Política

Un Macri genérico y soft que pidió más apoyo y resistencia

"Esta crisis no debe ser una más: tiene que ser la última", dijo Mauricio Macri en su mensaje al país. "Estos fueron los peores cinco meses de mi vida después de mi secuestro", intimó con la audiencia.

Por Gabriel Conte

Un Macri genérico y soft que pidió más apoyo y resistencia

La definición más contundente de Mauricio Macri fue que "la transición se ha convertido en emergencia". Fue la frase con la que introdujo el principal anuncio: que recaudará mediante impuestos a las exportaciones.

Si bien hasta la semana pasada sostuvo un equipo de ministros enorme que no fue capaz de reformular, con constantes nombramientos en la planta política del Estado de gente en cargos raros, a veces innecesarios, creados por el gobierno anterior, hoy Macri dijo que "con un gabinete más compacto podrán llegar más rápido a la gente". Lo hizo un año antes del vencimiento de su mandato.

Sus anuncios se centraron básicamente en cambios en el equipo que resultan más un enroque, un gesto público, referencias positivas al acuerdo con el FMI con lo que, dijo Macri, "empezamos a superar la crisis". A pesar de reconocer que hay que pedir ayuda para poder superar la situación, lanzó una frase que refutan sus hechos: "Estamos haciendo cambios de raíz". Por ahora, se cambia donde logran hacer pie, o donde los dejan factores muy poderosos establecidos y anclados allí.

Frente a la emergencia, anunció refuerzos en los programas alimentarios y en la Asignación Universal por Hijo, que los dirigentes radicales le atrancaron como compromiso tras negarse a aceptar ofrecimientos personales para ocupar uno u otro ministerio. La pata socialdemócrata de Cambiemos pesó para lo urgente, mientras que al PRO le toca acelerar lo que no pudo o quiso hacer al principio y que en provincias como Mendoza sí se consiguió: ajuste en el Estado.

Macri anunció la resucitación de los "Precios Cuidados" de Guillermo Moreno y la apertura de mercados comunitarios, como los que había en la época de Raúl Alfonsín. Todo, en función de lo que puede enmarcarse dentro de su definición principal: la transición en emergencia.

Hizo un repaso de logros importantes, aunque ya están asumidos como el "haber": medicamentos más baratos para el PAMI y mucho dinero ahorrado por la ausencia de bolsos de la corrupción, ya que habló de los cuadernos y de la situación cíclica argentina de "caernos y levantarnos, caernos y levantarnos otra vez".

Para volver a los carriles de la transición política hacia el cambio que Cambiemos había prometido, volvió a pedir "valores" y "romper con el pasado",para lo que ofreció como receta "trabajar sin corrupción".

Criticó a los agoreros: "Los que proponen el caos son los que resisten el cambio", identificó, verbalizando un diagnóstico viejo para el cual ya debería tener una receta clara desde la política y la gestión, porque -como atinó- "estamos hartos de un pasado de corrupción". 

Tags

  • Análisis
  • FMI
  • Cambiemos
  • Estado
  • Gobierno
  • Gabinete
  • Otra Manera
  • Asignación Universal