Argumentos contra el enfriamiento de vasos para cerveza en el congelador

Hay tres razones y media para no congelar nunca más el vaso en donde pensás servir cerveza. Miralas aquí y contá tu experiencia.
1/2
Argumentos contra el enfriamiento de vasos para cerveza en el congelador

Argumentos contra el enfriamiento de vasos para cerveza en el congelador

Argumentos contra el enfriamiento de vasos para cerveza en el congelador(Gentileza)

Argumentos contra el enfriamiento de vasos para cerveza en el congelador | Gentileza

 El diario chileno El Mercurio recomienda que no se pongan vasos en el congelador o el freezer para luego servir cerveza, una costumbre también arraigada de este lado de la cordillera. Dio tres razones, además del  riesgo de perder una parte del labio al intentar beber de un vaso congelado.

>

¿Agua o cerveza?

La gracia de tomar cerveza es probarla. Pero si congelas el vaso el sabor de la cerveza desaparece. No, no es broma. Las cervezas tienen una temperatura de entre 4° y 10 °, por lo que tomarla de un vaso congelado, simplemente la echa a perder. Estás pagando por una cerveza que va a tener un sabor distinto al que deberías probar. Hacé la prueba: toma dos vasos, congela uno, y sirve cerveza. El sabor realmente cambia. Y no para bien.

Contaminación cruzada

Hay muchas carnes que saben a pollo. Pero tu cerveza no debería tener este sabor...ni este aroma. Si los vasos son congelados por el bar en un freezer o refrigerador dedicado solo a vasos esto no te va a pasar pero, ¿de verdad crees que un bar tiene un refrigerador de vasos?

Entonces, como se mezclan las cosas, tu vaso puede quedar pasado a pollo. Esto se llama contaminación cruzada y consiste en que, un vaso en un refrigerador, empieza a tomar los sabores y los olores que circulan en ese electrodoméstico, y se le impregnan. Ese es el motivo de que las cosas se guarden con tapa en esos contenedores.

Esto es aún peor si desinfectaron tu vaso antes de entrar al refrigerador, porque tendrá algo así como un granizado de detergente, que no marida muy bien con la cerveza. Haz la prueba, pero no será agradable.

Más espuma que cerveza

El hielo y la espuma se atraen. Por eso no se le echa hielo a la cerveza. Pero si hielas el vaso, las burbujas de la carbonización de la cerveza se pegan a esa capa de hielo y se quedan ahí, apretadas, permitiendo que se forme más y más espuma. Al final tendrás menos cerveza y más aire, en forma de espuma.