L. Manson

Morena Rial: entre el morbo, la batalla y la admiración

La hija de Jorge Rial atravesó unas cuantas trincheras, hasta transformarse en un ícono con miles de seguidores en las redes. La fuerte encrucijada entre el bullying y la superación personal.

Morena Rial: entre el morbo, la batalla y la admiración

Es sabido que ser hijo de una estrella o de una figura de la escena pública, no es cosa fácil. Más todavía si el descendiente en cuestión, decide también transitar los derroteros del mundo del espectáculo, en sus más más diversas vertientes. No habrá sido fácil para Marcela Tinayre posicionarse como conductora, siendo hija de una leyenda como Mirtha Legrand. Lo mismo para Mercedes Sarraboyrouse, quien salvo por algunos escándalos con sus parejas, no ha formado parte del gran show de la pantalla chica, del cual mamá Susana es la reina desde hace 30 años. Los hijos de Marcelo Tinelli han tomado caminos diferentes, siendo Candelaria la que ha cobrado mayor exposición en las redes. Hay ejemplos de mayor excentricidad, como el de Felipe, el hijo de Roberto Pettinato, dedicado plenamente a hacer shows tributo a Michael Jackson. El caso de Sofía Gala es tal vez el más interesante, la reciente ganadora a la Concha de Plata como Mejor Actriz en el Festival de San Sebastián, tiene en común con su madre Moria, un discurso extrovertido y polémico. Pero en lugar de ahogarse en la catarsis auto referencial full time que ejerce la jurado del Bailando, ha elegido inclinar su carrera hacia un recorrido en el que se permite lapsos de perfil bajo, en contraste con otros de gran protagonismo; y claramente está sostenida sobre un talento que excede ampliamente el mote de ser "hija de".

Todos estos ex niños y ex niñas, nacidos bajo las luces y cámaras de la televisión, han atravesado diferentes momentos de empatía y contrastes con sus padres. El episodio más reciente, que transitó ese arco que va de la tensión al amor, es el de Felipe Pettinato, quien en varias ocasiones amenazó con destapar un suculento estofado sobre el vínculo con su papá, pero que finalmente terminó asistiendo hace días a la entrega de los premios Martín Fierro de la Radio, sellando ante las cámaras un encuentro que lució tan orgánico como distendido.

En el marco de este micromundo de hijos de figuras, ya sea de astros consagrados o de celebrities de cabotaje, hay una chica con una historia muy particular, que ha generado el seguimiento masivo del público, tanto alrededor de las noticias que se publican sobre ella, como a través de su cuenta en Instagram, donde suma casi 700.000 seguidores. Estamos hablando de Morena Rial. Una mujer que desde pequeña tuvo que lidiar con una realidad que la transformó en carne de cañón de bullying. Adoptada, morocha, obesa, co protagonista (aún sin querer serlo) del polémico y ruidoso divorcio de sus padres; Morena ha sabido sobreponerse a todo, y levantar por lo alto una carta de dignidad y lucha, que muy pocas figuras públicas han estado dispuestas a batallar. La prueba más contundente de todo esto radica en que casi todas sus publicaciones en su perfil de Instagram, tienen comentarios abiertos a sus seguidores. Una clara muestra de seguridad en sí misma, que por ejemplo no puede esgrimir Candelaria Tinelli, una "it girl" cuyo mayor toque de distinción radica en la abundancia de tatuajes en su cuerpo. Más allá de esa exorbitante cantidad de estampados en su piel, su calculada belleza está acorde con los estereotipados cánones que pueblan portadas de revistas, y su abultada cuenta de Instagram acumula la friolera 2.800.000 seguidores. Sin embargo Cande, comparte la mayoría de sus fotos sin la opción de comentarios de sus fans. Y en algunas oportunidades, se ha mostrado afectada o notoriamente enojada frente a las reacciones en su contra.

