Carta abierta al intendente de San Rafael, don Emir Félix

"Vimos dirigentes de la oposición en la marcha de San Rafael, como si la marcha no fuera contra ellos también".. "Cuando hay gente protestando, escuchamos", dicen que Ud. dijo respecto a la marcha del 8N (el “dicen que Ud. Dijo”, lo pongo de esa forma, porque la Presidente nos ha dicho que no nos creamos lo que dicen los medios, y voy a tratar de hacerle caso)

Pero yendo a sus declaraciones, a quien respecto por su legitimidad política e institucional, además de la buena relación personal que nos une, a pesar de vernos muy poco, digo que quizá en otra circunstancia hubiera coincidido plenamente con Ud., salvo que:

- Son las únicas declaraciones que le escuché respecto a esa movilización, salvo que también haya mencionado las elecciones de la República Popular China y me lo haya perdido.

- Interpreto, y esto corre bajo mi responsabilidad, que dice como si fuera negativo que algún dirigente de la oposición haya marchado el 8N, coincidiendo, eso sí, que el reclamo también iba dirigido a la oposición por no consolidar una alternativa a tanto descontento.

- Sorprendentemente, en vez de asumir la cuota parte de responsabilidad que le cabe respecto al malestar de mucha gente, pone la mirada en la oposición, salvo que, cambiando su estilo, espero que no, se haya mimetizado de su circunstancial conductora nacional, quien sistemáticamente culpa al “otro”, buscando victimizarse en forma constante.

Respecto al 8N, le cuento que fui a la marcha, me considero un militante de un partido de la oposición y un ciudadano mas de esta bendita tierra. Y le cuento, que para ser militante, primero debo ser ciudadano, de esos con derechos y con obligaciones, y como tal, participé de un evento que congregó a muchos otros ciudadanos. Estoy sumamente convencido que el hecho de militar en un partido político, hoy de la oposición, no me inhibe de sentirme identificado con muchos, no todos por supuesto, de los reclamos que se hicieron esa noche, a pesar de que a mi criterio faltaron algunos mas, o a lo mejor no los percibí, tales como la calidad educativa, el nivelar para arriba, el rechazo al adoctrinamiento que una facción de su partido político pretende impartir a niños en los colegios, el pisoteo al federalismo, el maltrato del gobierno, sobre todo el nacional, hacia quienes no coinciden con su pensamiento, y las constantes descalificaciones que sufrimos quienes no compartimos algunas medidas.

Dirá Ud. que canalice mi malestar a través del partido en el que milito, y tiene razón, cosa que hago, pero nada impide que sienta la necesidad y haga uso del derecho de movilizarme, no solo por mi voluntad, sino por la necesidad que tuve, y tengo, de acompañar y respaldar a mi esposa e hijos, que sin ser militantes partidarios, tienen la gran virtud de pretender ejercer ciudadanía, gracias a esta democracia que supimos conseguir. Pero, cómo les explico esta mutación que se está produciendo en la escala de valores de nuestra sociedad, en donde el esfuerzo, la conducta, el sacrificio, el respeto, la verdad, la calidad humana, la bonomía, la superación personal, han dejado de cotizar y solo sirven para un spot publicitario que dice “Argentina, un país con buena gente”?

No sé como hará Ud., pero a mi me cuesta mucho, convencer de algo que no creo, por lo que no puedo convencer a nadie, menos a mi familia, que los precios no aumentan, que el gobierno no quiere manipular a la justicia o someter a la prensa independiente (y no me refiero a Clarín precisamente), que no se hacen las mil y una artimañas para proteger a un vicepresidente al que se le van manchas por todos lados, o que en este país un presidente justifique un descomunal incremento de patrimonio argumentando el ejercicio de su profesión, justo en un período en que no ejerció por estar en la función pública.

Tampoco pretenda transformarlo en una actitud reñida con la ética, porque, como dije al principio, Ud. me conoce, sabe positivamente que no soy golpista, ni pertenezco al “pasado ultraconservador”, que milito en un partido político, que cuando me tocó ocupar un lugar en la función pública, con aciertos y errores, lo hice, y Ud. lo sabe, pensando en hacer lo mejor posible para la tierra en donde vivo yo y mi familia y Ud. y la suya, mas un montón de sanrafaelinos, que no por reclamar, dejan de ser “buena gente”.

San Rafael, 13 de Noviembre de 2.012

Aníbal Rodríguez

DNI 16.459.646

Opiniones (0)
23 de junio de 2018 | 03:22
1
ERROR
23 de junio de 2018 | 03:22
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"