Priscila Quintero Rovati
La virreina de Luján de Cuyo se envalentonó ayer a través de las redes sociales e insultó a la presidenta de la Nación. Poco después rectificó sus dichos y pidió disculpas. Hoy se decidió que fuera sancionada por lo acaecido. ¿No será mucho?
Priscila Quintero Rovati no solo es la virreina de Luján de Cuyo, sino también destacada embajadora del Malbec. Ambos cargos son emblemáticos y la ponen bajo la lupa ciudadana de manera permanente.

Sin importarle estar en ese foco público, Priscila posteó ayer en su cuenta de Facebook un mensaje lesivo contra Cristina Kirchner: “Que la maten a la hdp jajajaja”.

Ello movió el avispero en la conservadora sociedad mendocina, que no dudó en condenar las palabras de la virreina. ¿Cómo permitir a una soberana de su talla semejante desacierto?

Aunque Priscila se apuró a pedir disculpas, ya el daño se había hecho y en la comuna lujanina se comenzó a pergeñar una concreta sanción contra esta. “La virreina no es un ciudadano común sino que tiene un cargo que es público y por el cual debe responder y actuar acorde a un reglamento", dijo el intendente de Luján de Cuyo, Carlos López Puelles a MDZ.

En realidad, la discusión es mucho más profunda que la mera anécdota del insulto: lo que hizo Priscila es exteriorizar lo mismo que muchos de los que la criticaron piensan y no se animan a decir sobre la Presidenta de la Nación. Es parte de la hipocresía con la que convive la sociedad mendocina.

Es bien cierto que, de alguna manera, debe condenarse lo que hizo Priscila —dicen que lo cortés no quita lo valiente—; pero no es menos real que la movida contra esta ha superado todos los límites de la lógica.

¿Por qué no se señalan con el mismo énfasis los desaciertos de algunos referentes de la política provincial? ¿Quién dirá algo acerca de los escándalos que los políticos acometen a diario?

Finalmente Priscila terminó siendo el espejo de la hipocresía menduca y por ello merece ser el personaje del día para MDZ.
¿Qué te pareció la nota?
No me gustó5/10