La informalidad destruye empleos

Los datos del primer trimestre del año 2008 presentan algunos datos preocupantes respecto del empleo, pero a la vez algunos signos hacia donde debe ir la política de trabajo y empleo de Provincia.  Los datos preocupantes tienen que ver con la disminución de las tasas de empleo y de actividad y el aumento en la tasa de desempleo.  Lo alentador, dentro de este panorama, es que el empleo registrado aumentó en el mismo período.

Los datos para el Gran Mendoza

Entre el primer trimestre de 2007 y el primer trimestre de 2008 se destruyeron 5.000 puestos de trabajo en el Gran Mendoza, según la encuesta permanente de hogares.  De igual modo, salieron 4.000 trabajadores de la población económica activa.  Este movimiento entre la demanda de trabajo (“empleo”) y la oferta de trabajo (“población económicamente activa”) dio como resultado que 1.000 trabajadores adicionales quedaran en condición de desempleo.

La pregunta que surge frente a estos datos es ¿cuál es la causa de esta destrucción de empleo y de la salida de la fuerza laboral de estos residentes del Gran Mendoza? 

Cuando uno comienza mirar los datos con más detenimiento, observa algunos hechos muy interesantes: 

a) Los empleos asalariados aumentaron en el mismo período en 2.400 puestos. Esto significa que la mayor cantidad de destrucción de puestos de trabajo se produjo en el sector de los cuentapropistas o trabajadores fuera de un circuito asalariado.  En cantidad de personas, la destrucción de los empleos no asalariados llegó a 7.400 personas.

b) Los empleos registrados aumentaron en 4.000 puestos de trabajo.  Esto significa a su vez que dentro del sector asalariado, se produjo también una destrucción de empleos, pero en este caso de no registrados, que disminuyeron en 1.600 puestos. En otras palabras, los empleos registrados asalariados absorbieron parte de la informalidad de los mismos asalariados y además captaron empleos que venían de los sectores cuentapropistas.

Debemos combatir al informalidad

Una lección alentadora de lo ocurrido durante el primer trimestre de este año es que la “formalidad” (trabajos asalariados que realizan aportes jubilatorios) fue el verdadero motor del crecimiento del empleo. La informalidad no sólo destruye empleos sino que deja al final del camino a trabajadores desalentados que abandonan la búsqueda de empleo.

Por ello, el esfuerzo de la Subsecretaría de Trabajo a través de todas sus reparticiones está en fomentar el “trabajo decente” (según la reciente terminología alentada por la OIT y el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social de la Nación).  Es allí donde deben hacerse los mayores esfuerzos, ya que no hay mejor política social para los que menos tienen que aquella que fomenta empleos que les brinde una protección actual (salud, higiene y seguridad, protección frente al trabajo infantil, por ejemplo) y futura (protección de un sistema jubilatorio).

(*) El autor: Raul Mercau es director de Empleo de la Subsecretaría de Trabajo y Seguridad Social del Gobierno de Mendoza.

Opiniones (0)
25 de febrero de 2018 | 06:48
1
ERROR
25 de febrero de 2018 | 06:48
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    El Carnaval de Venecia, en la cámara de una mendocina
    13 de Febrero de 2018
    El Carnaval de Venecia, en la cámara de una mendocina
    París bajo la nieve
    7 de Febrero de 2018
    París bajo la nieve