La próxima guerra… la del agua

El agua brota como el mayor conflicto geopolítico del siglo XXI ya que se espera que en el año 2025, la demanda de este elemento tan necesario para la vida humana será un 56% superior que el suministro... y quienes posean agua podrían ser blanco de un saqueo forzado. Se calcula que para los 6.250 millones de habitantes ha los que hemos llegado se necesitaría ya un 20% más de agua. La pugna es entre quienes creen que el agua debe ser considerado un commodity o bien comerciable (como el trigo y el café) y quienes expresan que es un bien social relacionado con el derecho a la vida. Los alcances de la soberanía nacional y las herramientas legales son también parte de este combate.

Para comprender el problema, hay que considerar un rosario de datos basados en la extracción, distribución y consumo del agua – lo muestran la Biblia o el Corán- que poseen la edad del mundo; que han dado lugar a conflictos de gran magnitud. Lo nuevo del caso es que, desde hace una década, se acumulan las cifras que presagian que el planeta se encamina a una escacez cada vez más marcada.

El problema es que el agua es un recurso que se da sentado en muchos lugares, es muy escaso para los 1.100 millones de personas que carecen de acceso al agua potable, a las que habría que sumar otros 2.400 millones de personas que no tienen acceso a un saneamiento adecuado.
Más de 2.200 millones de habitantes de los países subdesarrollados, la mayoría niños, mueren todos los años de enfermedades asociadas con la falta de agua potable, saneamiento adecuado e higiene. Además, casi la mitad de los habitantes de los países en desarrollo sufren enfermedades provocadas, directa o indirectamente, por el consumo de agua o alimentos contaminados, o por los organismos causantes de enfermedades que se desarrollan en el agua. Con suministros suficientes de agua potable y saneamiento adecuado, la incidencia de algunas enfermedades y la muerte podrían reducirse hasta un 75 por ciento.

La mayoría de las regiones, el problema no es la falta de agua dulce potable sino, más bien, la mala gestión y distribución de los recursos hídricos y sus métodos. La mayor parte del agua dulce se utiliza para la agricultura, mientras que una cantidad sustancial se pierde en el proceso de riego. La mayoría de los sistemas de riego funcionan de manera ineficiente, por lo que se pierde aproximadamente el 60 por ciento del agua que se extrae, que se evapora o vuelve al cauce de los ríos o a los acuíferos subterráneos. Los métodos de riego ineficiente entraña sus propios riesgos para la salud: el anegamiento de algunas zonas de Asia Meriodinal es el determinante fundamental de la transmisión de la malaria, situación que se reitera en muchas otras partes del mundo.

Casi la mitad del agua de los sistemas de suministro de agua potable de los países en desarrollo se pierden por filtraciones, conexiones ilícitas y vandalismo. A medida que la población crece y aumentan los ingresos se necesita más agua, que se transforma en un elemento esencial para el desarrollo.

En algunas zonas, la extracción del agua ha tenido consecuencias devastadoras en el ambiente. La capa freática de muchas regiones del mundo se reducen constantemente y algunos ríos, como el Colorado en los Estados Unidos y el Amarillo en China, se secan con frecuencia antes de llegar al mar. En China, las capas freáticas acuíferas del norte han descendido treinta y siete metros en treinta años y, desde 1990 desciende un metro y medio cada año. El mar interior de Aral, en Asia Central, ya ha perdido la mitad de su extensión. El lago Chad era hace tiempo el sexto lago más grande del mundo, en la actualidad ha perdido casi el 90% de su superficie y esta agonizando.

Este recurso es un bien tan necesario que podría pasar a ser objeto de peleas políticas, si se lo observa sólo como un negocio: represas, canales de irrigación, tecnologías de purificación y de desalinización, sistemas de alcantarillado y tratamientos de aguas residuales. No debe olvidarse el embolletamiento del agua, puesto que es un negocio que supera en ganancias a la industria farmacéutica.

