Qué es el "efecto Lindy", la regla básica que ayuda a predecir el futuro de las cosas

El controvertido autor Nassim Nicholas Taleb ofrece una regla contraintuitiva para responder preguntas como estas: si deseas saber cuánto durará algo no perecedero, es decir, algo que no está sujeto a los límites de una vida natural, entonces la primera pregunta que debes hacerte es cuánto tiempo ha existido.

Tom Chaltfield

Predecir el futuro de las cosas ha sido una de las grandes inquietudes de muchos a lo largo del tiempo.

Getty/ BBC Mundo

¿Qué quedará en un siglo de la ciudad o el pueblo donde naciste? ¿Qué construcciones o edificios sobrevivirán? ¿Qué habrá en esos lugares en 500 años?

El controvertido autor Nassim Nicholas Taleb ofrece una regla contraintuitiva para responder preguntas como estas: si deseas saber cuánto durará algo no perecedero, es decir, algo que no está sujeto a los límites de una vida natural, entonces la primera pregunta que debes hacerte es cuánto tiempo ha existido.

En efecto, según el filósofo, cuanto más viejo es, más probabilidades hay de que dure más tiempo.

Tomemos como ejemplo Londres: si quiero apostar sobre cuál de sus edificios seguirá en pie dentro de algunos siglos, la regla de oro de Taleb sugiere que debería comenzar con el más antiguo.

Con 941 años, la estructura central en el corazón de la Torre de Londres es una buena opción, seguida de cerca por la capilla de Merton Priory en el sur de de la capital, que también supera los 900.

Debido a que el único juez que importa cuando se trata del futuro es el tiempo, nuestra única técnica verdaderamente confiable para mirar hacia el futuro es preguntar qué ha resultado ser perdurable.

O sea, qué es lo que ha demostrado aptitud y resistencia frente al tiempo mismo, sobreviviendo a sus golpes y asaltos, a lo largo de décadas, siglos o milenios.

La Torre de Londres puede parecer modesta en comparación con el rascacielos Shard, que se encuentra a lo largo del Támesis a 11 veces la altura de la primera.

Pero la Torre también ha demostrado su poder de permanencia a través de 94 veces más años.

Si tomamos como medida el tiempo, el edificio más antiguo, se ve más grande.

El efecto Lindy

La lógica del argumento de Taleb es simple.

El nombre preferido del autor para este esquema de razonamiento es "efecto Lindy", por razones históricas impecablemente excéntricas.

En junio de 1964, el autor estadounidense Albert Goldman publicó un artículo titulado "Ley de Lindy" en la revista The New Republic en el que presentaba la "fábula de advertencia" de las conversaciones del mundo del espectáculo en la tienda de delicatessen Lindy´s en Nueva York.

La mítica confitería y restaurante de Nueva York inspiró esta teoría.

Fue aquí donde los actores se reunieron para discutir cómo sería el futuro de sus compañeros.

Consideraron que si alguno de ellos trabajaba sin parar, su carrera pronto terminaría. Pero si hicieran actuaciones menos frecuentes, pero de mayor impacto, esta conservación de recursos podría hacer que perduraran durante décadas en la industria.

Taleb amplió considerablemente esta visión anecdótica.

"Las cosas que han existido durante mucho tiempo no están ´envejecidas´ como personas, sino envejecidas ´a la inversa. Cada año que pasa sin que desaparezcan duplica la esperanza de vida adicional", escribe en su texto de 2012 Antifrágil: Las cosas que se benefician del desorden.

Un libro que ha estado impreso por medio siglo, argumenta, puede esperar estar impreso por medio siglo más.

Sin embargo, una vez que ha durado otros 10 años, su posible esperanza de vida aumenta nuevamente.

Gracias a una variedad inescrutable de causas interrelacionadas, el volumen continúa encontrando una audiencia y su capacidad para seguir haciéndolo merece más respeto que los cientos de miles de copias de ese nuevo libro vendido el año pasado.

Consideremos el ejemplo de los edificios de Londres una vez más.

Están sujetos a las mismas fuerzas de desgaste que todo lo demás en la Tierra: pueden ser fuertes, pero no pueden permanecer en buenas condiciones sin el apoyo humano.

Y es precisamente por esta razón que el efecto Lindy es tan útil cuando se trata de entender estos últimos.

Cuanto más ha durado algo, más significado simbólico se ha acumulado y más pruebas ha superado.

La ciudad moderna de Londres, como la mayoría de las ciudades con cientos de años de historia, se dobla y se teje alrededor de sus monumentos.

A lo largo de los siglos, se han fijado en la identidad de la ciudad.

A pocos días del incendio en abril pasado en la catedral de Notre Dame de Paris, de 800 años de antigüedad, el mundo prometió más de US1.000 millones para financiar su reconstrucción.

