¿Quién quiere atrapar a Banksy?

¿Quién quiere atrapar a Banksy?

El misterioso artista inglés, de fama internacional, que aparece en distintas ciudades del mundo dejando obras con espectaculares sátiras y una posición crítica sobre álgidos temas políticos y sociales. Aquí, algunas claves para entender la obra de Banksy.

María Teresa Andrés

María Teresa Andrés

Nadie sabe quién es. Se mueve más rápido que súper héroe de historieta y su reputación es mundial. Se dice que es un residente, llamado Robin Gunningham, de la misma ciudad en que supuestamente nació Banksy. Se oculta para no ser procesado, la policía no logró ubicarlo ni siquiera adoptando la metodología para rastrear delincuentes seriales y terroristas.

No puede presentarse en persona a recibir los galardones, que por sus obras recibe, porque Scotland Yard lo vigila y además de eso se ocupan de limpiar, en pos del prestigio de ellos y de la corona, las paredes que Banksy elige para pintar sus punzantes obras. Como las de dos policías besándose en la boca, terroristas disparando flores o el rostro de la reina de Inglaterra transformado en chimpancé.

Una de las obras más reconocidas

La información sobre él y su amplio trabajo inundan Internet. Codiciado por el mercado de arte, como cuando en la casa de subastas londinense Sotheby's, en octubre de 2018, comienza la puja por su famosa obra “Girl With Balloon” ("Niña con globo"). El ambiente es animado el precio sube y la adrenalina también, hasta que se vende por 1,04 millones de libras (1,18 millones de euros) tres veces más de lo previsto. Acto seguido, frente al asombro de los presentes, la obra se va deslizando del interior del marco convirtiéndose en tiritas, es decir se autodestruye. Había una trituradora debajo del marco, ingeniosamente construida por Banksy que se activó por control remoto después de la venta.

Sotheby's comunicó que se había creado una nueva obra de arte durante la destrucción, cambiando su nombre por "Love is in the bin" ("El amor está en la papelera”) y dio la opción al adjudicatario a cancelar su puja, pero este confirmó su compra por el precio del remate. Si lo vemos desde el punto de vista de Banksy es una sátira más a la sociedad de consumo, dentro de uno de los más preciados y sagrados ámbitos del mercado de arte, con el agregado de la fina ironía del título.

Comencemos a correr algunos velos de Banksy, el misterioso personaje

Lo que en otros países se caracteriza como vandalismo, en Inglaterra se lo llama “Street art” el 24 de febrero de 2008 se decidió convertir Londres en la primera capital dedicada al arte urbano, para ello se eligió Bond Street. Aparece en las estaciones de trenes, puentes o en lugares secundarios de Londres. Hay lugares permitidos y otros donde es ilegal. Son numerosos los barrios que lo detentan como un verdadero atractivo digno de ser visitado.

Una obra que revierte roles

Su pseudónimo es Banksy, así se conoce a este popular artista callejero inglés. Se dice que nació entre 1973 y 1974 cerca de Bristol, hijo de un técnico en fotocopiadoras, y que habría sido carnicero. Actuó en el boom del grafiti con aerosoles en su ciudad en los 80 usando escrituras, estarcidos y plantillas, técnica típica del arte callejero, trabajo que necesita de cierta velocidad de
ejecución porque es clandestino y se realiza sobre la propiedad privada en las calles, en lugares públicos. La finalidad de este tipo de arte es justamente impactar a los transeúntes, no hay manera de no verlo, y son multitudes las que terminan recibiendo esos mensajes.

Talentoso artista urbano, sus obras, en su gran mayoría son sátiras sangrientas hacia la política, el capitalismo salvaje, los efectos de la guerra. Un activista que denuncia comportamientos sociales en relación a la cultura, la moralidad y las etnias. Su lucha es contra la desigualdad, la violencia, la pobreza. Tanto en la capital Británica como en el resto de capitales europeas, se hallan
intervenciones suyas. En este despliegue de sus obras por el mundo vale la pena mencionar, como ejemplo, el trabajo realizado en la ciudad palestina de Belén. En marzo de 2017 se inaugura el hotel "Walled Off" ("Amurallado") frente al muro de separación israelí de Cisjordania. Banksy decoró todas las habitaciones, su deseo fue hacer esto para atraer y exponer artistas palestinos para un público internacional e israelí. El hotel es anunciado con el eslogan “Las peores vistas del mundo”. Tiene un pequeño museo donde se encuentra una estatua de Lord Arthur Balfour firmando su famosa declaración (2 de noviembre de 1917, cuando el gobierno británico se manifestó de manera formal para apoyar el establecimiento de un “Hogar nacional” para el pueblo judío en la región de Palestina, en aquel entonces Imperio Otomano). 

Por ser un perfecto desconocido, Banksy, es el artista más popular que se conozca. Internet y las redes tienen tanta información que desborda. Sus obras se han hecho populares al ser visibles en varias ciudades del mundo, especialmente en Londres. El mismo tiene su cuenta de Instagram, dónde ahora en pandemia realiza sus obras dentro de su propia casa, con ratas pintadas en el baño. Se pueden encontrar películas, videos, entrevistas, fotos de obra, relatos de sus hazañas públicas.

Surgieron falsificadores de sus trabajos y quienes extrajeron trozos de muro para llevarse su obra. Banksy dirigió en 2010 “Exit Trough the Gift Shop”, un documental que produjo muchas opiniones contrapuestas en el mundo del arte, (el título hace alusión a que la salida de las galerías es por la tienda de regalos, para que el visitante compre). La película fue nominada en la edición 2010 de los Oscar como mejor documental. Se pueden ver grafiteros muy conocidos trabajando en las paredes y en entrevistas. Tiene una buena dinámica y permite comprender este tipo de trabajo. Es documental original y único en su tipo, por la temática y el formato. Además de ser una crítica al mundo del arte formal, así como una autocrítica a la comercialización de los artistas callejeros. También al marketing y al modo en que todo está regido por la manipulación de la publicidad y la mercadotecnia.

Creo que nadie tiene la real intención de “pescar” a Banksy (ya lo habrían hecho), es mucho más valioso, atractivo y productivo dejarlo volar libre.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?