Basta de diplomacia de salón: ¡recuperemos Malvinas ya!

Ante los constantes agravios por parte de la colonialista Rubia Albion, nuestro paìs decidio recrear la gesta del 82, y re-retomar las Islas por la fuerza.

El plan inicial, gestado por un geronte general del ejercito, fue regenerar la tactica que tan buenos resultados nos dio contra el mismo enemigo.

Así es, basandose en las reglas del tenis, que dicen que si vas ganando un partido, no debes cambiar el proceder, se decidiò atacar a los ingleses con aceite hirviendo. La junta de generales determino que si, en el 1800 nos dio resultado, no habia motivos para desconfiar del metodo ahora. Nuestras fuerzas de elite están preparadas para eso y mucho más.

Defenestrando la estrategia de Galtieri, Menendez y Cia en el 82, se inicio la planificación.
Se cito en forma secreta a los directivos de Aceitera General Deheza y a Molinos Rio de la Plata  para testear la donacion de materia prima. En un acto de sagacidad, no se convoco a Refinerías de Maíz, ya que se sospecha que sus dueños multinacionales podrian informar a sus sedes centrales.

Lograron 30.000 litros de aceite maiz, 15.000 de mezcla y 10 litros de oliva, que un suboficial inescrupuloso se los llevo a su casa, no pudiendose contar con ese armamento estratégico.

También, los mandos medios consiguieron 50.000 litros de aceite de automóvil quemado en una compulsa entre estaciones de servicios y lubricentros, pero se descarto el arma por temor a represalias de Greenpeace y otros ambientalistas.

En un movimiento conjunto de las tres fuerzas, pudieron obtenerse 153 garrafas de 10 kilos pagados a precio de garrafa social. Se utilizaron los retirados de cada arma, ya que con su carnet de jubilados podian comprar a precios convenientes.

Con el gas, se precalento el aceite a 45 grados, para que cuando llegara a esas frias tierras, sirviera de calefaccion a las tropas antes de ser utilizados.

Cuando estuvo lista la logistica y el cronograma de ataques, un informe secreto de inteligencia dio a tierra con el proyecto: Los inclinados techos de las construcciones inglesas de Malvinas no permitirian a nadie hacer pie en ellos para arrojar el aceite.

Con el plan por el suelo, asi como la moral del ejercito, se recurrio a la Fuerza Aérea.
Se informó que la dotacion de aviones de la misma no era la adecuada.

En efecto, el planeador de madera, el ultraliviano y el hidroavión que se encontraban en servicio no eran aptos para un ataque frontal a la flota.

Pensando en pedir un crédito a Bolivia, con esos fondos se podria poner en servicio un par de Mirages, pero se descartó la idea por dos motivos.

Los jefes de los museos en que se encontraban los aparatos eran reacios a prestarlos, aduciendo problemas de inventario.

Los pilotos de la fuerza se encontraban en su totalidad trabajando repartidos en Lan, Aerolineas Argentinas y Gol, con regimenes de trabajo que no permiten licencias especiales, menos para un conflicto armado. Si bien se intento convencerlos con el argumento del patriotismo, el gremio aeronautico que los cobija fue inflexible en ese aspecto.

Pero la Fuerza Aerea tiene su orgullo y decidio que algo desde el aire se debia hacer.

Se convocó al sector agropecuario privado quienes prestaron desinteresadamente cuatro aviones fumigadores.

La estrategia era rociar gas mostaza sobre la flota. Pero al recurrir a los depositos donde estaba almacenado el gas, se descubrio que oficiales apátridas lo habian vendido hacia tiempo a la firma Savora.

Al darse por vencida la Fuerza Aérea, todos los ojos miraron a la marina.

Se suponía que al no haber participado esta en el conflicto del 82, tendría su flota intacta.
El alto precio de los metales de la ultima decada hizo que varios Almirantes y contralmirantes se enriquecieran vendiendo los buques para su desguace.

Una vez descubiertos, arrepentidos ofrecieron sus yates privados (un par de veleros de sus hijos tambien) para hacer frente al enemigo (siempre que se les devolvieran en condiciones).
La mayoria de los barcos eran de origen britanico, por lo que se descarto la idea al no poder munirse de repuestos en caso de averías.

Los altos oficiales ofrecieron retar a los británicos a una batalla naval. Se descarto cuando en varios programas de entrenamiento, se vio que siempre que cantaban A 4 del lado del equipo argentino de decia “hundido”. Tampoco se creyó conveniente mover el submarino de la casilla A 4, por problemas de burocracia.

Viendo que no se podia contar con ninguna de las fuerzas, se evaluaron otras alternativas:

1.      Convocar al equipo Olímpico de lanzamiento de Jabalina para que lanceara las Islas desde Santa Cruz.

2.      Lo mismo con el de lanzamiento de martillo.

3.      Enviar docentes argentinos para que dicten clases de economia en Oxford y Cambridge.

4.      Infiltrar a Guillermo Moreno en el gobierno británico.

5.      Proponerles a Oyarbide como ministro de Justicia.
 
Luego de evaluadas todas estas posibilidades, es que se envio a Timermann a la ONU para el papelón de nombrarla mediadora.
 
Opiniones (3)
25 de mayo de 2018 | 14:17
4
ERROR
25 de mayo de 2018 | 14:17
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. ...ME REFIERO A QUE OJO! PIENSO QUE NO ES UN CHISTE DE MAL GUSTO...NO. SI UNA PARODIA DE ALGO QUE EN LA REALIDAD SIGNIFICA UNA COSA: DIPLOMÁTICAMENTE ESTE PAIS SIEMPRE HA SIDO UN DESASTRE (Y NADA CAMBIA...). MILITARMENTE ESTE PAIS QUEDO HECHO UN DESASTRE YA EN EL 82 Y LUEGO, LOS SUBSIGUIENTES GOBIERNOS HAN TERMINADO DE MINIMIZAR Y ANULAR LAS FFAA DE LA NACION.Y POLITICA/SOCIALMENTE ESTE PAIS TIENE MUCHOS MAS PROBLEMAS GRAVISIMOS QUE RESOLVER ANTES QUE PENSAR EN LAS ISLAS MALVINAS Y DEMAS...CLARO!!! SI SE TIENE CINCO DEDOS DE FRENTE Y NO SE ES "CINICO" (para que no se enoje nuestro gobernador)O MEJOR DICHO: Y NO SE ES "HIPOCRITA". MUY BUENA LA NOTA SI SE SABE LEER ENTRE LINEAS...
    3
  2. Bien boluda la nota, parece una de esas películas parodias de otras que no dan para 5 minutos de verlas
    2
  3. la verdad ni para un blog...
    1