Food Lovers

Cocina consciente: elegir, pensar, cocinar y disfrutar

La Lic. Noelia Giorlando nos deja una interesante reflexión y nos invita a tomar la responsabilidad de alimentarnos conscientemente y disfrutando.

Por Noelia Giorlando

Cocina consciente: elegir, pensar, cocinar y disfrutar

Cuesta creer que a Doña Petrona se le quemaron biscochuelos en sus inicios como cocinera, que sus platos no fueron en sus comienzos lo extraordinario que llegaron a ser, sin embargo, así lo afirma Daniel Balmaceda en su en su libro: La comida en la historia argentina.

No podemos imaginar que estos íconos gastronómicos, en algún punto fueron mortales con desaciertos, como cualquiera de nosotros en la cocina, pero nos da consuelo saber que se necesita mucho más que habilidad para los pequeños grandes retos culinarios: entrega, curiosidad, perseverancia son algunos condimentos infaltables.

Y es que no es fácil cocinar en tiempos veloces y virtuales; entre despensas de alimentos instantáneos, semi- cocidos y  congelados. Cocinar suele tornarse una actividad al pasar, obligatoria, un trámite. Incorporamos  alimentos con sabores estándar, de cocción rápida, sin intervención de texturas; son platos vacíos de creatividad, de ocurrencia, de curiosidad. No nos llenan el estomago ni la cabeza, no nos convencen, pero ahorran tiempo y satisfacen la urgencia.

No nos llenan el estomago ni la cabeza, no nos convencen, pero ahorran tiempo y satisfacen la urgencia.

Disponer de más tiempo  a veces no es posible, pero si podemos encontrar momentos en donde antes sólo había una obligación: al entregarnos completos a cocinar, creamos un espacio diario, en donde el deber se transforma en querer y el disfrute pasa a ser un ingrediente fundamental: dejar todo (por unos minutos) y cocinar, cocinar y luego retomar, comer y disfrutar, disfrutar y compartir, son eslabones complementarios que no se superponen.

Hoy en día la cocina interesa mucho, pero sólo en forma superficial, nos gustan las recetas, las fotos, los posteos y blogs de comida, pero al no involucrarnos; la cocina se vuelve etérea, visual, omnipresente pero  indiferente y lejana.

Elegir con compromiso los alimentos, estar atentos, ser osados, experimentar, sentir, y pensar en todo lo bueno que podemos dar al cocinar, detenerse, practicar mindfulness en la cocina, poner música, observar como cambia el alimento elegido, idear su acompañamiento, pensar generosamente en uno y en los otros comensales; le da trascendencia al momento de cocinar.

Sólo al entender la importancia de la comida, podremos apreciar esos momentos, ahora convertidos en oportunidades, porque  ya no son platos vacíos de sentido, lo que daremos de comer,  ahora es un alimento especialmente pensado y creado.

Cuando abrimos un espacio, conscientes de lo importante que es comer y dar de comer,  entre los vaivenes del apuro, abrimos un paréntesis saludable, que nos permite disfrutar del hacer y luego del comer y compartir.

La cocina, del aquí y ahora, es una forma de adaptación saludable, es una alianza pacífica entre el deber, nosotros mismos y los demás, es una invitación a la calma,  a las comidas simples, al disfrute y a recuperar la responsabilidad de alimentarnos y alimentar.

Seguramente cocinando conscientes  se nos quemen menos biscochuelos.

. Autor: Lic. en Nutrición Noelia Giorlando.

Mail: noeliagiorlando@gmail.com .

Cel: +54 9 261 654-6257

Tags

  • Trends