Kirchner: Una derrota innecesaria

Es fácil hablar después que el sol se puso, pero la filosofía como el búho de Minerva sale a volar a esa hora. No es una actividad de adivinos ni de horoscoperos sino siempre, en su uso sano, se ocupa de lo que es pero y sólo recién a partir de allí- de la realidad- intenta barruntar lo que puede ser.

La derrota primero en las calles, creando un acto paralelo hace dos días, que le salió como la mona pues la gente del campo lo triplicó en asistencia. Un acto lanzado como presidente del PJ cuyo palco estaba cubierto con gente de saco y corbata, más propia del funcionario público que de peronista, mientras que "los descamisados" estaban en el palco del campo. Un acto sin alegría y donde los oradores previos a él hablaron por compromiso y sin convicción. Y en segundo lugar, hoy por la madrugada, el senado le votó en contra el proyecto de ley de retenciones móviles a las exportaciones de granos.

¿Cuál es la causa de esta derrota doble?. Un error gravísimo de conducción política, más allá de las fallas morales como son la prepotencia, el mal carácter y el orgullo.

Kirchner se equivocó dos veces seguidas. Cometió, por un problema seguramente de falta de formación política (a Perón lo leen anedócticamente) dos fallos garrafales. Primero: valoró o estimó mal las fuerzas del enemigo (la oligarquía ganadera¿?) y, segundo, estimó mal las fuerzas propias ( los senadores cuando no hay un proyecto político que los contenga pertenecen a la Nación).

Fue una derrota innecesaria porque existieron varios momentos en esta disputa de cuatro meses de duración en donde Kirchner como conductor pudo haber mostrado cintura política y llegar a una solución negociada. No fue así, se encaprichó en una decisión inamovible que lo llevó a una derrota que bien se podría haber evitado.

Esto deja dos consecuencias principales: a) Arrastra al gobierno de su mujer, Cristina Fernández, que para seguir vivo tiene que cambiar, o mejor aun, crear una estrategia propia y b) profundiza el desprestigio del peronismo fabricando más gorilas en la sociedad.

Respecto del primer punto lo más lógico es que Cristina Fernández reacomode su gabinete gubernamental y considere que los ministros heredados de su marido, siguen siendo de su marido y no de ella. Y en cuanto al segundo punto es dable notar que en este último mes, a partir de su asunción como presidente del PJ, Kirchner ha producido más antiperonismo que conversos. Los otros 70 miembros del Consejo del Partido deberían tomar nota de este dato irrecusable, pues lo lleva a la ruina.