El origen de esta comercialización del agua habría que buscarla en noviembre de 2001, cuando los recursos naturales al igual que la salud y la educación, empezaron a ser objeto de negociaciones en la OMC (Organización Mundial de Comercio). La meta final es la liberalización de los servicios públicos para el 2005. Esto que suena árido y aburrido, puede simplificarse: lo que hasta ahora era regulado por los estados, pasará a ser mercado de libre comercio.
Dentro de este contexto, existen dos escenarios probables:

-La apropiación territorial:

Esto podría realizarse mediante la compra de tierras con recursos naturales (agua, biodiversidad), tampoco se descarta un conflicto militar. Esta última hipótesis, nos transporta a la última guerra en Irak (Marzo 2003) y la apropiación de las grandes petroleras estadounidenses de los recursos iraquíes. No se descarta que con esa guerra hayan querido controlar los recursos hídricos de los ríos Eufrates y Tigris... ríos caudalosos en una de las zonas más áridas del planeta.

-La privatización del agua:

En los últimos tiempos, las grandes corporaciones han pasado a controlar el agua en gran parte del planeta y se especula que en los próximos años, unas pocas empresas privadas poseerán el control monopólico de casi el 75% de este recurso vital para la vida en el planeta.
Los gobiernos de todo el mundo –incluido de países desarrollados- están abdicando de su responsabilidad de tutela de los recursos naturales a favor de las empresas, según ellos, para mejorar la provisión del servicio. Las grandes corporaciones no son muchas. Las francesas Vivendi y Suez (clasificadas en los puestos 51 y 99 respectivamente en el Global Fortune 500 de 2001). La alemana RWE (en el puesto53), que adquirió dos importantes empresas de agua, Thames Water en el Reino Unido y American Water Works, en Estados Unidos de Norteamérica. La intervención privada dio pie, en algunos lugares a un aumento exagerado del costo del agua. En la Provincia de Tucumán – Argentina-, la empresa Vivendi enfrentó la furia popular y en Sudáfrica la empresa concesionada con el suministro no tuvo problemas en cerrar la canilla de un 80% de los pobladores de Alexandra Township por falta de pago.

El Banco Mundial juega un papel clave, fomentando las privatizaciones –prestando dinero para las reformas en el sistema de agua-, invirtiendo y finalmente como juez en caso de conflicto entre los inversionistas y los Estados.

Mientras poblaciones no tienen acceso a la salubridad, grandes corporaciones venden agua pura embotellada para subsanar el mal. Entre 1970 y 2000, la venta del agua creció más de 80 veces. En 1970 se vendieron en el mundo mil millones de litros. En 2000, 84 mil millones. Las ganancias fueron de 2.2 mil millones de dólares.

Los acuíferos más grandes que se conocen son:

1) Acuífero de Areniscas de Nubia con un volumen de 75 mil millones de metros cúbicos.
2) Acuífero del Norte del Sahara con un volumen de 60 mil millones de metros cúbicos.
3) Sistema acuífero Guaraní con un volumen de 37 mil millones de metros cúbicos.
4) Gran Cuenta Artesiana con un volumen de 20 mil millones de metros cúbicos.
5) Acuífero Altas Planicies con un volumen de 15 mil millones de metros cúbicos.
6) Acuífero del Norte de China con un volumen de 5 mil millones de metros cúbicos.

El Acuífero Guaraní:

El acuífero posee 132 millones de años. Sus orígenes se remontan a cuando Africa y América aún se encontraban unidas. Su extensión tiene las conocidas dimensiones del continente americano: 1.190.000 kilómetros cuadrados, una superficie más grande que la de España, Francia y Portugal juntas. Es conocido como el Gigante del MERCOSUR porque este inmenso reservorio de agua pura se extiende desde el pantanal en el norte de Brasil, ocupa parte de Paraguay y Uruguay y finaliza en la pampa Argentina. Incluso se sospecha que, a enormes profundidades, el acuífero se encuentra conectado con los lagos de la patagonia. El volumen total del agua almacenada es inmenso. El volumen explotable en la actualidad es de 40 a 80 kilómetros cúbicos, una cifra equivalente a cuatro veces la demanda total anual de la Argentina.

La investigación sobre el Sistema Acuífero Guaraní (SAG) estuvo, hasta 1997, a cargo de la Universidad de Santa Fe y Buenos Aires, de la Universidad de Uruguay y de varias Universidades Públicas Brasileras. Pero a partir de esa fecha paso a ser parte de un proyecto financiado por el Banco Mundial y todo se tiño de sospechas.