Que venga lo que tenga que venir, que salga lo que tenga q salir%uD83D%uDC51%u2764%uFE0F

Una publicación compartida de %u2661More Rial%u2661 (@moreerial) el

Jorge y Morena: de la casa a Intrusos

Jorge Rial ha tenido particular cautela a la hora de hablar sobre su hija en su programa Intrusos. En más de una ocasión, ha resaltado los valores de la adopción, y cuando su hija fue sometida a una operación de by pass gástrico para batallar contra el exceso de peso; también sostuvo el tema con suficiente altura frente a cámaras.

No sucedió lo mismo con su polémico divorcio de Silvia D'Auro, quien el pasado mes de marzo se reencontró con una de sus hijas tras 5 años de distancia. Durante esta temporada, D'Auro ha conducido un programa radial, y si bien ninguno de nosotros estuvo en la cocina de la ultra polémica separación del conductor de Intrusos, una repudiable expresión de ella, pronunciada en una nota en agosto de 2014, le valió la automática condena mediática, social y jurídica. "Los chicos adoptivos, como creen que fueron robados tienen una tendencia a robar: robar plata, robar cosas, esconder cosas porque sienten que fue lo que con ellos hicieron". Esa declaración fue replicada en todos los portales, revistas y canales de televisión. Obviamente Rial, tuvo allí su evidencia más contundente para batallar contra su ex y ganar la tenencia de sus hijas.

Es sabido que el conductor es un tipo poderoso. Desde afuera, puede notarse que el destino de sus ex parejas tiene un correlato con el tipo de final de relación que hayan tenido con él. Así, mientras Agustina Kämpfer ha sido recientemente madre de un niño que concibió junto a un amigo, con el apoyo y felicidad expresa de Rial, poco sabemos de la carrera de Mariana Antoniale, instalada desde hace tiempo en Miami; y D'Auro pasó directamente al cuasi anonimato.

¿Por qué Morena Rial es noticia?

Si bien en los próximos días, Morena Rial lanzará su propia marca de accesorios, ella generalmente es noticia por sus posteos cotidianos en Instagram. Más allá de su iniciativa de compartir su experiencia en la mejora del bienestar y la salud, las fotos que más repercusión causan son las relacionadas a su romance con el joven jugador de fútbol Martín Casar, con quien y acaba de cumplir su primer aniversario de pareja. Morena tiene 18 años y ya lleva unos meses de convivencia. "Gracias por darme todo para que sea feliz, y apoyarme sin juzgarme en nada, Anhelo que ésto sea para siempre y pretendo a diario HACER lo que sea para cuidarte, cuidarnos. Me haces feliz, me llenas el alma, me haces sentir amada, amada de la forma en que todos esperamos o soñamos serlo y yo tengo alguien al lado que hace realidad cada una de mis expectativas. Y sos vos, en todo sos vos, mis sonrisas mas espontáneas, mis mejor momento del día, el lugar en dónde quiero estar siempre, el beso que quiero recibir siempre. Me llenas por todas partes", dice uno de los posteos más recientes de la joven. 

En la marea de comentarios de los seguidores de la flamante pareja, hay desde "Felicitaciones" y "Te banco Morena", hasta "Che, gorda de mierda, desbloqueá a mis amigos". Frente a todo el revoltijo de opiniones, More pone su mejor sonrisa y simplemente hace lo que quiere: compartir su historia de amor, en un mundo como el de Instagram, en que millones de personas han decidido volcar sus cápsulas diarias de felicidad.

El fenómeno mediático de Morena: ¿morbo o admiración?

La hija de Jorge Rial se lanzó a la cruzada de someterse a un by pass gástrico a los 17 años. Después de la operación y una estricta dieta, bajó 45 kilos, transformándose para muchas chicas de su generación en un emblema de salud y resistencia. Las notas del "antes y el después" se multiplicaron en los portales. En sus redes sociales, fue ampliamente apoyada, y allí Morena tuvo la chance de hablar de su cambio, desde una perspectiva más saludable que meramente estética. Sin embargo, en los portales de noticias, queda siempre la impresión de que estas notas son curioseadas con un sentimiento que está más cerca del morbo que de la admiración. El lector agazapado cliquea, simplemente para ver cuan notoria es la transformación física.

