Deportes

El hombre que unió a Sudáfrica a través del rugby

El Mundial de Rugby de 1995, organizado y ganado por Sudáfrica, ayudó a unir a una de las naciones más dividida del mundo.

En los años previos al Mundial Sudáfrica vivía en pleno Apartheid, blancos y negros buscaban cualquier pretexto para enfrentarse entre ellos. Uno de tantos pretextos era el rugby. Los 'Springboks', como se conoce a la selección nacional de Sudáfrica, era un símbolo del poder blanco. Todos sus jugadores menos uno eran blancos y sus aficionados eran blancos y críticos con Mandela. Se daba la irónica situación de que los sudafricanos negros animaban al rival de Sudáfrica, fuera el país que fuera, con tal de que los 'Springboks' no ganaran partidos.

Tal situación hizo ver a Mandela la necesidad de conseguir la unión entre blancos y negros y vio que la única forma de conseguir sería a través del deporte. Mandela no se equivocó. Un año antes del inicio del Mundial Mandela activó la máquina para conseguir que todos los sudafricanos, independientemente del color, animasen a los "Springboks".



La historia a partir de ahí la explica de forma formidable el periodista John Carlin en su libro 'El factor humano'. Carlin vivió en primera persona aquellos años desde su corresponsalía en el país sudafricano. El libro, que posteriormente fue llevado al cine por Clint Eastwood como 'Invictus' cuenta la historia de cómo Mandela logró convencer a un país dividido de unir sus esfuerzos para animar a la selección de Sudáfrica de Rugby.

Todo empezó cuando Nelson Mandela se reunió con François Pienaar, capitán de unos criticados 'Springboks'. Mandela le trasladó su idea y le pidió que recorrieran el país el año previo al mundial dando pequeños entrenamientos en las regiones más desfavorecidas a los niños negros del país. Además también le dio al capitán de los 'Springbooks' un poema, 'Invictus', unos versos que leía Mandela durante sus años condena en Robben Island.

Pienaar recibió con agrado la petición de Mandela y fue uno a uno convenciendo a sus compañeros, todos blancos, menos uno, Chester Williams, el único jugador negro del combinado nacional.

La actitud de Mandela le trajo muchas críticas de sus votantes. Desde su propio partido no se entendía como Mandela, que había celebrado en la cárcel las derrotas de los 'Springboks', se había convertido en un defensor de un equipo 'de blancos'. A pesar de las críticas, Nelson Mandela siguió adelante, confiando en la más que improbable buena actuación de la selección.

Sudáfrica no entraba en ninguna quiniela como favorito para ganar el Mundial de 1995 pero el deporte es tan caprichoso que quiso ayudar a Nelson Mandela. Sudáfrica fue ganando partido y avanzando rondas hasta llegar a la gran final del Mundial.

Un 24 de junio de 1995 en el estadio de Ellis Park de Johannesburgo ocurrió el milagro. Con todo un país entregado a su selección los 'Springboks' rompieron todos los pronósticos para ganar a la gran favorita del torneo, Nueva Zelanda. Tras una prórroga de infarto un 'drop' de Joel Stransky dio la victoria (15-12) a Sudáfrica. Las imágenes que se vieron ese día en Sudáfrica dieron la razón a Mandela. Personas que nunca habían celebrado una victoria de los 'Springboks' salieron a la calle a gritar de alegría y aficionados blancos ondearon por las calles de las ciudades sudafricanas la bandera constitucional sudafricana.

La imagen de Mandela con la camiseta de los 'Springboks' entregando la copa de campeón del mundo a Pienaar Sudáfrica quedará siempre grabada en la historia como una demostración del poder del deporte, capaz de convertir un país dividido en una nación unida en la alegría. "No hemos ganado para los 60.000 aficionados que hay en el estadio, hemos ganado para los 43 millones de sudafricanos" dijo Pienaar nada má ganar la final. Fue un triunfo de la selección de rugby pero, sobre todo, fue un triunfo, otro más de Mandela.

Fuente: Cadena Ser.

Opiniones (0)
17 de diciembre de 2017 | 19:17
1
ERROR
17 de diciembre de 2017 | 19:17
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Leopardo al acecho
    7 de Diciembre de 2017
    Leopardo al acecho