En la Argentina, a través de un estudio realizado por Elsa Bruzzone se llegó a una preocupante conclusión: La cíclica presencia del Comandante del Ejército Sur de EEUU, en la Triple Frontera –Brasil, Paraguay, Argentina-, la declaración del Departamento de Estado y los rumores de que allí habría terroristas tiene un objetivo el control del Sistema Acuífero Guaraní (SAG), un verdadero océano de agua potable subterráneo que tiene allí su principal punto de recarga.
Brasil, también puso el grito en el cielo, al declarar a través de Aurelio Garcia que: EEUU puso al Banco Mundial y a la Organización de Estados Americanos al frente de un proyecto que busca detectar la magnitud del recurso, asegurarse su uso de manera sustentable, evitar la contaminación y mantener un control permanente hasta cuando lo considere conveniente.
Quienes defienden la iniciativa de la Organización de Estados Americanos aseguran que por falta de dinero en las Universidades, se busco el apoyo de aportes provenientes del GEF, un fondo donde todos los países del mundo ponen dinero para desarrollar estudios y proyectos ambientales. Se presentó un buen proyecto y este fue aprobado, lo que significa que de alguna manera se están recuperando el dinero invertido en aquel fondo. El Banco Mundial maneja el aporte. Es como el operador de cuenta de un banco.

El alcance del problema del agua no sólo apunta al bolsillo de cualquier consumidor, sino que es una estocada al estómago del fundamentalismo de mercado imperante en la aldea global, por lo cual todo tiene precio y con mayor razón lo que es escaso. La revista Fortune expresó: El agua promete ser en el siglo XXI lo que fue el petróleo para el siglo XX, el bien precioso que determina la riqueza de las naciones. Sin embargo, 160 gobiernos reunidos en la Haya –Holanda- en el 2000 acordaron definir el agua como una necesidad humana y no como un derecho del hombre. No es pura semántica... Un derecho no se compra.

El autor: Cristian Frers es Técnico Superior en Gestión Ambiental y Técnico Superior en Comunicación Social.

