opinión

Priorizar los derechos del niño

Priorizar los derechos del niño

En la sesión pasada del Senado de la Nación aprobamos diferentes proyectos de gran importancia. En ocasiones, algunos de ellos cobran mayor visibilidad que otros, por eso quiero resaltar uno de ellos en particular referido a la modificación del artículo 128 del Código Penal, destinado a dar mayor protección a los niños, priorizar sus derechos y combatir la pornografía infantil.

Este proyecto surgió del acuerdo de propuestas emanadas de legisladores de diferentes sectores políticos que entendimos la necesidad de lograr la protección integral de los jóvenes y de otorgar a la Justicia todas las herramientas para combatir la pornografía infantil en todas sus variantes. Esto cobra mayor relevancia si tenemos en cuenta que nuestro país figura entre los mayores consumidores.

La tenencia de pornografía infantil perjudica a terceros con el agravante que estos son niños y este es el punto fundamental a tener en cuenta. El Código Penal en su artículo 128 excluye de responsabilidad al adulto que consume pornografía infantil y para que se cumpla el tipo penal, la posesión del material debe tener como objetivo la distribución o comercialización del mismo. Esto es un error que debe ser subsanado porque los derechos de los niños deben primar por sobre las libertades individuales, dado que se lesiona la honorabilidad de los menores.

Con la aprobación que dimos en el Senado buscamos penalizar la tenencia, cualquiera sea su finalidad, ampliando la sanción al delito. Además, agravamos las penas para que el delito no sea excarcelable. En concreto, modificamos el artículo 128 del Código Penal según el siguiente detalle:

Reprimir con prisión de tres a seis años al que produzca, financie, ofrezca, comercie, publique o divulgue, por cualquier medio, toda representación de un menor de dieciocho años dedicado a actividades sexuales explícitas o toda representación de sus partes genitales con fines predominantemente sexuales, al igual que el que organice espectáculos en vivo de representaciones sexuales explícitas en que participaren menores.

Reprimir con prisión de cuatro meses a un año al que tenga en su poder representaciones de las descriptas en el párrafo anterior.

Reprimir con prisión de seis meses a dos años al que tenga en su poder representaciones de las descriptas en el primer párrafo con fines de distribución o comercialización.

Reprimir con prisión de un mes a tres años al que facilite el acceso a espectáculos pornográficos o suministre material pornográfico a menores de catorce años.

Además, todas las escalas penales previstas en este artículo se elevan en un tercio en su mínimo y en su máximo cuando la víctima fuere menor de trece años.

Quien consume pornografía infantil requiere constantemente nuevo material, generando demanda y por lo tanto oferta. Esta necesidad de producir para satisfacer la demanda es el abuso sexual en sí, con la utilización de los menores de edad y la consecuente vulneración de sus derechos. Por eso la demanda es un eslabón más del abuso sexual. La tenencia es parte del circuito, debemos penarla para darle protección a niños y adolescentes y castigar a quién participan en ese circuito delictivo de abuso, oferta, demanda y consumo que genera la pornografía infantil.

Opiniones (0)
11 de diciembre de 2017 | 10:59
1
ERROR
11 de diciembre de 2017 | 10:59
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Leopardo al acecho
    7 de Diciembre de 2017
    Leopardo al acecho
    Incendios en California
    6 de Diciembre de 2017
    Incendios en California