Volviendo de la fiebre privatista menemista

La intervención en el recinto, ayer, del diputado nacional del Frente para la Victoria en torno a la estatización del sistema previsional. Pereyra fue, junto con Patricia Fadel, firmante del despacho en favor del Poder Ejecutivo nacional en comisiones.

Como dijo el compañero miembro informante al inicio de la sesión, hoy es un día histórico, y por eso además de pedirle insertar voy a referirme concretamente porqué los trabajadores apoyamos este proyecto de mayoría.

Estamos desandando el camino equivocado y retomando el rumbo correcto. Estamos volviendo de la fiebre privatista del menemismo y de sus aliados.

Estamos volviendo de los espejismos neoliberales, sin ignorar la presencia del mercado, sabiendo desde siempre que el Estado tiene roles indelegables. Hoy el mundo entero sabe que esto es cierto, sobre todo por estos días de crisis financiera a escala planetaria.

Si el Estado de los 90 no servía para promover una economía argentina que se integrara al mundo,  la receta no estaba en desmantelar al Estado sino en hacerlo más eficiente. Y en la tarea de hacer ese Estado más eficiente, están trabajando desde el 2003 quienes fueron elegidos por los trabajadores, la sociedad en general, es decir el pueblo argentino. Y la forma que desde el Estado se torna más eficiente, así como su gestión, es garantizando que los artículos de nuestra constitución no sean letra muerta, estéril.

Por eso hoy con este proyecto se está haciendo honor al artículo 14 bis de nuestra Constitución, que establece que es el Estado quien otorga los beneficios de la seguridad social, así como también se hizo honor al artículo 14 bis derogando la famosa ley “banelco” y que tuviera sentido nuevamente la disposición constitucional de que el trabajo debe gozar de la protección de las leyes, las que deben asegurar al trabajador condiciones dignas y equitativas de labor, etc.

En otros países del primer mundo, “allá”, está bien que el Estado intervenga sin tapujos en la economía. “Allᔠestá bien visto esto, pero si nuestro gobierno interviene para evitar que un sistema que nunca funcionó como prometió y que desde 1994 nos viene saqueando a los trabajadores, somos oportunistas, estatistas y ladrones.

Esto no es ningún saqueo, es terminar con un fraude hacia los trabajadores.

Es terminar con la mentira de las AFJP, que por cada 11 pesos que vienen del sudor y esfuerzo de los trabajadores, se están quedando con 3, amasando así una fortuna de más de 15 mil millones de dólares; con el agravante de que en otros países, como en Chile, el ahorro jubilatorio va a la economía real (obras de infraestructura) pero acá las administradoras sólo tienen el 0,56 % de sus capitales invertidos en proyectos productivos.

Saqueo fue el que a los trabajadores, en los 90, nos hicieron los mismos sectores que  ayer y hoy piden “seguridad “jurídica”, cuando antes seguridad jurídica para ellos significaba la inseguridad jurídica más humillante en la que quedaron sumergidos los trabajadores. Por eso, además de flexibilizarnos la legislación laboral, de darnos una ley de accidentes que poco y nada le aseguran al trabajador y nos desmantelaron el sistema provisional solidario, con rebajas de aportes.

Y son esos mismos sectores que se oponen ahora, a que el Estado defienda a los que menos pueden defenderse. Son los que hoy hablan de saqueo, los que permitieron y dejaron que el trabajo argentino se convirtiera en una bagatela al alcance de los holding internacionales, son los que colocaron al trabajo en el mesón de las ofertas, a merced de todos los que pedían, en nombre de la seguridad jurídica propia, el desmantelamiento de toda seguridad para los que trabajan.

Por eso apoyamos este proyecto, pues permite avanzar de una vez por todas, en un sistema previsional pensando en los argentinos y no en las empresas que hicieron su agosto con la esperanza y los dineros de millones de compatriotas.

En el marco de estas consideraciones, quiero poner de relieve algunas cifras, algunos datos que nos darán una visión más precisa de la situación, respecto del sistema provisional todavía vigente y el rol de las AFJP en el mismo:

• En la actualidad hay casi 9 millones de personas afiliadas a las AFJP, de los cuales solo 4 millones aportan efectivamente.

