Carta abierta al ingeniero Cobos

Ing. Julio César Cobos

De mi consideración:

Escribo esta carta a efectos de que se conozca mi opinión sobre su voto referido al proyecto ratificatorio de la Resolución 125.

Soy militante político y he compartido con Ud. el camino de la Concertación.

Argentina, como otros países de la región, padece una desigualdad flagrante que se manifiesta no sólo en la injusta distribución de la riqueza sino también en una concentración económica y comunicacional que, con el apoyo de soportes culturales, ha constituido, con variantes históricas, bloques hegemónicos.

Sólo la política y un Estado sustancialmente democrático pueden intentar equilibrar el desbalance.

No son abstracciones. El hambre de los chicos es bien concreto. La frustración de un padre o una madre que no puede comprar un kilo de carne por su precio astronómico es bien concreta. La incomunicación de un país dividido que ni siquiera habla el mismo lenguaje porque los pobres no tienen acceso a la misma educación que los ricos tampoco es una abstracción.
Su decisión, consciente o inconscientemente, implicó la derrota de un proyecto popular, y, objetivamente, fortalece aún más a los poderosos en Argentina. Basta ver las caras del festejo.
La razón de ser de la Concertación que era consolidar un poder democrático que permitiera enfrentar el poder real, resulta descartada en el primera encrucijada seria a la que se ve sometida. Nadie puede dudar que el tema en tratamiento formaba parte del compromiso electoral.

La política requiere diferenciar lo principal de lo secundario. Puedo entender y compartir varios de los argumentos que ud. manifiesta o insinúa.

Puedo entender y compartir que el proyecto de concertación política ha sido menospreciado.
Puedo entender que ud. como vicepresidente y referente de un espacio político distinto al de la presidenta reclame mayor participación en las decisiones de gobierno.

Entiendo que un dirigente político busque construir imagen pública y difundir su pensamiento.
No comparto su argumentación respecto del tema, éste no fue un asunto menor, fue la arena de una disputa política central. Ud. podría decir que no comparte esta lógica, lo que no puede obviar es la implicancia de su decisión.

Diferenciar lo principal de lo secundario supone que Ud. debió percibir que el modo en que su decisión pudo afectar la institucionalidad y el rumbo de gobierno es más importante que los reparos metodológicos. No puede poner al mismo nivel la idea de reclamar cambios que propinarle al gobierno una derrota política que pudo ser terrible y lo que es peor envalentonar lo más nefasto de la historia argentina. Ud. debió votar positivamente por Ud. y por su compromiso electoral, independientemente de cualquier otra consideración. Ud. debió votar positivamente para dignificar la política democrática. Eso es lo importante.

El consenso que Ud. reclama a la presidenta no lo aplica para su propia organización. Los militantes de la Concertación no tuvimos oportunidad de discutir semejante voltereta.

Pero la política no es sólo consenso, también es conflicto. Si no hay conflicto no hay política. Y las razones son bien visibles, mientras haya hambre o desigualdad desconocer el conflicto es tomar parte por los poderosos. Es como hablar de ideología, la derecha nunca habla de ideología, ejerce su poder. Quienes necesitamos hablar de ella somos los que tenemos que desenmascarar la trama de la injusticia. Esto debe ser clarísimo para quienes propusimos políticas redistributivas.

Por eso entiendo su apelación al consenso y la armonía, pero lamentablemente no era ésta la situación para realizarla.

¿Que es imposible pensar que la oligarquía tenga semejante sostén popular?. No, no lo es. Así pasa con las derechas cuando se constituyen y pasó otras veces en Argentina.

El calor del que hoy goza Ud. será efímero. No debería obnubilarse con los elogios que recibe, el bloque hegemónico sabe agradecer pero olvida pronto y siempre quiere más.

Luego del golpe de nuevo cuño que sufrió Alfonsín es incomprensible que haya radicales que no se solidaricen con el gobierno en esta situación.

Por muchos motivos políticos y personales lamento escribir estas líneas pero lamento mucho más la oportunidad que perdió el pueblo argentino.

Creo que el gobierno va a resistir. Y resistir implica afirmar un proyecto popular.

Creo que tiene que cambiar un sinnúmero de cosas. La presidenta tiene todas las condiciones para hacerlo.

Pero no puedo permanecer como espectador o boicotear un gobierno que manifiesta un compromiso creíble e inédito con la justicia, también la social en un país donde todos saben que el mejor negocio del presidente, lo más seguro, es ser gerente de los poderosos.

Aunque sea difícil hay que defender lo que vale la pena. Cuando lo hacemos no tenemos dudas que el juicio histórico será positivo.

