Estar Mejor

Tres llaves para despertar la creatividad

La solución a un problema, una obra de arte o un descubrimiento tienen algo en común: el acto creador. Descubrí inspiraciones para reencontrarte con el artista de la vida.

Por Ishwara

Foto: Alice Achterhof
Tres llaves para despertar la creatividad
Tres llaves para despertar la creatividad
Tres llaves para despertar la creatividad

Dar ese primer paso, tomar una nueva ruta o dejar atrás una carga. Iniciar, girar o transmutar. Todos son movimientos de la creatividad e implican desplazarnos de nuestra zona de comodidad, avanzar hacia lo desconocido y producir aquello inexistente. El acto de creación puede ser motivado por una inspiración, un obstáculo o una crisis; siempre produce incertidumbre, y requiere de la activación de la voluntad para que la vida siga hacia delante.

Una vez aceptamos que la realidad como la conocíamos está cambiando, hacemos un esguince al estancamiento y decidimos avanzar, la vacilación se transforma en emoción. La creatividad afecta positivamente diversas partes de nuestro ser: Primero, nos entusiasma. Segundo, refuerza nuestra identidad y produce un movimiento vital de afirmación. Tercero, como lo apreció el psiquiatra Donald Winnicott, nos produce el "sentimiento de que la vida es real y significativa". Cuarto, despierta la idea de autenticidad y nos otorga la narrativa de que podemos cambiar el mundo. Y quinto, cuando la creación se acompaña del diálogo y la consciencia de la existencia de otros, posibilita la transformación de la realidad.

La buena noticia es que la creación es sinónimo de humanidad y siempre es posible de recuperar su fuego

Queremos ser creativos, vivir la libertad del artista, experimentar la innovación del emprendedor, probar la genialidad del descubridor o sentir la valentía del explorador. Sin embargo, la mayoría de nosotros no nos consideramos creativos. Asociamos la creación a dones, talentos o profesiones. Con esta mentalidad negamos que la creatividad es una capacidad humana, un recurso vital, en fin, una manera de relacionarnos con la existencia. De cierta forma, al negar nuestra esencia creadora aceptamos esas voces que en la infancia nos dijeron que carecíamos de aptitudes para el arte; nos negamos a compartir nuestras ideas y expresiones por miedo a la condena social, y, lo más triste, encerramos con llave a ese niño o niña que se deleitaba haciendo del mundo su juguete. Así llegó a nuestras vidas el aburrimiento, el conformismo, la ausencia motivación, el sinsentido y hasta la renuncia a hacer parte de las soluciones a los problemas del mundo.

Foto: Robert Collins

La buena noticia es que la creación es sinónimo de humanidad y siempre es posible de recuperar su fuego. A medida que se ejercita, en pequeños actos, se despliega y muestra sus caminos de posibilidad. A continuación, los/las invito a conectarse con cinco técnicas para despertar la creatividad.

Comenzá a jugar en serio: Hoy nos entretenemos con videojuegos y hemos creado un sinnúmero de pasatiempos, pero hemos despojado a estas prácticas del verdadero espíritu del juego. Cuando vemos algunos niños en la naturaleza creando fuertes, explorando pistas, asumiendo roles o creando historias, existe seriedad, exploración, inmersión y libertad. En palabras de Stephen Nachmanovitch, en su bello libro Free Play: "Sin el juego el aprendizaje y la evolución son imposibles. El juego es la raíz de donde surge el arte". 

Recordá y recobrá tus juegos de la infancia, comenzá a inventar canciones o poemas, sentate en la tierra a sentir su textura, danzá sin estructura, asumí un personaje o juntate con amigos a explorar nuevas actividades.

El poder de la creatividad surge muchas veces de la quietud, como si se tratara de un resorte que se recoge para luego expresar su fuerza

Cultivá la profundidad: Existen dos características de la creatividad en nuestro tiempo y se ejemplifican en las redes sociales: el imperio de lo igual y la hipercomunicación. La lógica de las redes, con sus algoritmos y su incitación al consumo, hacen que aquello que aparece refuerce nuestros puntos de vista, gustos y hábitos. Así creemos que el mundo es como nosotros y nuestros amigos de redes lo vemos y pensamos. Además, la abundancia de publicaciones nos lleva a sentir que "debemos" mostrar o decir, sin importar la calidad de eso que comunica. La creatividad bebe de las profundidades o en palabras del director de cine David Lynch: "Si quieres pescar pececitos, puedes permanecer en aguas poco profundas. Pero si quieres pescar un gran pez dorado, tienes que adentrarte en aguas más profundas". 

Buscá la profundidad y la amplitud de tu ser, cultivá la sensibilidad por las artes, haz tiempo para explorar tu lado artístico, establecé diálogos respetuosos con quienes piensan distinto y busca entenderlos, cuestioná tus propios puntos de vista, rastreá el origen de tus convicciones, ahondá en otras culturas, arriesgate a ir más allá de gustos y disgustos.

Foto: Jr Korpa

Recobrá los tiempos para estar: El exceso de actividades y la valoración excesiva del hacer nos han hecho olvidar la experiencia de Estar. Usualmente las grandes ideas y la mayor elevación de la consciencia suceden cuando se aquieta el ruido de la mente. Parece gracioso y paradójico que soluciones a grandes problemas científicos, artísticos o sociales hayan surgido cuando los creadores tomaban una ducha, se afeitaban, conducían, dormían o contemplaban. El poder de la creatividad surge muchas veces de la quietud, como si se tratara de un resorte que se recoge para luego expresar su fuerza. El poeta norteamericano Theodore Roethke afirmaba: "Una mente demasiado activa no es mente". 

Salí a la naturaleza y sentate a prestar atención sin juzgar, tomate un tiempo para darte cuenta de la respiración o simplemente preguntate "¿cómo está mi mente?" y luego observá.


Este sábado 23 de junio, 17hs en INDIGO, Taller "Las Fuentes de la Creatividad". Facilitador: Ishwara (Colombia). Escritor, conferencista y editor. Editor de Estar Mejor y Deleite Profundo

Informes e inscripciones en este link: Las Fuentes de la Creatividad  

Tags

  • creatividad
  • arte
  • juego
  • profundidad
  • meditación
  • crear
  • Ishwara
  • Estar mejor