MDZ TRIP

Mirá esta increíble gruta

En algunos tramos la gruta tiene una altura de 200 metros. Es una de las cuevas más grandes del mundo.

Por Mdz Trip MDZ Trip 2



Adentrarse en una selva tropical, cruzar caudalosos ríos, conocer poblaciones indígenas y visitar en la cueva más grande del mundo. Este viaje de ensueño existe. Hang Son Doong, como se conoce entre los locales, está situada en el Parque Nacional Phong Nha-Ke Bang, en el centro de Vietnam. Sus 5 kilómetros de largo y tramos de hasta 200 metros de altura y 150 metros de ancho le han valido el título, desbancando a la caverna Deer (en el Parque Nacional del Gunung Mulu, Malasia). Sus formaciones, de unos tres millones de años, incluyen impresionantes estalagmitas de hasta 80 metros.

Enormes estalagmitas y estalactitas.

La cueva del río de la montaña fue el nombre con el que la bautizaron los primeros exploradores que descubrieron esta maravilla en 2008. Formada en el borde de una falla a partir de la erosión del río Rao Thong en las montañas Annamite, frontera con Laos, la cueva está rodeada por una jungla tropical con cascadas, fauna salvaje y poblaciones autóctonas. La empresa Oxalis ofrece una exclusiva excursión de cuatro días de duración que incluye adentrarse en la cueva, cruzar el parque y degustar comida tradicional por un precio de 2.700 euros.


El tour arranca en la vecina localidad de Dong Hoi, donde se incluye una noche en un hotel. Tras recibir una jornada de entrenamiento se puede disfrutar de las impresionantes vistas kársticas dando un paseo en bicicleta o desde la piscina del hotel. Con todos los enseres preparados (cuerda, casco y otras pertenencias personales), el grupo (con un máximo de 10 personas), más guías y porteadores, parte hacia el interior del Parque Nacional. Tras un trekking de una hora y media a través de frondosos bosques se retrocede en el tiempo al llegar a Ban Doong, un pueblo autóctono donde apenas vivine cuarenta personas en el que se disfruta de una tradicional comida vietnamita.


La travesía continúa cruzando un río hasta Hang En, la segunda cueva más grande de Vietnam. En esta inmensa gruta se pasa la noche en tiendas de campaña, para partir al día siguiente hasta la entrada de Son Doong, una pequeña abertura por la que hay que descender 80 metros. Durante dos días se avanza hacia el interior de la cueva, bañada por el agua y con rocas calizas de más de tres millones de años de antigüedad. La excursión incluye paradas en puntos estratégicos como una estalagmita de 80 metros conocida como la Mano de Perro por su parecido a la pata de este animal; El Jardín del Edén, una selva escondida dentro de la cueva en la que la luz del exterior se cuela y en la que viven monos y serpientes, o la colina Cuidado con los dinosaurios, bautizada así por el grupo de espeleólogos en el que iba Carsten Peter, fotógrafo de National Geographic, que dio a conocer las maravillas de esta cueva y que dijo sentirse dentro de El mundo perdido de Arthur Conan Doyle. En la última jornada se llegará a la Gran Muralla de Vietnam, una pared de 60 metros con esqueletos de animales calcificados que alcanza la superficie y por la que se sale de la cueva. Tras un duro ascenso se vuelve al hotel para pasar una última noche de relax.


Los primeros que se adentraron en la oscuridad de Hang Son fueron el matrimonio Limbert, miembros de la British Cave Research Association. En los años 90 estaban en Vietnam y conocieron a un local que les habló de una abertura que había encontrado por casualidad de la que salían nubes y el rumor de un río. Tras varios intentos fallidos, no fue hasta 2008 cuando el equipo localizó la entrada y dio comienzo la primera exploración. Se necesitaría un año más para poder conocer la cueva entera.


Oxalis, único organismo permitido por el Gobierno vietnamita de realizar estas incursiones, advierte que la excursión requiere de un alto nivel de exigencia física, pues en total se realizan 50 kilómetros de trecking de montaña con ascensos de hasta 400 metros, se cruzan hasta 40 ríos y en los 10 km de espeleología se incluyen escaladas en cuerda y difíciles tramos a través de terreno rocoso. El tour está disponible de Febrero a Agosto. Para los aficionados a la fotografía hay un tour especializado de cinco días de duración (4.000 dólares, 3.545 euros) que realiza las mismas paradas - pero sin escalar el muro - con el objetivo de captar las maravillas escondidas de esta cueva.


Más de 150 cuevas componen Phong Nha-Ke Bang, el sistema kárstico más antiguo de Asia, con unos 400-450 millones de años, y una extensión de 857,5 kilómetros cuadrados de extensión. La historia baña este parque que sirvió a los norvietnamitas para esconderse durante la guerra de los ataques aéreos norteamericanos. Además de Hang Don, es posible visitar otras maravillas del subsuelo como la Paradise Cave, de acceso más sencillo y precios más económicos.