Opiniones (5)
24 de abril de 2018 | 02:22
6
ERROR
24 de abril de 2018 | 02:22
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Estimado Luis, si Ud. lee con detenimiento el artículo, verá que el autor hace énfasis en las pérdidas de agua por mal uso en agricultura, nada dice de la minería. ¡Está Ud. seguro de lo que dice del método de lixiviación? Que yo sepa ese método no está prohibido, tiene la antiguedad del hombre y se encuentra en uso en todo el mundo. En algunos casos aislados se utilizan productos químicos con distintas densidades para obtener un mejor rendimiento y mejor separación de minerales cuendo se trata de menas complejas. Me gustaría conocer su fuente soble la lixiviación. Le recuerdo que lixiviar es "tratar una sustancia con un líquido que disuelva o separe uno o más componentes de la misma" Por lo que puedo lixiviar sin agua.
    5
  2. A MARCELA MUÑOZ
    Efectivamente, es a través de los niños que podemos modificar los conceptos culturales de la violencia, por eso justamente, ellos son los más atacados a través de los medios de comunicación como la televisión o video-juegos, para instalar en sus mentes que la violencia es parte de la naturaleza del hombre de una manera irreversible. Desde la carta de los Premios Nóbel de la Paz a todos los jefes de Estado del mundo, 1997, hasta el Manifiesto 2000, por la enseñanza de la Cultura de la Paz y la No Violencia, transcurrieron varios hechos importantes a nivel internacional, como ha sido el trabajo llevado a cabo por la Universidad de la Paz dependiente de Naciones Unidas, la aplicación de la enseñanza de la Cultura de la Paz y la No Violencia en diversos sistemas escolares -incluso en la ley provincial está inserta, como de favor, en el inc.(k) del Artº 10, sin que se aplicará hasta hoy en forma efectiva- Este tema también se debatió en el III Foro Mundial sobre Medios de Comunicación realizado en México y en donde especialistas de distintos países demostraron como la violencia altera la siquis infantil, violencia que reciben a través de los medios. Hoy el planteo es la guerra por el agua -en contraposición al "agua de la paz"- y los mendocinos con nuestra habitual ignorancia -viviendo en una zona semidesértica- tenemos un consumo per capita cercano a los 650m3., practicamente el mismo que EE.UU., lejanos a los 350 de Europa y en las antípodas de los habitantes del Subsahara que llega a los 20m3 por día. Pero ahí estamos, lavando autos y veredas hasta que el agua llega por la calle hasta 2 cuadras de nuestra casa, poniendo espacios verdes de cientos de m2., etc., etc. Preferimos siempre ocuparnos -de lo que debemos ocuparnos como ciudadanos- cuando el tema esta en terapia intensiva, que prevenir, no sea que nos afecte el status en que vivimos. Premiamos la ignorancia y después protestamos. Felicitaciones por el trabajo realizado y por el que habrá que realizar.
    4
  3. El conflico existente con las empresas mineras que quieren utilizar el método de lixiviación es por el agua. Utilizando el agua de los paises subdesarrollados para la extracción minera estan guardando el agua de sus paises de origen donde no se les permite utilizar esos métodos. El conflicto ya existe pero no es entre diferentes Estados, todavía, porque Gobiernos como el nuestro, no defienden el recurso, prefieren favorecer a las empresas saqueadoras. No creo que sea por ignorancia, calculo que es por conveniencia económica de unos pocos, no del pais. Con ese criterio cuando empiecen a llevarse el agua sólo tienen que coimear algun funcionario con poder de decisión.
    3
  4. Prólogo del libro "El Agua de la Paz" Algunas palabras Si hay algo que compartimos en este universo sin distinción de razas, credos, nacionalidades, es el agua. El cordón umbilical que indiscutiblemente nos acuna para poder vivir. Es tan exclusivamente común a todos que hasta se puede acabar, porque al fin de cuentas siempre pecamos de querer lo que no tenemos, cuando se nos va, cuando se nos escapa, o cuando la usurpan. También se acaba lo que no valoramos y en muchos casos derrochamos. Mucho se sabe sobre el agua, desde que nacemos, nacemos en cunas de agua pero poco se conoce. Es el recurso no sólo más importante sino el único, y como tal, ha merecido que celebremos una vez más a través del arte, con poemas que bañarán el sentido de la humanidad, con cuentos para reflexionar sobre su uso e importancia, y ensayos en donde los jóvenes han captado la imagen perfecta: gotas de tinta desparramadas en hojas que claman una esperanza, la esperanza de concientizar sobre esta fuente tanto de riquezas como de pobrezas, tanto de abundancia como de escasez. En mi conciencia, y en las que acompañaron esta tarea de seguir encontrando motivos de paz en el oro blanco del mañana, había que hacer un certamen, dar un puntapié a la reflexión, creatividad, propuestas. La insípida, la inodora, la incolora de todos nuestos días. El agua de la paz, no tiene fronteras. Es de público conocimiento que se habla de una futura