• Hoy el Estado se hace cargo de aproximadamente 4 mil millones de pesos para cubrir el mínimo de jubilación, ya que en el sistema de capitalización 179 mil jubilados no llegan al mínimo. En otras palabras, en el régimen de capitalización 179.000 jubilados reciben complementos para que su haber no sea inferior a la mínima garantizada.

• El último año las administradoras se enriquecieron cobrando alrededor de 2 mil 300 millones de pesos, a pesar de las pérdidas que sufrieron los beneficiarios del sistema.

• De los 445.000 beneficiarios del régimen de capitalización el Estado concurre en el pago de los mismos en el 77% de los casos.

• En los primeros años, la comisión promedio por aportes obligatorios experimentó un leve descenso, pasando de 3,5% del ingreso imponible (en 1994/95) a 3,4% (en 2000/01), alrededor del 31% del aporte. En los últimos cuatro años, la comisión promedio se mantuvo alrededor del 2,6% del salario, aproximadamente el 36% del aporte.

• La rentabilidad desde comienzos de 2008 es negativa.

• El 40% de lo que aportan los trabajadores se pierde en comisiones y gastos administrativos.

Pero también quiero resaltar algunas de las acciones que el gobierno ha llevado a cabo desde 2003, para beneficio de los  ciudadanos argentinos jubilados y pensionados:

• La jubilación mínima en el año 2003 era de 150 pesos y se elevó en un 360%, llevándola a 690 pesos en 2008.

• La incorporación de un millón y medio de ciudadanos que estaban fuera del sistema jubilatorio a través de la moratoria provisional (2006 - 2007).

• En el 2001, 6 de cada 10 ciudadanos adultos-mayores estaban incluidos en el Sistema de Seguridad Social. Hoy, 8 de cada 10 argentinos cuentan con beneficios provisionales.

• Entre 2003 y 2008, se realizaron un total de 12 medidas de aumento sobre los haberes previsionales.

• El 100% de los jubilados y pensionados cobran en tres semanas, en el mes en curso.

• Implementación de la Jubilación Anticipada por Desempleo.

• Incremento de la Prestación Adicional por Permanencia (PAP), que pasó de 0.85% por año a 1.5%, mejorando la futura jubilación del Sistema Público.

• Se garantizó la prestación mínima a todos los beneficiarios del sistema sean de Reparto o de Capitalización siempre que tengan componente público.
Opiniones (3)
23 de abril de 2018 | 02:51
4
ERROR
23 de abril de 2018 | 02:51
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. A ustedes tampoco les falta una jubilación, por eso se dan el lujo de elegir poner sus aportes en la timba financiera. Total, cuando llege el momento, el Estado los va a jubilar igual, como lo hace haora con el 77% de los que se jubilan por AFJP, con los fondos de los que aportamos al sistema de reparto. Por suerte, ESO SE ACABÓ.
    3
  2. Estimado Guillermo: Ud. sabe que yo ya opinaba así, y así lo expresé públicamente en esa charla con power point incluído el día 29 de Marzo de 2.007 en su institución. Yo le dije que tenía una postura estatista. Recién despúes de un año y ocho meses se concretó. Ud. fue un adelantado en este tema al permitir esa charla y yo fui una adelantada en mi opinión. Aprovecho para felicitarlo. Se hizo realidad algo que hace un año y 8 meses Ud. en su sindicato permitía discutir. Atte. Dra. Patricia G. López.
    2
  3. Señor diputado, me parece que ustedes ignoran lo que la gente ya decidió: no volverse al sistema de reparto. El año pasado más del 80% de los argentinos que trabajan optaron por la "jubilación privada", pero, claro, ustedes lo saben todo y decidieron apropiarse del dinero de la gente. Espero que usted pueda aclarar, cuando lo hagan, en qué gasta el dinero de las jubilaciones el gobierno nacional. Por cierto, a ustedes nunca les falta la jubilación, ¿no?
    1
En Imágenes
Aguas color Malbec
17 de Abril de 2018
Aguas color Malbec