Fuertes protestas en el funeral del criminal nazi Priebke

Priebke, que murió a los 100 años cuando cumplía cadena perpetua bajo arresto domiciliario, nunca renegó de la ideología nazi.

El funeral del criminal nazi Erich Priebke, fallecido el viernes pasado en Roma, se vio envuelto hoy en fuertes protestas al ser celebrado con la intervención de la ultraconservadora Hermandad San Pío X tras haber sido prohibido por diversas instancias religiosas y estatales.

Decenas de manifestantes intentaron obstaculizar con patadas y puñetazos el ingreso del ataúd en la capilla en la que el criminal iba a ser velado. Ya el arribo del cajón fue recibido con gritos de "asesino" y "verdugo", informan medios italianos.

Después de varios días de negativas por parte de autoridades católicas y públicas de Italia, Alemania y Argentina, la Hermandad San Pío X decidió celebrar el funeral de Priebke en una localidad al sudeste de Roma.

Previamente, el Vaticano había prohibido la celebración en Roma, en cuyas inmediaciones Priebke participó durante la Segunda Guerra Mundial en el asesinato de 335 civiles en las Fosas Ardeatinas.

Las autoridades de la capital italiana también habían prohibido tanto una celebración pública del funeral como el transporte del ataúd y posibles convocatorias en torno a la figura del nazi.

En Alemania, el pueblo en el que nació Priebke tampoco se mostró dispuesto a acoger sus exequias, mientras que Argentina, donde el criminal permaneció oculto durante casi medio siglo antes de ser extraditado a Italia, también se negó a dar sepultura a sus restos.

Tras los múltiples rechazos, el "Corriere della Sera" indicó que el funeral tendría lugar en Albano Laziale, unos 25 kilómetros al sureste de Roma, en instalaciones dirigidas por la Hermandad San Pío X. El ataúd llegó a las 15:30 GMT escoltado por seis patrulleros.

El alcalde de la ciudad -cercana a la residencia papal de Castel Gandolfo- intentó evitar que la ceremonia tuviera lugar allí. "Estoy muy preocupado por el orden público, la gente ya se está reuniendo", afirmó Nicola Marini antes del funeral.

No obstante, luego señaló: "Saldremos en forma civil y democrática a las calles, aunque yo subraye que los sentimientos de la ciudad han sido heridos".

Ante la capilla se enfrentaron grupos opositores y neofascistas que debieron ser separados por la policía. Los efectivos debieron intervenir, entre otros, cuando un grupo de manifestantes arrinconó al sacerdote que arribaba.

El abogado de Priebke comunicó que el funeral tendrá lugar para amigos y familiares a puertas cerradas. Luego, el cuerpo será trasladado a Roma, donde se incinerará.

La Hermandad San Pío X fue fundada en 1970 para protestar por las reformas introducidas por el Concilio Vaticano II, incluida el repudio oficial de la idea de que los judíos eran culpables como colectivo de la muerte de Jesucristo. A sus miembros se les ha asociado a menudo con posturas antisemitas.

Priebke, que murió a los 100 años cuando cumplía cadena perpetua bajo arresto domiciliario, nunca renegó de la ideología nazi.

Opiniones (0)
21 de agosto de 2017 | 20:46
1
ERROR
21 de agosto de 2017 | 20:46
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes