Política

Los por qué del "no" permanente de Ernesto Sanz

Argumenta cuestiones familiares. Pero el mendocino Ernesto Sanz tiene dos razones fundamentales para no aceptar sumarse al gobierno nacional. Nuevamente este fin de semana dijo "no", esta vez, ante el ofrecimiento de la cartera de Defensa. Ya había dado unos cuantos "no" anteriormente.

Por Gabriel Conte

Si Ernesto Sanz ayer aceptaba ser ministro, hubiera sido el único anuncio fuerte, aunque no de fondo, que hubiese tenido el presidente Mauricio Macri. Pero además, le hubiera arrebatado a la UCR un nombre propio importante y restado capacidad de negociación en bloque, como partido, como aliados. Tal vez esa haya sido la estrategia del Gobierno:; un show de nombres en lugar de un plan.

Cambiemos está en el poder, en gran medida, porque Ernesto Sanz, el exsenador nacional mendocino, ayudó a construir Cambiemos. Fue una de las tres patas, junto a Mauricio Macri y Elisa Carrió. Sanz era presidente de la Unión Cívica Radical e hizo todo lo posible para que el espacio existiera. De hecho, fue precandidato a presidente. Y tuvo que luchar hacia adentro de su partido con gente que no quería saber nada con Macri. Entre estos últimos, otro mendocino: Julio Cobos, que venía de ser el vicepresidente de Cristina Kirchner, perdonado por la UCR y reincorporado a su seno, aunque más cercano a una alianza -por aquellos años- con Sergio Massa.

Sanz pudo ser jefe de Gabinete del gobierno alq ue ayudo a construir y también, ministro de Justicia. Se mostró, sin embargo, distante de esos cargos. Puede decirse que apadrinó a algunos ministros como la Canciller Susana Malcorra o a Alfonso Prat Gay y últimamente, a Adolfo Rubinstein, en Salud, que se queda sin ministerio en medio del replanteo del Gabinete de Macri. También es un hombre cercano a Garavano, el titular de Justicia.

Entonces, hoy, ante el nuevo "no" de Sanz a ser parte del equipo de Gobierno tiene argumentos de su parte más allá de las familiares que siempre pone por delante cuando es consultado por la prensa. El sanrafaelino se siente "padre de la criatura" Cambiemos, un igual, un par de Macri y de Elisa Carrió. No cree que deba ser su "secretario".

Tampoco le gusta, por otra parte, que el macrismo tome decisiones sin consultarle a él o al partido que preside otro mendocino, Alfredo Cornejo, que además ganó la gobernación de esta provincia y acredita sus propios pergaminos.

Sanz fue convocado en varias oportunidades a una "mesa chica" o bien, a una ampliada por parte de Macri. Pero va y viene. Lo invitan y lo "desinvitan". Quiere que a Cambiemos le vaya bien, pero no coincide con muchas decisiones. Sanz no comprende que las opiniones que se dan en esos espacios sean de índole personal y no de partido o sector y, por lo tanto, las decisiones resulten de corto alcance.

Por esto (y tan vez por otras razones que no ha dado al no querer hablar con la prensa este fin de semana) Sanz no es ministro.

Tags

  • Perfil
  • UCR
  • ministro
  • Defensa