La muerte, el lado oscuro de la preciada India

El informe 2013 de Amnistía Internacional pone a la India a contracorriente del mundo en el respeto de los derechos humanos.

A finales de 2012 India llevó a cabo su primera ejecución desde 2004, en contra de la tendencia mundial hacia la abolición de la pena capital. Miles de personas esperan su turno en los corredores de la muerte. Así lo reveló Amnistía Internacional al evaluar la situación de la pena capital en todo el mundo y concentrarse en denunciar el retroceso del país asiático.

India es un país con preciosos lugares en los que perderse; uno de esos destinos a los que a todo el mundo le gustaría viajar. El “triángulo dorado” del Norte, formado por Delhi, la capital, Agra, donde está el Taj Mahal o Jaipur, la Ciudad Rosa de Rajastan, se encuentran cada año entre los lugares más visitados por miles de personas.

Pero India tiene un lado oscuro. En noviembre de 2012 se reanudaron las ejecuciones tras un paréntesis de más de ocho años. Desde su llegada al poder, el presidente Pranab Mukherjeeha rechazado cuatro peticiones de indulto y en los últimos cinco meses han sido ejecutadas dos personas: Ajmal Kasab, en noviembre de 2012, y Afzal Guru, el pasado mes de febrero. Antes de éstas, la última ejecución en India había sido la de Dhananjoy Chatterjee, en agosto de 2004.

Las dos ejecuciones estuvieron rodeadas de hermetismo: en ninguno de los casos se informó públicamente de la fecha de ejecución. En el caso de Kasab, el gobierno argumentó que se había hecho así para evitar la intervención de activistas de derechos humanos. Por su parte, la familia de Guru solo tuvo conocimiento de la ejecución una vez realizada ésta, y no se les devolvió el cadáver para su entierro.

El pasado mes de marzo el presidente Mukherjee rechazó las peticiones de indulto de al menos siete personas.

El gobierno, sin embargo, no ha desvelado los nombres de estas personas, por lo que es complicado conocer quiénes estarían en riesgo de ejecución inminente. Según informes, uno de los condenados, de nombre Dharampal, iba a ser trasladado a una prisión equipada con el material necesario para llevar a cabo ejecuciones, lo cual aumenta el riesgo de que sea ejecutado en los próximos días.

La única realidad es que decenas de personas esperan su turno para ser ejecutadas en los corredores de la muerte de India. Las autoridades deben regresar a 2004, fecha en la que el país dejó de lado el uso de la pena de muerte.

Opiniones (0)
12 de diciembre de 2017 | 04:38
1
ERROR
12 de diciembre de 2017 | 04:38
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Leopardo al acecho
    7 de Diciembre de 2017
    Leopardo al acecho
    Incendios en California
    6 de Diciembre de 2017
    Incendios en California