G. Conte

Las lecciones aprendidas del bloqueo a la reforma de la Corte

Mientras el Gobernador y sus aliados intercambian cartas, Mendoza sigue sin romper la inercia en la que vivimos sumergidos.

Las lecciones aprendidas del bloqueo a la reforma de la Corte

La decisión del gobernador Alfredo Cornejo de congelar su propuesta de reforma de la Corte a la luz de la oposición cerrada de los opositores a aprobarlo, pero fundamentalmente debido a la negativa de dos de sus aliados en la Cámara de Diputados, deja una serie de "lecciones aprendidas", de las que aquí enumeraremos cuatro para poner en foco la situación:

Escuchá un resumen de esta columna en "Conte a las 6.50":

1 - Se ratifica que es muy difícil aggiornar el Palacio de Justicia y todo lo que sucede detrás de sus muros. A sus jerarcas les va bien así como están, más allá de cómo les vaya a los mendocinos que buscan que funcione el servicio de justicia. Sus tentáculos también están en los partidos políticos y desde adentro de fuerzas que se dicen reformistas y hasta progresistas y exageran su institucionalismo teórico (aunque con deficiencias prácticas) construyen diques de contención al servicio del status quo, prometiendo -como a todo mendocino gatopardista le coprresponde por costumbre- que "se avanzará en cambios blablablá...". El propio recientemente repuesto como presidente del máximo Tribunal, Jorge Nanclares, repitió en su reciente discurso los deseos de reforma que viene postulando desde hace más de dos décadas. Y es así porque tras los aplausos de rigor, todo ha seguido funcionando más o menos igual.

2 - Los frentes electorales no son lo mismo que las coaliciones de gobierno. En el caso que le corresponde a Mendoza, por ejemplo, la gente no venía eligiendo al Partido Demócrata, que en los años anteriores se había aliado sin ponerse colorados, por ejemplo, con los hermanos Rodríguez Saá, entre otros. Cornejo los aglutinó para cerrarle el camino a una repetida trampa electoral que, del mano de aquel gran arquitecto político que fuera Juan Carlos Mazzón- le diera el triunfo del peronismo con Celso Jaque y Paco Pérez. Pero se olvidó de hablar algunas cosas centrales y de considerar otras. "Ganar por ganar" le generó una zancadilla a la mitad de la gestión.

3 - El diálogo es política y política es negociación. Cornejo creyó que el liderazgo que le reconocieron los partidos que integran el frente Cambia Mendoza cuando se anotaron para conseguir algún cargo de gobierno o a nivel legislativo comunal o provincial, le era suficiente como para alinearlos tras su proyecto de reforma de la Corte sin que manifestaran en el camino "peros" o condicionamientos. Puede decirse, curiosamente, que le faltó muñeca política en alguien a quien esa característica es justo lo que más se le valora, además de la gestión.

conte650

4 - El Partido Demócrata no es ya un partido, sino un testimonio de lo que fue. No es una característica exclusiva: les pasa a muchos otros que tienen flashes esporádicos de identidad, pero la vuelven a perder a poco transitar por la política. Adentro pocos sino nadie piensa igual; todos tienen su propia versión del "deber ser" y, puestos solos a competir en elecciones, posiblemente no hubieran sentado un legislador en una banca  ni estarían ocupando cargos clave de gobierno. Por eso también se deben un debate interno con consecuencias, porque a Mendoza le hacen falta fuerzas políticas sólidas y conscientes de cuál es su núcleo básico de ideas.

Como se ha dicho tantas veces, de las crisis surgen los mejores aprendizajes y esta puede resultar una gran oportunidad. Se trata, simple pero a la vez complejamente, de romper una inercia que asfixia. Y si los mismos hacen las mismas cosas todo el tiempo, está garantizado que siempre todo seguirá igual. Igual de bien o igual de mal: aquí radica la discusión en torno a los puntos de vista de cada uno.


Opiniones (4)
15 de diciembre de 2017 | 04:24
5
ERROR
15 de diciembre de 2017 | 04:24
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Felicitaciones a Niven y a Pereyra.
    4
  2. Felicito a Marcos Niven del PD , por no haberle entregado la suma del poder público al politiquero de turno. Para generar un cambio hay que hacer cosas para que la gente viva mejor y no para los intereses mezquinos que este señor representa
    3
  3. ¿Cómo puede Ud. suponer que si la gente quiere cambios va a interpretar que esos cambios deben ser liderados por los que estuvieron y están en el poder que se quiere cambiar? Es contrafáctico eso. Si estamos todos de acuerdo en que la gente quiere cambios, es más que lógico suponer que no quiere entregarle más poder a quien estuvo con Cobos, Iglesias, Néstor Kirchner, siendo intendente de Godoy Cruz desde hace una decena de años y que, además, decidió trasladar a la U.C.R. de un pacto con Kirchner a un pacto con Macri y sentirse en ambos lados como pez en el agua. Simplemente irrisorio suponer que la gente es zonza. Este Sr. Cornejo, miembro de una U.C.R. entreguista de sus fundamento ideológicos sólo por el hecho de mantener el poder en virtud de la diáspora producida después del 2001 ante la hecatombe que nos hizo De la Rúa, no puede imaginarse jamás ser algo más que lo que es, un simple Gobernador por 4 años y listo. Si realmente quieren que algo cambie deberán esperar que hayan dirigentes nuevos en todos los partidos y hasta partidos nuevos si quieren, pero con esta caterva de viejos lobos de mar de la política, ni se piensen que la gente los va a acompañar en cambio alguno. ¿O se puede ser tan zonzo de suponer que alguien le cree a Macri cuando dice que hay que pagar los impuestos y ser honestos teniendo vinculaciones con 53 offshore y un hermano blanqueador por obra y gracia de él, más una causa por contrabando que catapultó a la Corte Suprema que dictó su sobreseimiento a la fama por corrupta? Yo sé que hacen falta cambios, pero no cualquier cambio ni por cualquiera liderados, ningún sinvergüenza puede pensar que los cambios los puede hacer él ya que el pueblo, que quiere cambios, huele perfectamente quién es quién.
    2
  4. Precisa descripción de la realidad política mendocina a la luz de los últimos acontecimientos. Creo que a los ciudadanos nos deja otra lección: el proyecto político de Cambiemos es mas de lo mismo. Es la reedición de la "transversalidad" ideada y concretada por Nestor Kirchner a mediados de la década pasada, la cual encontró su emblemática expresión en la vice presidencia de Julio Cobos. Tales proyectos son simplemente funcionales al establecimiento de un régimen hegemónico, en el cual el conglomerado de las diversas especies del zoológico político sólo debe asentir, alcahuetamente, a los dictados del tirano que se erige. Caso contrario se pasa directamente al bando de los enemigos. A éste que nos toca y al cual votamos, no le da ni para cabo de cuarto. Menos mal que no hay ni habrá reelección.
    1
En Imágenes
Leopardo al acecho
7 de Diciembre de 2017
Leopardo al acecho