volver a
Por qué cuando salgo a correr me dan ganas de ir al baño
LAP

Por qué cuando salgo a correr me dan ganas de ir al baño

Es un clásico de los corredores y más previo a las carreras. A veces es inevitable y puede sorprender en cualquier momento

Avatar del

Por: Redacción MDZ Online

Correr es un ejercicio muy completo y beneficioso para la salud, que nos hace sentirnos llenos de energía, pero también puede provocar otro tipo de sensaciones.

La “diarrea del corredor” es un inconveniente al que muchos deben enfrentarse en mitad de una carrera o nada más empezarla. Es un daño colateral que se caracteriza por movimientos intestinales frecuentes.

Pero, ¿cuál es la causa de este repentino deseo de ir al baño? ¿Me ocurre solo a mi?

Se trata de algo bastante común y puede pasarle a cualquiera, incluso a deportistas de élite como la británica Paula Radcliffe, campeona del mundo de maratón, que se han visto obligado a ir al baño portátil en mitad de una competición.

Esta necesidad puede surgir en cualquier momento, sennala una encuesta hecha a corredores de maratón en Oregón. Sus resultados mostraron una alta incidencia de trastornos intestinales asociados a carreras de larga distancia.

La urgencia de defecar durante la carrera se produjo en más de un tercio de los corredores. Los movimientos intestinales (35%) y la diarrea (19%) eran comunes después de correr, mientras que un 18 y 10%, respectivamente, fue en mitad del evento deportivo.

Las causas de este incómodo incidente

La causa más directa se debe al propio “efecto mecánico de correr”, explica un estudio en el que han participado científicos de Harvard. Esto hace que las vísceras se muevan y, por tanto, se active el tracto digestivo.

Este movimiento de puede ejercer una presión adicional sobre el colon, similar a la que se siente cuando el intestino está lleno, lo que provoca la necesidad de evacuar.

“Correr favorece el tránsito intestinal y mejora los síntomas de pacientes con dispepsia funcional, estreñimiento o síndrome del intestino irritable”, afirma el Dr. Agustín Balboa, del área de Digestivo.

Estos movimientos, sin embargo, no son la única causa. Otros factores como los cambios en la temperatura corporal, el estrés, las fluctuaciones hormonales, la deshidratación o el flujo sanguíneo limitado también pueden producir la “diarrea del corredor”.

“Es frecuente en corredores de fondo que el estrés de la carrera pueda provocarles algún despeño diarreico (al igual que sucede con los estudiantes ante un examen)”, añade el experto.

Además, apunta Balboa: “La actividad física intensa produce una redistribución del flujo sanguíneo. De manera que no llega la suficiente cantidad de sangre (falta de riego transitoria) a algunas zonas del organismo, como el intestino, y junto con el traumatismo de la propia activad física puede provocar pequeñas hemorragias mucosas”.

Correr es un ejercicio muy completo y beneficioso para la salud, que nos hace sentirnos llenos de energía, pero también puede provocar otro tipo de sensaciones.

La “diarrea del corredor” es un inconveniente al que muchos deben enfrentarse en mitad de una carrera o nada más empezarla. Es un daño colateral que se caracteriza por movimientos intestinales frecuentes.

Correr es un ejercicio muy completo y beneficioso para la salud, que nos hace sentirnos llenos de energía, pero también puede provocar otro tipo de sensaciones.

La “diarrea del corredor” es un inconveniente al que muchos deben enfrentarse en mitad de una carrera o nada más empezarla. Es un daño colateral que se caracteriza por movimientos intestinales frecuentes.

Los cambios de la deshidratación son otra de las causas.

“Es frecuente en corredores de fondo que el estrés de la carrerapueda provocarles algún despeño diarreico (al igual que sucede con los estudiantes ante un examen)”, añade el experto.

Además, apunta Balboa: “La actividad física intensa produce una redistribución del flujo sanguíneo. De manera que no llega la suficiente cantidad de sangre (falta de riego transitoria) a algunas zonas del organismo, como el intestino, y junto con el traumatismo de la propia activad física puede provocar pequeñas hemorragias mucosas”.

Aunque, concluye, “en la mayoría de los casos son reversibles tras el reposo”.

Fuente: Alejandra Sanchez Mateo

En esta nota:
  • Salud
Redacción MDZ Online