El único habitante de Fukushima vive entre animales

Keigo Sakamoto se negó a abandonar la zona tras el desastre nuclear. Hoy, continúa viviendo cerca de la central con sus 500 animales.

Vive en tierra de nadie. Un lugar que abandonaron más de 150.000 personas hace más de dos años, tras el desastre nuclear de Fukushima.

Keigo Sakamoto, de 58 años, es ahora mismo el único habitante de Fukushima. El único que decidió permanece en el lugar, pese a las recomendaciones de las autoridades niponas. Sakamoto continúa viviendo en su casa, donde vive en solitario, en compañía de sus 500 animales.

Este japonés vive en la zona de exclusión. Es una zona prohibida, a la que sólo puede acceder el personal de la central. Para llegar hasta esa zona son necesarios varios permisos, e incluso ahora, más de dos años y medio después delterremoto y posterior tsunami que provocó el accidente, los que entran deben salir antes del anochecer.

Sakamoto vive en Naraha, a menos de 20 kilómetros de la planta de Fukushima. Después del desastre se le ordenó evacuar, pero se negó. Marcharse habría significado abandonar a unos 500 animales, incluyendo pollos, perros, conejos, gansos o cabras.

Durante meses, quedó aislado del mundo. El gobierno bloqueó las carreteras de acceso al lugar con bloques de hormigón y Sakamoto estaba atrapado en el interior, sin posibilidad de conseguir suministros ni alimentos. Él y sus animales comían cualquier cosa que pudieran encontrar. Muchas de sus mascotas murieron. Pero se fueron sumando aquellos que quedaron abandonados por los demás habitantes. Y ahora, todos ellos vuelven a tener alimentos y a multiplicarse.

"Yo soy la única persona que vive aquí, el único que queda por la noche en el interior de esta área", aseguró Sakamoto a Reuters en su destartalada casa en Naraha.

Sakamoto ha conseguido sobrevivir a elevados niveles de radioactividad con todos sus animales, para los que necesita una tonelada de comida al mes, que consigue en una ciudad cercana. Dos veces por semana, los lunes y viernes, Sakamoto recorre casi dos horas de camino en su auto hasta la cercana ciudad de Iwaki para comprar alimentos. Para ello recibe ayuda monetaria del gobierno, y también de los vecinos y de las tiendas de la zona.

A pesar del paso del tiempo, Sakamoto todavía siente rabia cuando ve a los empleados de la Tokyo Electric Power Company visitar la zona.

"Los de TEPCO van y vienen, para ver lo que han hecho. Pero no recuerdo haber escuchado una sola palabra de disculpa. Aunque fuera del más humilde de sus empleados me gustaría una vez escuchar un “lo siento”, pedir perdón por lo que han hecho", dice Sakamoto.

Opiniones (1)
17 de octubre de 2017 | 09:14
2
ERROR
17 de octubre de 2017 | 09:14
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Un grosso.
    1
En Imágenes
La última fecha de eliminatorias Rusia 2018 en imágenes
11 de Octubre de 2017
La última fecha de eliminatorias Rusia 2018 en imágenes