Es poco probable que un edificio moderno hubiera generado la misma respuesta.

La fuerza del efecto

La fuerza del efecto Lindy -la relación entre arquitectura y cultura- también se puede ver en los esfuerzos de aquellos que desean eliminar algo antiguo.

En nombre de la eficiencia y la anti-idolatría, Arabia Saudita ha destruido vastas cantidades de su patrimonio antiguo en las últimas décadas, debido tanto a la necesidad de albergar a la inmensa cantidad de peregrinos que visitan la ciudad sagrada de La Meca como a la ideología ultraconservadora wahabí de sus gobernantes.

Gran parte de la cultura y el patrimonio del país se consideran una amenaza para esta ideología, tal vez porque las cosas que han durado por siglos pueden generar lealtades complejas y duraderas que pueden molestar a los gobernantes absolutos.

Es una situación paralela a la destrucción y "limpieza étnica" de las ciudades modernas de China en nombre de la modernidad y la pureza ideológica que, en los últimos años, se ha convertido con un movimiento devastador contra los ciudadanos musulmanes.

El efecto Lindy implica una profunda amenaza y, también, una afrenta para aquellos que desean eliminar las complejidades de nuestra relación con el pasado.

Contradicciones

Sin embargo, el sentido evolutivo puede estar en conflicto con uno de los principios básicos del argumento.

Por ejemplo, si no se puede dar buenas razones para algo, no es razonable creerlo y decir que "las cosas han sido así durante mucho tiempo".

No obstante, esto es solo un problema si confundimos las "buenas" razones -en el sentido de razones fuertes- con las "buenas" en el sentido de loables o éticamente deseables.

Muchas prácticas terribles tienen un vigor terrible por razones arraigadas en las partes más oscuras de la naturaleza humana: la esclavitud, el asesinato, la violación, el fanatismo.

Los crímenes humanos más oscuros también son los más antiguos atestiguados y es por esta razón que cualquier esfuerzo para mitigarlos y avanzar más allá de ellos debe estar arraigado de manera similar en una lectura detallada de la historia.

Los límites de lo frágil

El efecto Lindy es la mitad del conjunto de herramientas de Taleb para pensar en el futuro.

La otra mitad es igualmente importante: la fragilidad.

Algo es frágil cuando, en lugar de adaptarse y sobrevivir, se rompe en pedazos en su primer gran choque.

En el esquema evolutivo de las cosas: las criaturas individuales son horriblemente frágiles, pero esta fragilidad sirve a la mayor robustez de su especie.

Las variadas y enfrentadas existencias de individuos perecederos aseguran la adaptación y la renovación de generación en generación.

Cuando se trata de creaciones humanas (edificios, artefactos, ideas), hay en juego una superfluidad adaptativa similar.

Incluso los edificios más duros son frágiles en el esquema más grande de las cosas.

Pero las emociones e ideas que nos llevan a admirar, mantener y emular un puñado de ellas son sólidas.

De manera similar, si bien las creaciones individuales pueden ser frágiles, es probable que su linaje continúe si sirven y extienden necesidades profundamente arraigadas.

Si se desea pensar en el futuro en términos de fragilidad y robustez, se puede dibujar un tipo de ecuación basada en lo anterior.

El futuro son aquellas piezas del pasado que han evolucionado y soportado todo, menos aquellas partes del presente con mayor probabilidad de agrietarse y desmoronarse.

Y aquí es donde deberíamos mirar si esperamos hacer predicciones que importan: en los extremos gemelos de la adaptabilidad y la insuficiencia del tiempo.

Tal como lo expresó una vez la autora Ursula Le Guin, si deseas comprender lo que perdura, es mejor explorar la capacidad de los mitos que afinar las líneas de razonamiento actuales.

"El verdadero mito puede servir durante miles de años como una fuente inagotable de especulación intelectual, alegría religiosa, investigación ética y renovación artística. El verdadero misterio no es destruido por la razón", afirma la autora.

Y ¿qué pasa con las nuevas tendencias del momento?

No importa lo grande que sean, es casi seguro que no duren.

Pocas cosas lo hacen.

Y, en última instancia, nada lo hace.

Sin embargo, algunos fenómenos exhiben una resistencia extraordinaria.

Y el antiguo campo de batalla que estos fenómenos han apostado dentro de nosotros y nuestras culturas, entre la necesidad y el deseo, el amor y el odio, la libertad y la servidumbre, es donde siempre estará la verdadera acción.

Cuando miras el momento presente, casi todo lo que ves es ruido que, a la larga, solo equivale a distracción.

Para arruinar una famosa cita del autor William Gibson: el futuro ya está aquí, pero las partes más importantes sucedieron hace mucho tiempo.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?