opinión

Posicionando al país

Posicionando al país

 Argentina se convirtió en el primer país sudamericano en asumir la presidencia del G-20. Si bien se trata de una decisión tomada antes de la llegada de Mauricio Macri al poder; significa una oportunidad para forjar la exultante política exterior que viene desarrollando el mandatario argentino. Durante un año, los ojos del mundo estarán puestos en Argentina, donde se celebrarán más de 50 reuniones, que culminarán con la celebración de la Cumbre de líderes que se llevará a cabo en la ciudad de Buenos Aires.

La elección de Argentina como líder del grupo, es una oportunidad que encaja perfectamente con una de las políticas que viene priorizando el presidente Macri desde su llegada a la Casa Rosada. La apertura al mundo, se convirtió no solo en un lema, sino también en uno de los objetivos más claros presentados por el gobierno. La política exterior de Argentina está en uno de sus puntos más altos en los últimos tiempos. Se contradice totalmente con la desplegada por el gobierno kirchnerista. Ese giro radical, hizo que la confianza en el país comience a mejorar. Lo que quedó evidenciado en la última visita del jefe de Estado a la ciudad de Nueva York.

Macri busca poner a Argentina en un lugar relevante en el mundo. Y no hay mejor momento para lograrlo, que en el contexto de fortaleza que está evidenciando el país. La imagen del último encuentro del G-20 en Hamburgo, resume ese presente de total expansión para la Argentina. En el centro de la foto, se lo ve a Mauricio Macri, posicionado entre los 19 mandatarios más poderosos del mundo. Hay quienes dicen que una imagen vale más que mil palabras, y en este caso podría decirse que es cierto. El lugar que ocupa Macri en la fotografía, es el reflejo del lugar que Argentina busca ocupar en el mundo.

Los beneficios de liderar el Grupo de los 20 son numerosos. Aunque a su vez, la oportunidad significa una prueba sobre la capacidad de gobernar de Macri. Exponerse, acarrea sus responsabilidades. En ese sentido, el Presidente se viene preparando desde hace tiempo. Incluso antes de brindar su discurso en la ceremonia de presentación que se llevó a cabo en el Centro Cultural Kirchner, Macri había dejado a entrever cuál sería la agenda que mantendría durante su presidencia.

"Construyendo consenso para un desarrollo equitativo y sostenible", será el tema que guiará las actividades que se desarrollarán a lo largo de este año. Del mismo, se desprenden tres ejes temáticos: el futuro del trabajo, la seguridad alimentaria y la infraestructura del desarrollo. De esta manera, Macri tomará las riendas y establecerá las cuestiones que se debatirán en las diferentes reuniones.

En su discurso, Macri no pudo evitar demostrar su euforia por la oportunidad que le tocó manejar. Podría decirse que la presidencia del G-20 le viene como anillo al dedo y sus palabras lo demuestran."Hoy damos comienzo a un periodo que servirá para contarle al mundo sobre la Argentina y la Argentina sobre el mundo. Vamos a liderar el G-20 con el espíritu de ser un mediador de buena fe", expresó Macri, sin perder la ocasión para resaltar la importancia de que el mundo vuelva a confiar en el país.

La presidencia argentina del G-20 forma parte del esfuerzo de Macri de ubicar al país entre los principales actores del mundo. Aunque en este caso, también sirve para darle visibilidad a la región."Queremos ser una expresión de toda la región. Vamos a demostrar que podemos sumarnos a una conversación global sin alzar la voz de enojados y sin seguir pasivamente los intereses de otros", concluyó el Presidente.

Lo cierto es que en el último tiempo, el Presidente logró una estabilidad al trabajar en sacar el país al mundo, sin descuidar la política externa, pasando la gran prueba de fuego: las elecciones de Octubre. Sin dudas, el inicio del mandato del G-20, significa un evento histórico para el país.

Los ojos del mundo estarán puestos en Argentina y esta es la ocasión para demostrar la capacidad del país y las oportunidades que ofrece. Es el momento de poner a prueba la eficacia de las medidas tomadas hasta el momento y ver si la política exterior está dando sus frutos. Más que visitas internacionales de mandatarios o reuniones y cumbres, hay que ver cuáles son los beneficios reales para la Argentina. Inversiones, proyectos o toda forma de ayuda para que el país pueda salir adelante. La primera etapa se está cumpliendo, ahora queda esperar a los resultados, para verificar su impacto.


Opiniones (0)
17 de enero de 2018 | 02:24
1
ERROR
17 de enero de 2018 | 02:24
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    El ciclón que congela a los Estados Unidos
    4 de Enero de 2018
    El ciclón que congela a los Estados Unidos