran reportes protagonizados por esta inusual abuela.

Morejódova, de 77 años, incluso participó en un popular programa de la principal cadena federal de su país, y ahora el canal Nastoyashee Vremia ('La Actualidad', en español) ha filmado un documental sobre esta mujer que asombra con su energía y destreza en el patinaje sobre el lago más profundo del mundo.

Cada año, de diciembre a marzo, la vecina del pequeño pueblo de Jaly, en la orilla del Baikal, se pone sus patines, que le fueron regalados por su hermana cuando baba Liuba tenía 14 años.

>

Los patines tampoco son comunes: son unos 'válenki' -zapatos tradicionales rusos de invierno hechos de lana- con dos cuchillas atadas.

Gracias a estos improvisados patines la mujer no tiene que caminar sobre la nieve varios kilómetros para llegar a una población cercana, sino que lo hace por el helado lago y a gran velocidad. Además, patinado puede cuidar de sus vacas, que pastan por la orilla de Baikal, a las cuales tiene controladas desde del lago.

Después de que la mujer cobrara fama en Rusia, el conocido patinador ruso Yevgueni Pliúschenko, tres veces campeón mundial, le regaló a baba Liuba unos patines contemporáneos. Sin embargo, ella prefiere sus 'válenki' con cuchillas, porque, afirma, son más convenientes para el feroz frío invernal ruso.

RT