guerra por el agua, pero suena tan lejano, tan que no nos puede suceder, que va a pasar en otros lugares muy lejos de acá. ¿De acá? ¿Dónde? ¿Desde qué acá? ¿Desde ese lugar que no me toca, no me pertenece? Esto pensarían los adultos, pero al parecer, %u201Cdesde acá%u201D está enraizado en los niños y en los jóvenes que aún no están contaminados por sus egoísmos y que proyectan una visión más solidaria e universal sobre sí mismos y los otros, sobre la paz y el agua, ellos saben más que nosotros que hay que protegerla, amarla, celarla. Mendoza, capital de los que escriben por la Paz. Mendoza contará con dos libros que hacen ruido por la paz, el primero %u201CMi palabra para la Paz%u201D resultado también de un certamen literario, donde se escribió pensando en aquella guerra que no hubo en el siglo XX, hoy escriben y pintan por la que creemos se puede evitar. Tal vez en esta nueva obra abierta y fluida al mundo: %u201CEl agua de la Paz%u201D. Desde y hacia Mendoza, los niños, los jóvenes, esos ausentes que tantas veces no vemos, pero presentes con aviso, desde aquí ellos han ido invitando a crear desde el arte, la belleza en las palabras, un camino hacia una manera diferente de leer y escribir, porque se han ido contagiando de este efecto certamen-paz-libro; recordándonos que sólo a través de la educación, la cultura, podemos lograr el país que queremos. Y si viene acompañado de la poesía, mejor. Sorprenden, los niños sorprenden, tienen todas las capacidades vivas de aprendizaje y nosotros de brindarles esa responsabilidad cultural para que crezcan en un mundo más justo, digno y participativo. Deberíamos tomar ejemplo y ver cómo nos educan con su ternura a cuesta y los chocolates tienen otro sabor. Lo que me imagino pueda suceder, en el mundo de los libros para niños y jóvenes de niños y jóvenes, es ayudarles a manifestar su sentir, su presencia creadora, su voz para decir aquello que no pueden en la realidad. Un mundo creado por ellos y para ellos, en páginas de libros escritos por sus pares, que sueño, se multipliquen o se sumen colaborando para no restar o dividir, por el único motivo: se han ganado un lugar en una página que no quedó en blanco. Creo que todos estos esfuerzos no hubieran sido posibles sin la desinteresada y valiosa mano mágica del jurado que me acompañó en este segundo libro, a ellos les debo algo más que café. A Zully Bazán, Andrés Cáceres, Pablo Colombi, Silvina Livellara, Claudia Bertini, Mercedes Pelleriti, Carlos Moreno, Mayte Lizundia, Guillermo Mouján, Alicia Duo, Amalia Alessio, Celia Chaab y Eliana Drájer, y a la Comisión Coordinadora por Ana Belén Miranda y Mercedes Pelleriti, en nombre de los dos mil niños y jóvenes que escribieron, muchas gracias por su tiempo y esfuerzo. Ojalá existan personas como ustedes, y como otros tantos que ya han colaborado, que cuando uno marca su número de teléfono para este tipo de hazañas, dicen sin dobleces en su voz: Sí. A Mil Milenios que hace cultura por la paz y la no-violencia, sin su apoyo Institucional no hubiera sido posible, a las escuelas de Mendoza, Buenos Aires, Uruguay, Venezuela, Colombia, Perú, Cuba, España, Universidades, maestras, profesoras, que siguen apostando a leer y escribir fuente de toda vida y riqueza. Marcela Muñoz
    2
  5. QUE NO SUCEDA COMO EN TODAS LAS CRISIS...
    En marzo del 2004, los príncipes de Holanda, Japón y Marruecos, dijeron "El siglo XXI será el siglo del Agua" -al concluir el III Foro Mundial del Agua". En diversas charlas realizadas por el premio Nóbel de la Paz, Adolfo Peréz Esquivel, denunció la militarización de América Latina, que curiosamente tienen 3 bases definidas. 1) Colombia, de acceso o radio de acción sobre el nacimiento de 3 de los 4 ríos más grandes de latinoamerica; 2) En la triple frontera -sobre plena cuenca acuífera Guarany y 3) En Punta Arenas y Tierra del Fuego -pegaditas a los Hielos Continentales. Si sumamos que Sudámerica posee el 26% de las reservas de agua potable, con sólo el 9% de la población mundial, las conclusiones son inevitables, sabiendo como se manejan las grandes potencias. Es más, fue el propio Banco Mundial, que en el III Foro del Agua, declaró que para privatizar toda el agua potable del planeta, había que subir la inversión de 80.000 millones de dólares a 180.000 millones. A todo esto, Naciones Unidas, más allá de declaraciones, no reafirmó el hecho de que el agua no es sólo un bien social, sino también un derecho humano como está planteado -derecho a la vida- Espero entonces, que este alerta de Cristian Frers, no pase desapercibido como tantos otros y luego la sociedad exclame: ¡Yo no sabía! Es obligación de los ciudadanos estar al tanto de lo que sucede y sobre todo de los males que podemos padecer en un futuro tan cercano que parece presente. No serán los gobiernos -cómplices de estos saqueos- quienes hagan campañas públicas para que nos enteremos. Hay que aprender y luego tener memoria.
    1
En Imágenes
Aguas color Malbec
17 de Abril de 2018
Aguas color Malbec