F. Pérez Osán

F is for family: pesadilla americana

¿Qué pasa cuando no se puede alcanzar el sueño americano? La serie del comediante Bill Burr muestra el lado oscuro de crecer en los 70.

 El éxito de Los Simpsons se tradujo, entre otras cosas, en un boom de comedias de animación para adultos que tomaban como centro la familia, o la decadencia de la institución familiar. Las más conocidas, Padre de familia, Los reyes de la colina o American Dad, llegaron a comienzos de los 2000, pero que ya haya pasado más de una década no significa que hayan dejado de aparecer.

F is for family es uno de los ejemplos más nuevos del género. Estrenada a fines del 2015, la serie creada por el comediante Bill Burr y Michael Price estrenó hace pocas semanas su segunda temporada, y con su mezcla de humor crudo con crítica social se transformó en uno de los mejores exponentes de los dramas familiares animados.

Ambientada en los 70, la serie cuenta la historia de los Murphy, una familia de clase media baja que se enfrenta al cambio de época de la mejor manera que puede, lo que no es mucho decir. El padre, Frank, es un veterano de la guerra de Corea que trabaja en un aeropuerto y es quien más problemas tiene con los cambios que se están produciendo en su país y dentro de su familia. La madre, Sue, lucha por hacer algo más que ser un ama de casa que sólo se preocupa por sus hijos. Estos, Kevin, Bill y Maureen, hacen lo que pueden por llevar adelante sus vidas con unos padres que les prestan sólo la atención justa.

A diferencia de otros shows similares, F is for family es brutalmente honesta. No hay ningún tema que no se pueda tocar, y cuando toca temáticas espinosas, lo hace de una manera cruda y sincera. Las relaciones de género, la violencia intrafamiliar, el abuso de drogas, la sexualidad o el racismo impregnan los diferentes capítulos, matizadas por el humor cáustico de Burr, un comediante de stand up conocido por despotricar contra todo lo que lo moleste de la manera más brutal que encuentre.

f is for family

La serie está inspirada en la visión que Burr tiene de los 70. En el primer capítulo explica que, para él, era una época en la que "los chicos vagaban como salvajes, la cerveza fluía libremente, y nada se interponía entre un hombre y su TV". El abuso al que Frank somete a sus hijos -más que nada psicológico- tiene su contrapartida en la violencia que Burr sufrió cuando era pequeño por parte de su padre. En uno de sus actos de comedia cuenta que a su padre le decían "La Cosa", y que para navidad le regaló una muñeca porque lo consideraba "una chiquita". Esto se ve reflejado permanentemente en la serie cuando hablan de Bill, el pequeño pelirrojo que representa a Burr en el mundo ficticio.

La brutal honestidad con la que muestra la realidad de los Murphy hace que la serie por momentos sea difícil de ver. El humor grotesco que utiliza en más de una ocasión no ayuda en este aspecto, pero generalmente los capítulos más crudos son los más memorables. 

El reparto es uno de los puntos fuertes de F is for family. Al lado de Burr hay nombres de la talla de Laura Dern -Sue Murphy-, Justin Long -Kevin- y San Rockwell -Vic, el vecino cocainómano y mujeriego de la familia-. Los actores hacen un excelente trabajo para darle vida a los extraños personajes creados por Burr, y le hacen contrapeso a la nerviosa energía que le aporta a la serie.

Netflix confirmó, poco después de estrenada la segunda temporada, que F is for family volverá por lo menos una vez más. Burr comentó en su podcast que ya está trabajando en los nuevos capítulos, en los que probablemente los Murphy deberán enfrentarse a su peor pesadilla: la llegada de otro hijo.

Opiniones (0)
24 de noviembre de 2017 | 19:35
1
ERROR
24 de noviembre de 2017 | 19:35
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Grammy Latinos 2017
    18 de Noviembre de 2017
    Grammy Latinos 2017
    Lluvias torrenciales en Grecia
    16 de Noviembre de 2017
    Lluvias torrenciales en Grecia