Atentamente,

Lic. Carlos Almenara

DNI 20.923.019
Opiniones (34)
20 de febrero de 2018 | 17:13
35
ERROR
20 de febrero de 2018 | 17:13
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. No leí tu carta abierta al kirchnerismo cuando se cagaron en la concertación, le hicieron la capaña a jaque, se aburrieron de ningunearlo, le vaciaron la reunión con gobernadores etc, etc, etc. Por suerte ya varios contestaron por mi, no queda mucho por agregar, sólo una pregunta ¿ya renunciaste a tu cargo?
    34
  2. A veces es pura necesidad de expresarse. La que sólo de a ratos va acompañada de lo que yo creo el talento imprescindible para escribir en serio.
    33
  3. Pero vos no sabés si yo milito políticamente o no; si estoy o no comprometido con un proyecto. Y lo que digo en mi post creo que no es precisamente "tomar parte por los poderosos" como dice el autor. Mi punto es que el Señor Almenara al definirse como lo hace también se está presentando ante nosotros como alguien que potencialmente pide nuestro voto para él o su grupo. Por eso, cuando ensalza a los Kirchner como encarnando no sé qué proyecto de desenmascarar la trama de la injusticia, me parece o ingenuo o hipócrita, atributos que considero fatales en un dirigente político.
    32
  4. Víctor no te parece un poco exagerado aquello de "intento casi perverso de adoctrinar a los lectores a través de su columna". Porque si así fuera, todos los lectores de MDZ andaríamos por la calle babeando sin saber si doblar a la izquierda o a la derecha. O como el Emo de Capusotto "aceitunas verdes o aceitunas negras". Nadie "adoctrina" a nadie. Tal vez creés que todos somos de tu condición y -perdon por la interpretación pseudopsicológica- quien pretende "adoctrinar" sos vos mismo. Tampoco es útil a la discusión descalificar a álguien como militante. No se quien es Almenara -repito- pero con errores y aciertos creo siempre que es mejor comprometerse con un proyecto, militar políticamente a quedarse en su casa viendo pasar la realidad que construyen otros. Y en todo caso opinar desde un foro que no cambia nada ni "adoctrina" a nadie.
    31
  5. Ni un grisecito, ni una nota de color. Blanco y negro, como una broma de un tablero de ajedrez. Ni los aplausos ni los insultos; ni los pobres ni los ricos, ni los honestos y los corruptos. No hay términos medios en esta sociedad del conocimiento. Todos son dueños de la verdad, la verdad de cada uno por supuesto, pero no la bandera de lo absoluto. Ni la obediencia debida es un mérito, ni la convicción ingenua en la política tampoco. Ni creer que el reclamo de ese sector llamado "campo" es sólo de pobres campesinos, ni tampoco creer en la distribución de la riqueza. Nadie puede dudar que estamos mejor que en el 2001 y esos es mérito de los últimos gobiernos, pero también es cierto que estos mismo gobiernos han aplicado métodos y medidas que se contradicen con sus propias palabras. Como ninguno de nosotros es culpable de nada, es obvio que la culpa de los otros, aun cuando los otros dicen lo mismo de nosotros. Como dijo Ortega y Gasset: "Argentinos a las cosas". Más trabajo, más responsabilidad, más compromiso, después critiquemos libremente y separemos con la conciencia limpia, los buenos de los malos, aun cuando varios quedaremos del lado de los últimos.
    30
  6. Tampoco conozco al Lic. Almenara, pero me parece muy buena la nota en medio de las alabanzas exageradas a un acto que calificaría de infame como el "no positivo". Es bueno el aporte de Víctor, una pena como lo concluye. Fui dirigente de la CTA, conozco a Claudio Lozano, a Víctor De Gennaro, a Pablo Micheli y conozco tambíén, a quienes responden y durante muchos años les critiqué los errores políticos (p.ej. apoyar a De la Rúa como Senador Nacional y no a Pino Solanas en 1991, no definirse políticamente en los orígenes del Frente Grande, no animarse en fin a dar el salto político cualitativo). Tomar como ejemplos a dirigentes timoratos, más vinculados con el proyecto de la Internacional Social-cristiana, el CMT y el Consejo Mundial de Iglesias, que con un proyecto nacional y popular (que no digo que los K encarnen, sólo lo enuncian), me parece poco apropiado. La nota merece reparos y críticas, pero coincido fundamentalmente en la caracterización del rol político-institucional que debió haber jugado el liceísta-católico-mendocino y no lo hizo. O mejor dicho, hizo lo contrario.
    29
  7. Clarísimo. La verdad podrías ser columnista de este diario (y de muchos otros). Muchas gracias. Respecto de la nota, sostengo lo que digo más abajo: el autor se autoproclama un "militante político" y desde ese ángulo hay que leerlo: defiende lo indefendible.
    28
