Cinco definiciones de Sanz, en modo macrista

El exsenador por Mendoza, fundador de Cambiemos, se negó a hablar con la prensa, una vez más, pero ofreció las palabras de clausura del XXI Congreso Argentino de Salud, que se realizó ayer ante la élite de la salud privada y muchos funcionarios nacionales y provinciales del ramo sanitario, en el Hotel Intercontinental. En el cóctel de cierre, el radical sanrafaelino se animó a algunas definiciones: defendió a Macri, desmintió rupturas internas pero centralmente, descartó que existan condiciones apocalípticas en el país, aunque sí aceptó una crisis. Habló del peronismo y alentó la necesidad de darle un nuevo período de gestión al gobierno de Cambiemos. Los videos del Congreso, las exposiciones completas.

Avatar del

Redacción MDZ Online

El exsenador Ernesto Sanz en el Congreso de ACAMI.

El exsenador Ernesto Sanz en el Congreso de ACAMI.

Ernesto Sanz fue el protagonista político del XXI Congreso Argentino de Salud que organizó en Mendoza ACAMI, Asociación Civil de Actividades Médicas, una de las cámaras que nuclea a lo que podría denominarse -si estuvieran unidos- como "el lobby de la salud privada". Fue un encuentro dinámico y con paneles que profundizaron en torno a la situación del sector, pero que no pudo obviar la del país. La apertura estuvo a cargo del gobernador Alfredo Cornejo y de Adolfo Rubinstein, el secretario de Estado de Salud, antes ministro y hombre, además, políticamente allegado a Sanz. El "dueño de casa" fue Hugo Magonza, quien dio por logrados sus objetivos y anunció que la próxima reunión será en septiembre de 2019 en la ciudad santafecina de Rosario. La organización corrió por cuenta, en Mendoza, de OSDE.

En la mañana y tras el discurso de Cornejo, con sus propios reclamos al sector, pero alentando un mayor entendimiento en torno a lo que Estado y privado hacen en materia sanitaria, el gobernador, junto a Sanz y el exministro de Hacienda de Mauricio Macri, Alfonso Prat Gay, departieron en privado en una sala contigua al Gran Salón del Hotel Intercontinental, en una minicumbre radical de ocasión. "Repasamos la situación de la Economía", refirió Sanz, luego, a MDZ, en la que fue, tal vez, su única declaración a la prensa, a la que no esquivó, pero a quien no le concedió entrevista alguna: "Estoy fuera del circuito de la política", mintió hábilmente y generó expectativas para el cóctel de cierre, en donde fue la voz principal y no por otra condición que la de político.

En el cierre, un Sanz que había escuchado a todos y cada uno de los paneles del Congreso, se explayó sobre la realidad política del país, alejando temores pero sin negar los nubarrones que se ciernen desde la economía.

A continuación, el Congreso Argentino de Salud completo, en video:

 

Abajo, algunos momentos de su conferencia

Ernesto Sanz.

Ernesto Sanz.

1

Un péndulo roto

Para Sanz, ese efecto pendular de la economía y la política (del que escribió el excanciller Dante Caputo en su último libro, aunque no lo mencionó) no está funcionando y, por lo tanto, "nada atenta contra la continuidad del proceso encarado por Cambiemos", dijo. Repasó la historia de los traspiés argentinos. Primero en lo económico y luego, en lo político. Cerró la analogía del péndulo con otra metáfora: los dos autos que chocaron de frente, uno político y otro económico, en 2001, con la autocrítica que eso implica. Sanz cree que el proceso iniciado por su espacio político está recién empezando y que merece más tiempo. Parado sobre uno de los partidos que protagonizó el bipartidismo argentino, Sanz sonó práctico al analizar "el fin del bipartidismo tal como lo conocemos". Aceptó algunas críticas, sin inmolarse, porque, recordó, es uno de los fundadores del espacio Cambiemos. Y anticipó que "probablemente vayamos hacia una bipolaridad de nuevas configuraciones de alianzas". En este punto, sostuvo que todavía tiene que definirse cuál es la que se enfrentará a Cambiemos el año que viene.

Ernesto Sanz en el Congreso Argentino de Salud.

2

Hay que reelegir

Ernesto Sanz fue contundente a la hora de señalar que "hay que trabajar fuertemente por un nuevo período". y sí, lo dijo. Esputó con vehemencia la consigna "hay que reelegir" ante lo que podría denominarse como "el lobby de la salud privada". Luego de concluir su discurso partió raudamente a San Rafael hizo su tarea: en medio del cóctel de cierre del encuentro dejó discutiendo a la gente en torno a si ese "hay que reelegir" se refirió al mismísimo Mauricio Macri o a "alguien más de Cambiemos". En todo caso, Sanz nunca llevó agua para su molino, aunque en los corrillos quedó picando la contundencia del mensaje de apertura de Alfredo Cornejo, quien reclamó más actitud de los empresarios presentes para que el cambio sea transformación (uno de las definiciones que dejó la exposición de la periodista Laura Di Marco, además) y plantó bandera, explicando hitos de su gestión.

Sanz junto a Prat Gay, ayer.

Sanz junto a Prat Gay, ayer.

3

El presente apresurado del peronismo

En torno a lo que está sucediendo en el principal movimiento de la oposición, desplazado en las últimas elecciones por Cambiemos, el exsenador planteó que "se sintió envalentonado para apresurar su reconfiguración ante las debilidades del Gobierno" que, aclaró, surgieron por la dimensión dela situación que le toca afrontar y que está resolviendo. "Tenían ocho años por delante para reorganizarse, pero se han apurado". No arriesgó, sin embargo, un pronóstico sobre su nueva fase.

Cinco definiciones de Sanz, en modo macrista

4

Un finde en Olivos

Además del análisis, hubo información. Por ejemplo, contó que mientras la prensa difundía solo los cambios / no cambios en el Gabinete aquel fin de semana en el que los radicales fueron a Olivos y se pensaba en el remplazo de varios ministros y hasta su incorporación como ministro de Defensa (situación a la que no hizo mención), "lo más importante -subrayó- fue la profunda discusión en torno a los temas económicos que tuvimos los miembros de Cambiemos". Para él, "fue lo más importante que sucedió y que la prensa no contó", tratando de captar con ello, se supone, el interés de los empresarios presentes, la élite de la salud privada del país.

Cinco definiciones de Sanz, en modo macrista

5

Elogios a Macri

Sanz echó un balde de agua fría a todas las versiones en torno a la situación interna de Cambiemos. Disminuyó las diferencias que trascienden a menudo a la categoría de "debates lógicos permanentes" y se encargó de señalar que hay "un fuerte respaldo al liderazgo del presidente Macri" de parte de los miembros de los partidos del frente gobernante, quienes -refirió- también están "consolidados" y, dijo, hasta con el apoyo de "Lilita, con su particular estilo". Sanz apeló a la retórica al `preguntarse en público numerosas veces: "¿Macri incumplió su promesa electoral de...?", para darle una contundente respuesta, luego de decir "sí, lo hizo", pero agregando por qué. En general, "porque el país necesitaba de ese tipo de decisiones de su parte". Sanz, inclusive, dejó caer una chanza contra su correligionario Alfonso Prat Gay, que había disertado por la mañana en el mismo encuentro cuando dijo: "Estuvo demasiado duro; yo soy más optimista". El mendocino puso en la balanza el protagonismo que el Gobierno, en medio de la crisis, le dio a la ministra de Desarrollo Social, Carolina Stanley. En este punto, indicó como una reacción oportuna y de fondo del gobierno de Cambiemos, contener socialmente en medio de una situación de crisis, a la vez que "se hace lo que hay que hacer". Stanley fue mencionada en varias oportunidades por el radical y en tono elogioso.

Temas
  • Política