A solas con el caníbal de Siria: Abu Sakkar

El comandante rebelde que protagoniza un video que lo muestra mutilando y sacándole el corazón a un soldado enemigo habló con la BBC.

La atroz escena de un video borroso, violento y hasta inverosímil resultó ser verídica, aunque el comandante Abu Sakkar no fue nada preciso en los detalles cuando se reunión con un periodista de la BBC, Paul Wood, en Siria la semana pasada para hablar sobre las imágines que recorrieron el mundo.

"Realmente no me acuerdo", respondió, cuando le pregunté si había extraído el corazón del soldado -como se dijo inicialmente-, o su hígado, o un trozo de pulmón, según señaló un experto médico al ver el video.

"Y no lo mordí. Simplemente lo mostré sosteniéndolo en alto en mis manos", agregó.

El video deja en evidencia algo muy diferente. Es una de las grabaciones más horripilantes que ha emergido de la guerra civil en Siria. Puede verse claramente a Abu Sakkar inclinado sobre el cadaver de un enemigo mientras abre una incisión en su carne.

"¡Parece que le vas a tallar un corazón para el día de San Valentín!", grita en tono estridente uno de los rebeldes. A continuación se ve a Abu Sakkar tomar en sus manos una masa ensangrentada mientras declara: "Comeremos los corazones e hígados de ustedes, los soldados de Bashar (al Assad, presidente sirio) 'el perro'".

Luego se lleva la mano a la boca y sus labios se cierran en torno a ese objeto sangrante. Cuando el video fue divulgado en mayo, nos pusimos en comunicación telefónica con él y confirmó que, efectivamente, había dado "un mordisco ritual".

Ahora, al tenerlo frente a frente, parece mostrar cierto decoro, aunque su ira se inflamó súbitamente cuando le pregunté por qué realizó un acto tan depravado.

Explicación
"No quería hacer algo así. Tuve que hacerlo", me dijo. "Debemos aterrorizar al enemigo, humillarlo, de la misma forma en que ellos nos humillan a nosotros. Ahora no se animarán a estar en el mismo lugar que Abu Sakkar".

El comandante tiene 27 años y es bajo y fornido, con una piel curtida por el sol incesante y una mirada fija perturbante. Este beduino del distrito de Baba Amr, en la ciudad de Homs, relató cómo acabó involucrándosee en la revolución.

Antes del levantamiento contra el gobierno de Bashar al Assad, el ahora rebelde hacía trabajos manuales en Baba Amr. Participó en las manifestaciones que comenzaron en la primavera de 2011 y poco después vio cómo los soldados dispararon y mataron a una mujer y a un niño, dije. Su hermano intentó acudir en ayuda de las víctimas y también fue muerto a balazos.

En un video divulgado en Youtube en junio de 2011 puede verse a Abu Sakkar al frente de una multitud que blandea ramas de olivo para dar la bienvenida a soldados desertores. Poco después fue uno de los primeros que se unió al Ejército Libre de Siria para combatir a Al Assad.

En febrero de 2012, Abu Sakkar peleó junto a la Brigada Farouq, cuando éste grupo no logró impedir la toma de Baba Amr por el ejército. Cuando el Ejército Libre de Siria huyó de esa localidad él decidió comenzar su propia brigada, llamada Omar al-Farouq. Su grupo enfrentó intensos combates en Qusayr.

Abu Sakkar relató que perdió otro hermano y muchos familiares en la guerra, además de innumerables miembros de su brigada. Sus padres fueron arrestados y aseguró que la policía lo llamó para que escuchara cómo los golpeaban.

"Póngase usted en mis zapatos", me dijo. "Si detuvieran e insultaran a su padre y a su madre. Si asesinaran a sus hermanos, a su tío y a su tía. Todo esto me sucedió a mí. También mataron a mis vecinos".

Abu Sakkar se refirió al soldado cuya cadaver abre en el video. "Este tipo tenía grabaciones en su móvil, que lo mostraban a él violando a una madre y a sus dos hijas. Se veía cómo las desnudaba mientras ellas le rogaban que se detuviera en nombre de Dios.

Luego de violarlas las masacró con un cuchillo. ¿Qué hubiera hecho usted al ver esto?".

"Bueno, seguramente no transformar a mi enemigo en alimento", pensé. En el video se ve a los rebeldes de la brigada celebrando las acciones de su comandante mientras gritan ¡Dios es grande!. Los mismos hombres parecen ahora un poco avergonzados.

Abu Sakkar afirma que el soldado muerto era un miliciano alawita o shiita. "Nos estaba insultando. Gritaba 'Oh Ali, Oh Hussein, Oh Haydar (eslóganes shiitas)".

"En un comienzo, cuando capturábamos a un combatiente alawita lo tratábamos bien, le dábamos de comer. Le decíamos que éramos hermanos. Pero luego empezaron a violar a nuestras mujeres, a masacrar niños con cuchillos", dijo.

Un hombre en la habitación lo interrumpió para decir que "los alawitas no son verdaderos musulmanes". La guerra se vuelve cada vez más un conflicto sectario.
Opiniones (1)
22 de octubre de 2017 | 08:39
2
ERROR
22 de octubre de 2017 | 08:39
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. La verdad q me da mas miedo encontrarme con el rengo aguilera en una escuela en la interna del PJ
    1
En Imágenes
Wildlife Photographer of the Year 2017
18 de Octubre de 2017
Wildlife Photographer of the Year 2017
Lo perdí todo víctimas del terremoto en México
17 de Octubre de 2017
"Lo perdí todo" víctimas del terremoto en México