Fuente: Adital

Opiniones (5)
19 de junio de 2018 | 20:08
6
ERROR
19 de junio de 2018 | 20:08
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. la nota es una cruda realidad que le suele pasar a los politicos que les creen a los que lo rodean ,y no a la sociedad que son los que vivimos la realidad.Si los que sabemos comprar a menudo los alimentos nos dabamos cuenta como cada vez comprabamos menos,Moreno decia lo contrario,y como ese ejemplo tenemos muchos.La sociedad reclamaba dialogo, y elegian el desprecio,veian fantasmas de golpes de estado,etc.Eligio el camino del choque,del autoritarismo,fue a una guerra,y en esa guerra la queria ganar atoda costa ,pero se olvido que el enemigo era el pueblo,por eso perdio ,no le gano el campo ,le gano el pueblo,a el ,a delia ,a depetris,a las abuelas compradas de la plaza, a los gobernadores que prioizaron la plata antes que sus comprovincianos
    5
  2. Refleja el pensamiento de la mayoría de los Argentinos. Explicita la prepotencia, el mal carácter, el orgullo, la soberbia y capricho de la conducción peronista %u201Cprofundizando su desprestigio%u201D. Felicitaciones a Alberto Buela. Ojalá lo lean en el Gobierno.
    4
  3. No veo mucha filosofía en este análisis. Pero puedo cambiar sus argumentos para que me los refute filosóficamente. Los actos del Sr. Kirchner no buscaron ganar sino estar. En este país y con este pueblo el espacio público no se entrega, se ocupa y ocuparon el más importante, frente al Congreso. La gente que estuvo en el acto del campo en su mayoría no estaba comprometida con el tema, estaba de turismo político y bajo la bandera de oposición al peronismo, pero reconozca que su composición fue variopinta y no identificable como alternativa política, era la unión de las minorías que como en toda democracia son mayoría en conjunto pero no individualmente. Mal análisis entonces decir que ganaron en los actos porque uno sólo (Gobierno) representó más que cada uno de los otros (campo) siendo que estos otros no pueden conducir el país unificados, ni por casualidad. Considerar que un acto político en donde se habla de institucionalidad, gobernabilidad, poder en manos de la política y no de sectores, deba tener alegría habla muy mal de quien así lo considere porque no es un tema para expresarlo alegremente. Las fallas morales achacadas al Sr. Kirchner de prepotencia, mal carácter y orgullo ¿no las tuvieron también los del campo? Cortar una ruta ilegalmente tratando que el Gobierno cambie una decisión política ejerciendo presión con una medida antidemocrática ¿no es prepotencia? Gritar que "Minga nos van a sacar de las rutas" ¿es buen carácter?. El orgullo ¿es una falla moral?. ¿Está seguro Ud. que se estimaron mal las fuerzas del enemigo? ¿Quién ganó? ¿Qué país quieren los que ganaron? ¿Cuál es el proyecto político y social que los impulsa? ¿Hacia dónde quieren llevarnos como sociedad, hacia un país agroexportador de materias primas? ¿Si bien no existe la oligarquía considerándola desde la definición de los años 40, en realidad no existe una oligarquía? ¿Quiénes han marcado la política económica desde 1955? ¿Cómo se le llama a ese sector? Los senadores nunca pertenecen a la Nación cuando no hay proyecto político, pertenecen a las provincias que son las que, si así lo desean, forman la Nación. Si hay Nación es porque hay proyecto político, por lo que si no hay proyecto político no hay senadores. Llegar a una solución negociada implicaba aceptar las peticiones del sector, al que se le presentó el proyecto elaborado por un Gobierno elegido por voluntad mayoritaria de los electores tan sólo 6 meses antes de iniciado el conflicto. Si el sector quería cambios debía negociarlos no presionar para elminarlos ni cortar rutas para forzar ilegalmente el cambio, esa actitud no es negociadora, por lo que no se puede negociar con quiern no quiere hacerlo. Lo contrario es decir: Yo, mayoría electoral, quiero hacer esto, pero el sector "x" se siente perjudicado en sus intereses y me corta rutas para que lo cambie. Acepto la presión y negocio los cambios que ellos quieren porque sino siguen los cortes y no es bueno. Hago cambios y el sector "x" está contento. El sector "y" ve lo que logró el sector "x", corta rutas porque no le gusta el proyecto elaborado por la mayoría electoral y quiere negociarlos, pero no va a dejar de cortar la ruta hasta que los cambios sean los que el sector "y" considere aceptables. Esto no es negociación política, es capitulación. La segunda consecuencia por Ud. indicada de: "profundiza el desprestigio del peronismo" es xenófoba y contraria a la Constitución por discriminadora al dar por hecho que el peronismo está desprestigiado siendo que en las mayorías de las votaciones en las que se presentó ha ganado, si bien perdió en otras, mayoritariamente ha ganado elecciones en más oportunidades que los otros partidos, entonces yo le pregunto ¿dónde está el desprestigio de un partido político popular y mayoritario? ¿Hay una posición desde la cual se puede juzgar el prestigio de ser peronista que quede exenta de ser juzgada con la misma vara? ¿Hay algún ente que ilumina a persona alguna para indicar cómo se juzga al ser peronista? Debería revisar sus valores y analizar las preguntas desde las que inicia sus análisis. Espero sus respuestas filosóficas que seguramente serán mucho más elaboradas y educadas que este plebeyo y no académico comentario.
    3
  4. Buela no ha descubierto que Kirchner habría conducido mal el conflicto; lo hubiera conducido de un modo u otro, igual este Sr. se hubiera opuesto. Buela es un conocido filósofo de derechas, y de él no es esperable otra cosa que la reivindicación de un peronismo de esa tendencia (anti-K., que reivindique a los Duhalde, Rodríguez Saá, etc., aunque aquí lo haga sin nombrarlos). Así que el viejo antikirchnerista aprovecha la oportunidad para pasar por un desprevenido comentarista...el que no corre, Buela.-
    2
  5. Es uno de los finales que se podian prever: ante los caprichos del principe consorte nada bueno podia resultar no solo para él sino para todos los argentinos. Lo malo es que despues de la exhibición de necedad que hizo el gobierno es dificil creer que puedan aprender de los errores y cambiar algo. Mas bien pienso que van a seguir por la mala ruta y que nos desbarrancarán a todos.
    1