Cinco tendencias de este verano en Reñaca

MDZ te muestra cómo está la playa "mendocina" por excelencia en el Pacífico: Reñaca. Aquí, una lista de tendencias que incluyen dos nuevas y otras tres que se profundizan. Además, todas las notas con datos, fotos, precios y oportunidades que te van a servir si ya te decidiste por cruzar la cordillera aunque sea por unos días.

Avatar del

Redacción MDZ Online

Hay que cruzar la cordillera. Unas veces resulta dinámico y la mayoría, no. Sin embargo, todo el viaje a Chile es un paseo, si se lo toma con calma. El paisaje monumental de la cordillera de los Andes y si podemos hacerlo sin prisa, frenando para disfrutar de cada punto de interés, de los pueblos o de sitios con belleza o historia que hay, mucho más gratificante. Del otro lado, el mar y sus playas. Nuestras playas. En Reñaca está el epicentro mendocino pero hacia el norte y el sur de Chile los veraneantes hemos sabido memorizar cada vez más y mejores lugares para descansar y refrescarnos. Aquí te contamos dos nuevas tendencias y otras que ya vienen dándose del otro lado de la cordillera.

Cinco tendencias de este verano en Reñaca

1

De vacaciones con el perro

Una tendencia cada vez mayor es salir de vacaciones con el perro.Más dóciles que los gatos (que en cualquier descuido pueden encontrar una nueva familia) las playas en Reñaca se están viendo pobladas por perros domesticados, que juegan con su "familia" y también aprovechan para refrescarse. La nueva actitud, sin embargo, no ha generado críticas porque tampoco han ocasionado problemas. Ni siquiera se puede decir que haya deposiciones de las mascotas en las playas. De tal forma, imaginamos, los veraneantes, además, se ahorran a quién encargarle a su mascota y se sienten más integrados en el tiempo de recreación.  Eso sí: hay que recordar siempre llevar los certificados de vacunación y salud del Senasa. Caso contrario, no los dejarán pasar la frontera.

perro playas

 

perro playas

 

Cinco tendencias de este verano en Reñaca

2

Con la bici a la playa

Otra de las tendencias de este verano 2018/19 en Reñaca es la gente que va a la playa con la bicicleta. Y ahí los acompaña como vehículo económico, fácil de estacionar, bajo control del usuario y no contaminante. Por supuesto que están los que hacen ciclismo entre Reñaca y Concón (más difícil por falta de ciclovías completas) o con Viña del Mar e inclusive, Valparaíso. Pero aquí se trata de llegar y partir de la playa en bici. Una gran opción.

bici playa
Cinco tendencias de este verano en Reñaca

3

Los jóvenes, al after beach

Este año todavía no hay noticias de incidentes en los boliches playeros, como si los hubo el año pasado y que ocasionaron escándalos y clausuras. Hay dos turnos que atraen a los más jóvenes, mientras los más grandes buscan o preparan la cena: el after propiamente dicho, más temprano, y el boliche, en los mismos lugares (y solo un par más de lugares) a la noche. pero a las 2 o a más tardar las 3 de la mañana, se termina todo. La entrada es de 5 mil pesos chilenos. Y allí se puede consumir a estos precios:

  • Cerveza chica: 2.000
  • Mistral Ice: 2.500
  • Aperol: 2.500
  • Balde de cerveza: 30.000

 

Cinco tendencias de este verano en Reñaca

4

Running por la costa

Si hace algunos años nos cruzábamos a algunos pioneros y pioneras al trote vivo por la ruta costera a lo largo del camino que va desde Valparaíso a Concón, ahora la situación se ha masificado. Bien temprano por la mañana parece ser lo ideal para esas personas con vívidas remeras de colores fluorescentes que no dejan de mirar el reloj, buscando siempre mejorar el tiempo anterior. ¿Se preparan para alguna maratón o es simple desafío personal? Lo cierto es que el tiempo fresco mañanero acompaña y justamente es un horario en donde no hay muchos paseantes "hueveando la pava" con los cuales tropezarse.

 

Cinco tendencias de este verano en Reñaca

5

Lo impagable y eterno: el atardecer en la playa

Es gratis. Basta con tener paciencia. No hace falta que te acompañen, aunque si encontrás compañía, cien veces mejor. No es necesario que haya música o ruido alguno, pero si lo hay, no importa. Se trata de una experiencia multisensorial ser testigos del final de cada día con el Sol ocultándose sobre el horizonte, algo que los montañeses que vivimos en Mendoza no podemos ver desde aquí, salvo, alargando las figuras de la cordillera sobre nuestro suelo. La tendencia va en crecimiento porque cada vez hay más gente, sola o abrazada; en silencio o con música de fondo; con un mate en mano o una copa de vino (¿por qué no?), aferrada a tan grande espectáculo.

 

 

Temas
  • Vacaciones