Opinión

La Superliga y el cambio que aún no se nota

Por Ariel Fernández

La Superliga y el cambio que aún no se nota

Hace poco más de un año el fútbol argentino alcanzaba una nueva etapa, aparentemente como aquella que en 1930 muto de un fútbol amateur para convertirse en profesional. Esta vez, podría decirse, de un fútbol profesional para convertirse en súper profesional o de excelencia a nivel mundial. 

El fútbol argentino no es una isla dentro de un archipiélago llamado país. La actualidad del mismo es similar a la que tenemos como país subdesarrollado o en vías de poder ser algo más. Sería absurdo, además, pensar que el fútbol argentino debería ser de elite cuando su idiosincrasia no es de elite. 

Seguramente la cuestión económica sea el punto más favorable para los clubes en esta nueva era, aunque siempre y obviamente la repartija favorecerá a los más poderosos. Sin embargo, el ítem dinero no lo es todo en un sin fin de inconvenientes que aun quedan en el debe. 

Tal vez no tenga mucho que ver en cuanto a lo sustancial sobre lo que discutimos, aunque parece hacer ruido y hasta que quede mal parado el fútbol argentino cuando el presidente de la AFA hace sus comunicados laborales desde su cuenta privada de twitter y con errores de ortografía. Sin ir más lejos, algo que nos toca de cerca a los mendoCinos, con “C”, y no con Z, como escribió Claudio Chiqui Tapia. ¿Es grave? Tal vez no tanto, pero cae mal cuando buscamos o intentamos alcanzar la celsitud.

En tiempos donde la imagen es todo y muchas veces compramos por lo que vemos y no por su contenido, en el inicio de la Superliga y en uno de los partidos más importantes de la jornada, como lo fue Huracán y River Plate, el campo de juego se mostró de forma paupérrima. Si bien las culpas podrían repartirse entre los que deben cuidar el estadio Tomás Adolfo Ducó, evidentemente tampoco existió control por medio de la SAF. 

El fútbol argentino tiene la particularidad de que todos los torneos sean diferentes. Entonces, hasta unos días antes del inicio, aun no sabemos si los certámenes serán largos o cortos, con descensos o sin descensos, cómo serán las clasificaciones a las copas internacionales, etc. Pensar que si el anterior torneo hubiese sido corto, Godoy Cruz hubiese sido campeón (primera parte del 2018) y que si hubiese sido largo en año calendario, el Tomba estaría cerca de la coronación. Aunque para conocer al nuevo campeón habrá que esperar hasta mediados del 2019. 

El fútbol argentino mantiene las incoherencias. Existe público visitante para algunos partidos de la Superliga y para todos los que tienen que ver con la Copa Argentina. Aun sin público visitante, los operativos policiales siguen siendo deficientes. Siguen ingresando barras a las canchas y los enfrentamientos entre facciones de la misma hinchada no cesan. 

En Europa las programaciones de los encuentros se extienden por toda una temporada y aquí, no logramos programar a más de un mes de distancia. 

Ni siquiera nuestro fútbol es ya una recreación popular y al alcance de todos. Hoy un padre que acude con sus dos hijos a la popular tiene un gasto mínimo de 1200 pesos, sin contar el transporte, la comida, etc. Parecen números irrisorios para las épocas que se viven. ¿Será por esto que las canchas no se llenan? 

¿Qué es lo qué realmente cambió en el fútbol argentino? ¿O es que solo fue el nombre y cuestiones menores las que realmente se modificaron? 

Tal vez lo que pasa estrictamente en el terreno de juego, los aspectos meramente futbolísticos, son los que siguen haciendo atractivo y siguen alimentando nuestra pasión de cada fin de semana. El fútbol argentino está saturado de vicios y sin embargo lo seguimos defendiendo y consumiendo. Pero necesitamos un cambio superador y este debe comenzar como sociedad también, desde la posición que ocupa cada uno, desde el dirigente más importante hasta el hincha. En la refundación del fútbol argentino están principalmente los aspectos menores, los que nosotros podemos alterar. Mientras tanto, seguiremos acompañando al fútbol de esta manera, porque las pasiones siempre serán más fieles que las miserias. 

Tags

  • superliga
  • tomba
  • godoy cruz
  • afa