  8. No conozco al Sr. Almenara, pero como se autodeclara un militante de la política, dudo en calificar su texto entre una ingenuidad extrema o un intento casi perverso de adoctrinar a los lectores a través de su columna. Cualquiera de las dos condiciones, a mi entender, define su paupérrimo aporte a la sociedad. Pido disculpas por el copy-paste pero mi comentario del lunes pasado en otra nota me parece ilustrativo sobre el tema. Lo de Cobos-héroe o Cobos-esclarecido-líder-de-la-Patria, es lastimoso. Eso está claro para mí. Pero no hay que perder de vista que la decisión del tipo sólo fue necesaria porque hubo diez senadores peronistas que votaron (también) en contra del proyecto presidencial. En Diputados pasó algo parecido con los votos justicialistas. No creo que sea razonable decir por eso que hay un sector del peronismo que se expresa en contra de lo que por aquí estamos llamando el campo popular. O será así, no sé. En todo caso, si sostenemos que hubo voto vacío de compromiso, comprado, interesado o especulativo en esos grupos, deberíamos admitirlo para los de ambas posturas. Casi tanto como me apena la lectura social de un Cobos-paladín, me apena la descripción de la resolución 125 como la madre de todas las batallas contra la riqueza concentrada del agro y por la justicia distributiva. No les creo. No me como que los Kirchner hayan encontrado, después de cinco años de gobernar, ni el objetivo épico que declaman ni el instrumento para llevarlo a cabo. Ni siquiera que hayan elegido al enemigo del pueblo más nítido. El matrimonio presidencial, por ejemplo, parece que no tuvo el mismo coraje para revertir la injusticia de décadas que significa la exención de impuestos a la renta financiera. Sus beneficiarios son mucho más voraces y mucho menos productivos que la mayoría de los productores tradicionales del campo. Tampoco se le animaron a los grandes lobbystas de la obra pública ni a los concesionarios de servicios. Al contrario, con ellos inventaron una condición casi inédita en el neoliberalismo: la utilidad sin riesgo. A base de subsidios, claro. Subsidios que distorsionan las relaciones haciendo que los ciudadanos de las provincias subsidien a los de Buenos Aires y que los de menores ingresos subsidien a los de mayores recursos. Ver gas, electricidad, combustibles, transporte de pasajeros. La política de subsidios, por supuesto, está explicada por el gobierno en la protección al bolsillo del ciudadano: como no permito aumentar tarifas para que tu salario no se degrade, les pago la diferencia a los prestadores con recursos nacionales. Mucho no nos detenemos a pensar en la eficiencia redistributiva de este sistema. Yo tengo una sospecha jodida. Este año se van a entregar 35 mil millones de pesos en forma de subsidios. 35 Giga pesos digo. Un 35 seguido de nueve ceros. Les propongo un ejercicio y pido perdón de antemano por semejante abstracción. Vamos a suponer que la mitad de los argentinos necesitamos la graciosa "protección" del gobierno contra el avance de las tarifas. Si en vez de subsidios a los poderosos esa guita se la diéramos a cada familia, unos cinco millones de hogares recibirían 7.000 PESOS CADA UNO, unos 600 pesos por mes. ¿No creen ustedes que con eso pagarían de sobra los aumentos teóricos de la electricidad, el gas o los pasajes de colectivo? Es nada más que un ejemplo tal vez un poco bizarro de por qué juzgo a los Kirchner no como los abanderados de la redistribución pendiente sino como a unos hipócritas que, teniendo los recursos extraordinarios y la oportunidad histórica de mejorar el bienestar del pueblo, se quedan en el discurso y lo siguen dejando huérfano. Podría seguir abundando en hechos que sustentan mi postura, como mantener el IVA en 21 % castigando a los más vulnerables, como no haber movido un dedo para perseguir la evasión laboral y previsional (trabajo en negro), como disfrazar la inflación condenando a los más pobres, como comprar a la CGT para moderar el reclamo paritario, como mantener un índice de concentración del ingreso igual al de De La Rúa y algunos más. Sostengo entonces, justamente desde el campo popular, que este gobierno no hace nada de lo que nos cuenta en sus discursos. No lo digo yo, lo dice gente que sabe bastante más y tiene un compromiso mucho más claro y consistente con el pueblo que Néstor o Cristina, como Claudio Lozano.
    27
  9. Tal cual, es excepcional el analisis realizado, en toras palabras, Ingeniero Cobos cuando Ud. juega para un equipo las reglas dicen que tiene que hacer los goles en el arco contrario no en el del equipo propio, en otras palabras si optó por ser concertador, hágase cargo, apoye el proyecto oficial porque también es suyo, de lo contrario renuncie.
    26
  10. se debe haber recibido en la facultad de las madres de plaza de mayo donde la sra Hebe es rectora y sus alumnos son todos becados por el gobierno. para mas informacion  http://www.madres.org/univupmpm/univumpm.asp
    25
En Imágenes
El Carnaval de Venecia, en la cámara de una mendocina
13 de Febrero de 2018
El Carnaval de Venecia, en la cámara de una mendocina
París bajo la nieve
7 de Febrero de 2018
París bajo la nieve