Los foristas disconformes, que no encuentran que el cambio anunciado haya elevado a la hija de Rial a la categoría de "diosa", se despachan, siempre bajo el cobarde anonimato de un seudónimo, con comentarios como: "¿Será buena persona? Porque pobre.. es fea y obesa", u otros más tajantes lanzan dardo al estilo: "Antes chancho feo, ahora chancho feo menos 30 kg".

Con respuestas a favor y en contra, Morena Rial se muestra cada vez más inmune a todo tipo de ataque, y continúa su tratamiento, acompañada incondicionalmente por su padre y su novio.

Morena y una pulseada ganada contra el bulliyng

En noviembre del año pasado, Morena publicó una carta abierta contra el bullying, tras el ataque de un empresario que la trató de "hipopótamo". En el párrafo final, se desahoga con una declaración de principios, que en el curso de este año se cristalizó en una saludable coraza frente a tanto dardo anónimo en las redes y portales de noticias.

"Soy fuerte, SÉ QUE LO SOY, pero hay algo que va más allá de todo, el respeto y es lo que no recibo. Si hace falta aclararlo, NO ME IMPORTAN SUS OPINIONES. Hipócritas que frente a una noticia sobre una mujer muerta por violencia doméstica o un adolescente que se suicida por bullying, se cuelgan la bandera y salen a las calles a marchar por derechos, ¿QUÉ DERECHOS? ¿ESOS MISMOS QUE VULNERAN CUANDO ME PUBLICAN QUE "SOY GORDA"? No pretendo frenar el bullying cibernético con una simple publicación, pero sí expresar cómo me siento, y hacerle saber a esas personas que se sientan a insultarme por acá, que la herida no siempre es la bala que atraviesa la sien, o la navaja con la que se corta ese nene cuando llega del colegio porque le recuerdan que tiene otro color de piel u otro peso. La verdadera herida es el comentario menospreciando al otro. Qué lástima que no exista un bypass para cabezas tan crecidas de maldad, cuanta materia gris mal usada. No se olviden que su hipocresía insulta mi inteligencia... Sean felices, todo en esta vida vuelve... Buenas tardes... #stopbullying"

Unos meses antes, y a pocos días de su operación de by pass gástrico, Morena Rial compartió públicamente un escrito, que su padre leyó al aire en Intrusos, quebrando en llanto, tanto el conductor como sus panelistas, sobre el final de la conmovedora y certera carta.

La incertidumbre de lo que vendrá

Una crítica constante de nuestra sociedad, tiene que ver con el exceso de información de la vida privada compartida en las redes. Para algunos se trata de algo innecesario, para otros de una señal de querer mostar nuestra existencia como una publicidad de felicidad permanente. Cada cual es libre de hacer con sus redes sociales lo que le plazca, aunque claro, tanto caudal de exposición puede volverse en contra a la hora de un revés amoroso. Pero Morena Rial es ante todo una chica de 18 años. Es imposible saber cuál será su evolución personal y profesional a futuro. De momento, es una joven que disfruta de un amor que vive como un proyecto en crecimiento, y que además sostiene una lucha diaria contra el exceso de peso. No es poca cosa, si tenemos en cuenta que figuras protagónicas de la arena de Instagram, no van mucho más allá de replicar su cola a diario, cambiando sólo la pose; o mostrar el enésimo tatuaje que avanza sobre una superficie tan cómoda como aburrida.

Luchando mil batallas por dentro, con mil sonrisas por fuera... %uD83D%uDC97

Una publicación compartida de %u2661More Rial%u2661 (@moreerial) el

Claves: Morena Rial
Opiniones (0)
15 de diciembre de 2017 | 04:11
1
ERROR
15 de diciembre de 2017 | 04:11
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Leopardo al acecho
    7 de Diciembre de 2017
    Leopardo al acecho