Rousseff sospecha que espiaron negocios de Petrobras

El programa televisivo "Fantástico", de la red Globo, reveló que Estados Unidos espió computadoras de la petrolera brasileña Petrobras.

La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, criticó hoy el supuesto espionaje de Estados Unidos a la compañía brasileña Petrobras y expresó sospechas de que la vigilancia de comunicaciones hecha por los servicios secretos estadounidenses estén pautadas por intereses económicos, no políticos.

"Si se confirman los hechos divulgados por la prensa, queda en evidencia que el motivo de los intentos de violación y de espionaje no es la seguridad o el combate al terrorismo, sino intereses económicos y estratégicos", afirma una nota oficial divulgada por la presidencia en Brasilia, después de que ayer se diera a conocer el supuesto espionaje de Petrobrás por Estados Unidos, en base a documentos filtrados por el ex consultor del servicio secreto norteamericano Edward Snowden.

Según el comunicado de la presidencia, Petrobras, que es la mayor empresa del país, "no representa una amenaza a la seguridad de ningún país", sino que es "uno de los mayores activos de petróleo del mundo y un patrimonio del pueblo brasileño".

"Por eso, el gobierno brasileño está dedicado a obtener aclaraciones del gobierno norteamericano sobre todas las violaciones posiblemente practicadas, así como a exigir medidas concretas que alejen definitivamente la posibilidad de espionaje ofensivo a los derechos humanos, a nuestra soberanía y a nuestros intereses económicos".

La nota reitera además que "tales intentos de violación y espionaje de datos e informaciones son incompatibles con la convivencia democrática entre países amigos, y son claramente ilegítimas", además de advertir que Brasil tomará "todas las medidas para proteger al país, al gobierno y a sus empresas".

Rousseff envió hoy a Washington al flamante canciller brasileño Luiz Alberto Figueiredo Machado, para escuchar las explicaciones sobre el espionaje de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA) estadounidense por el presidente Barack Obama.

Las denuncias sobre monitoreo de la NSA de los contactos telefónicos y por e-mail de Rousseff con asesores, divulgadas hace una semana, generaron una seria crisis en las relaciones con Estados Unidos. El incidente incluso pone en duda la visita de Estado de la presidenta brasileña a Washington, programada para el 23 de octubre.

"Si no hay condiciones políticas, obviamente no iremos", afirmó la mandataria la semana pasada, un día después de entrevistarse con Obama al margen de la cumbre del G20 realizada en San Petersburgo.

El enojo aumentó este domingo, cuando el programa televisivo "Fantástico", de la red Globo, reveló que Estados Unidos espió computadoras de la petrolera brasileña Petrobras.

Al ser consultada hoy sobre la gravedad que supone el espionaje a Petrobras, Rousseff fue tajante: "Tan grave como el que me realizaron a mí".

La compañía, a su vez, afirmó que no comentará las noticias divulgadas anoche por la TV Globo, que alimentaron las sospechas de que el monitoreo de la NSA -a diferencia de lo que aseguró Washington- sí tiene objetivos económicos y comerciales, ya que Petrobras posee la tecnología más avanzada para la exploración de petróleo en aguas ultraprofundas de la llamada capa pre-sal.

Analistas económicos recordaron además que la revelación del espionaje tiene lugar poco más de un mes antes de la subasta de la concesión para explotar la gigantesca reserva de Libra, que se realizará el 21 de octubre con la participación de empresas de varios países, incluso de Estados Unidos.

Rousseff afirmó que, en la reunión que sostuvieron la semana pasada en San Petesburgo, Obama asumió la "responsabilidad directa y personal" de la aclaración de todos los hechos denunciados, y propuso estudiar, conjuntamente con Brasil, medidas para sanar el problema.

El mandatario estadounidense, por su parte, aseguró en la ciudad rusa que investigará "seriamente" las denuncias de espionaje, pero se manifestó confiado en que este incidente no causará daños profundos a las relaciones bilaterales.

"El hecho de que haya tensiones no es más grande que el impresionante abanico de temas que compartimos", aseveró.


 

Opiniones (0)
20 de agosto de 2017 | 13:15
1
ERROR
20 de agosto de 2017 | 13:15
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
    15 de Agosto de 2017
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial