Nuevo espacio político

Declaración Pública

Toda la historia del país es el resultado de una lucha de corrientes populares progresistas, movidas por un profundo ideal de superación, contra oligarquías retardatarias de las grandes realizaciones que debían hacer del hombre argentino un hombre verdaderamente libre. (...) La doctrina del radicalismo, pues, no fue fruto de elaboraciones teóricas, sino la resultante de una larga y dolorosa lucha para instaurar una democracia política, económica y social...

Afirmamos nuestro propósito de seguir sirviendo los grandes ideales nacionales y humanos de la UNION CIVICA RADICAL, cuya continuidad y unidad histórica es indestructible.

Declaración de Avellaneda. Movimiento de Intransigencia y Renovación de la UCR. 4 de abril de 1945

Los protagonistas de esta contradicción (fundamental) son: el Pueblo Argentino por un lado y el complejo antinacional oligárquico-monopólico-imperialista por el otro.

...

Si bien tanto el campo popular como el antipueblo canalizan sus diversas formas de acción política por medio de sus expresiones partidarias, debemos comprender con claridad que no existe un partido o movimiento que represente a la totalidad del pueblo, ni movimiento, partido o expresión de cualquier tipo que represente la totalidad del antipueblo.

La contradicción fundamental. Junta Coordinadora Nacional – Frente Amplio de Jóvenes Radicales. Santa Fe, 1973.

Los grandes partidos políticos nacionales han sido vaciados de contenidos transformadores. Se convirtieron en plataformas sólo útiles a proyectos personales o grupales, colonizadas por variantes de lo que se llamó discurso único.

Reivindicar la mejor historia radical, recrear el contenido nacional del proyecto yrigoyenista,  renovar el lúcido análisis de la intransigencia, asumir la visión ética de Illia, actualizar los mejores esfuerzos de Alfonsín para enriquecer la democracia e incluso defender la buena historia de un radicalismo opositor en los noventa requiere posiciones firmes y claras.

Para reivindicar nuestra mejor historia no podemos ser cómplices de las nuevas trampas. Frente a la desorientación de muchos radicales bien intencionados se ha puesto en marcha un falso proyecto de reconstrucción que no es ni más ni menos que ofrecer la estructura de la UCR a la oligarquía vernácula.

Presentan el proyecto como una oportunidad de reconstruir una fuerza política de magnitud porque están convocando a varios dirigentes que "miden bien" en las encuestas. Los más osados dicen que el proyecto consiste en construir una "socialdemocracia moderna". Esto es evidentemente falso. Independientemente del nombre que le pongan es un proyecto político de derecha. Lo es por la representación que intenta construir y por la agenda política propuesta.

La representación del campo popular y la formulación de una agenda de defensa de los desposeídos hoy está  liderada por el gobierno nacional. Seguramente con carencias y no exento de contradicciones, pero frente a postulados políticos centrales es menester no sólo no oponerse, es necesario apoyar decididamente.

Es necesario apoyar decididamente la política de derechos humanos. La política de integración latinoamericana. La autonomía frente a los organismos financieros internacionales, bandera yrigoyenista básica. La política de mejora de los salarios mínimos y aumento del consumo popular. Los aumentos en jubilaciones y la inclusión de más de 1.500.000 nuevos jubilados que de no abrirles las puertas hubiéramos condenado a la mayor exclusión y a muchos de ellos a la muerte. La recuperación del sistema jubilatorio. Un modelo económico que a pesar de falencias intenta impulsar la producción y no la especulación financiera.

Sabemos de la coherencia de la actual conducción del Comité Nacional de la UCR. en relación a la claudicación de cualquier contenido popular de las propuestas partidarias. Lo nuevo es la conformación de una entente con figuras políticas que no habían formado parte de ese entramado.

La verdadera reconstrucción del radicalismo consiste en recuperar la doctrina, en pararse nuevamente del lado de los que sufren y a partir de allí armar el programa de acción política. A partir de allí definir aliados y adversarios.

Los mejores radicales están frustrados ante organizaciones que no salen de la cooptación oligárquica que se vale del narcisismo de dirigentes veleidosos. Saben, intuyen, que eso no es radicalismo.

Por ello:

·    Convocamos a los radicales auténticos a unirse a nuestra causa

·    Convocamos a rechazar el proyecto de entrega a la oligarquía

·          Convocamos a apoyar al gobierno nacional, con autonomía pero en la convicción de la necesidad de la unidad de los sectores populares

www.espacioparalareparacionsocial.blogspot.com

Opiniones (0)
24 de abril de 2018 | 15:47
1
ERROR
24 de abril de 2018 | 15:47
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Aguas color Malbec
    17 de Abril de 2018
    Aguas color Malbec