Testimonios "hunden" al "capitán enfiestado" del Costa Concordia

Schettino es acusado de homicidio, abandono del buque y haber causado el naufragio en el 2012 al navegar demasiado cerca de la isla de Giglio.

Cientos de personas estaban todavía a bordo del Costa Concordia cuando el comandante del buque salió en un bote salvavidas, declaró el lunes un oficial de la Guardia Costera italiana, y agregó que los socorristas recibieron la primera noticia de la gravedad del naufragio solo después que un pasajero usó un teléfono celular para llamar a su familia.

El capitán de la Guardia Costera Gregorio de Falco ordenó reiteradamente a Francesco Schettino, el comandante enjuiciado en Grosseto, Toscana, a regresar al barco que estaba ladeándose y haciendo agua.

Schettino es acusado de homicidio, abandono del buque y haber causado el naufragio en el 2012 al navegar demasiado cerca de la isla de Giglio. El Concordia embistió un arrecife, que abrió un orificio en el casco inundándolo. Murieron 32 personas.

De Falco dijo al tribunal que el Concordia envió su primera señal de emergencia 53 minutos después de la colisión del 13 de enero. Hasta entonces, dijo, los oficiales del barco "nos dieron garantías sobre la situación a bordo" e insistieron en que solo había sufrido un apagón.

Pero de Falco, que estaba basado en un puerto que controla las aguas cerca de Giglio, dijo que no creyó en las garantías de Schettino.

Según declaró, la policía del lugar informó a la Guardia Costera que un familiar de un pasajero los llamó para decirles que se había ordenado a los pasajeros calzarse los chalecos salvavidas y que el barco estaba inclinándose mucho hacia un costado. Un bote de la policía de aduanas, que acudió inmediatamente al lugar, también dijo a la Guardia Costera que el barco había naufragado.

Durante la sesión se transmitieron conversaciones entre de Falco y Schettino, en que el primero le ordena reiteradamente volver al barco y después le dice que queda relevado de su comando del barco. El llamado concluye con un exabrupto del exasperado de Falco.

También se ventiló en el tribunal la grabación de otra conversación en la que Schettino está a bordo de un bote salvavidas y musita que quedan "a lo sumo unas diez personas" todavía en el barco. Pero la Guardia Costera había oído que hasta unos 300 de los 4.200 pasajeros y tripulantes estaban todavía a bordo, se dijo en el tribunal.

Schettino podría recibir una sentencia de hasta 20 años de ser condenado. Insiste en que el arrecife no estaba en las cartas de navegación y que ayudó a dirigir la evacuación después de llegar a tierra.

Opiniones (0)
18 de agosto de 2017 | 20:47
1
ERROR
18 de agosto de 2017 | 20:47
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
    15 de Agosto de 2017
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial